Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/208843
PRESTÓ TESTIMONIAL ANTE EL MAGISTRADO ENRIQUE LUCIANO SANTOS

Sergio Alila declaró ante el fiscal que fue abusado por un comisario

El hombre, que está con prisión preventiva por supuesto abuso, acusó a un jefe de la seccional de Makallé de obligarlo a practicarle sexo oral.

Sergio Alila, de 33 años, que está detenido por presunto abuso sexual en tres ocasiones a una menor de edad, de acuerdo con la investigación del fiscal Roberto Villalba, declaró hace unos días ante el fiscal especial penal de Derechos Humanos Enrique Luciano Santos haber sido golpeado por policías, y además que un comisario de Makallé, donde estuvo alojado, lo habría obligado a sexo oral, mientras estaba esposado y era golpeado por agentes.

Sergio Alila está detenido desde mayo de 2020. Parte de su declaración ante el fiscal penal de DDHH Enrique Santos, donde denunció que fue abusado sexualmente.

La denuncia a la que accedió NORTE es de diez páginas y la testimonial fue pedida por el Comité de Prevención de la Tortura del Chaco, al tomar conocimiento por parte de la familia de Alila de los sometimientos que habría padecido en la seccional de Makallé.

LO DECLARADO

Alila, ante el fiscal especial de Derechos Humanos, hace un repaso de la causa que lo tiene privado de la libertad, y ratifica que los hechos que se deberán ventilar en juicio por jurado, que tendrá como jueza técnica a Natalia Kuray y al fiscal de Cámara Sergio Cáceres Olivera, responden a una maniobra armada.

Sobre el abuso sexual que habría sufrido en la dependencia policial de Makallé, dijo ante el fiscal Santos: “Cuando estoy en la Comisaría de Makallé, ni bien llego me cagan a palos en una oficina, eran cuatro policías, masculinos, de civil todos, quienes me pegan en todas partes del cuerpo con piñas y me pegaban con las palmas de las manos abiertas en los oídos, no los podría reconocer si los vuelvo a ver. Uno de ellos me dijo: ‘Yo fui quien te metió preso a vos‘, pero yo no lo reconocía, él me decía: ‘¿Te acordás de mí?‘, pero yo no lo recordaba. Luego me ingresan en el sector de detenidos, eran dos celdas y un patio chiquito, las puertas de las celdas estaban abiertas pero el patio se encontraba cerrado, cuatro internos ingresan en la celda y me indican dónde debía dormir yo. Dormíamos cinco personas en tres colchones y me ponen a dormir los internos junto a un detenido de apellido Ibarra; la primera noche que pasé ahí, me despierto porque siento que alguien me estaba tocando en mis partes íntimas y era el interno Ibarra. Yo con miedo lo único que hacía era retirarle la mano, a lo cual en el transcurso de la noche lo hizo aproximadamente entre tres y cuatro veces, este mismo hecho se vuelve a repetir durante las cuatro primeras noches. No soportaba más el acoso de Ibarra y solicito hablar con el comisario”, expuso Alila.

De acuerdo con sus dichos, el comisario le respondió: ‘A mí no me importa que ustedes se c..... ahí adentro, porque te saco y te cago bien a patadas”.

“Tortura y sin medicamento”

En otro tramo, antes de llegar a la escena más escabrosa que soportó durante su estadía en la seccional de Makallé, el detenido Sergio Alila declaró: “Los internos de la otra celda, cuando escuchan esto, me dicen que me vaya a la celda de ellos y que ahí no me iba a suceder nada. Fue la última noche que dormí ahí, al otro día me visitó mi padre, le conté lo que estaba viviendo, que estaba siendo abusado sexualmente y que la policía no quería darme mi medicamento, se negaban a darme cualquier tipo de comunicación con mi representante legal o familia. Las cosas que mi familia me llevó jamás me las entregaron, viví una tortura”.

“Me accede carnalmente vía oral”

Sergio Alila pudo contar ante el fiscal lo que sufrió en Makallé: “Un sábado 17 de julio de 2021, a las 12 del mediodía, la policía me saca de la celda, me lleva a la oficina del comisario y él me dice. ‘Qué hiciste, por qué abriste la boca, me llamaron de la fiscalía y me metiste en un quilombo bárbaro’. Y les dice a su personal policial que me esposen y que me iban a demostrar realmente cómo se lo trata a un preso. Me hacen arrodillarme, y entre cuatro policías me empiezan a golpear, eran golpes en el oído con la mano abierta, me pegaban dos y dos me sostenían, uno o dos habrán sido los mismos que me pegaron el primer día que llegué, los podría reconocer a algunos. Luego llega el comisario, se baja el pantalón y quería introducirme su miembro en mi boca, a lo que yo me resistía a más no poder, los policías que estaban ahí me forzaron a abrir mi boca y este comisario, a quien podría reconocer, me accede carnalmente vía oral con su pene”, afirmó y luego de ese hecho fue alojado en la novena de Resistencia.

Temas en esta nota

Sergio AlilaDenunciaAbuso