Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/208436

El auge de algunos cereales en el norte

Cada vez que se habla de Argentina y de su economía inmediatamente se refiere al campo y la producción agropecuaria. Es que la economía de ese país está ligada de manera directa a la actividad agrícola.

Pero esto no tiene sólo que ver con los cereales y oleaginosas que se cultivan o con los animales que se crían, esta área involucra a muchos actores y otras actividades económicas que se complementan.

La logística, la mano de obra, la venta, reparación y re venta  de herramientas de trabajo como cosechadoras, sembradoras , fumigadoras y maquinarias en general también generan un movimiento económico más que considerable. 

La producción varía en cada región

Se trata de un país con grandes extensiones de tierras que son atravesadas por diversos tipos de suelo y a su vez sus climas son muy variados. Esto alienta la producción de distintas especies tanto de cereales y oleaginosas como de animales. 

Cada provincia tiene sus características y particularidades. Incluso dentro de un mismo territorio provincial la producción puede variar rotundamente según en el punto que se desee invertir.

 Todas estas cuestiones hacen que la Argentina sea un país que brinda una enorme cantidad de variables de producción económica por lo que se puede considerar que es un lugar para las oportunidades de desarrollo y crecimiento en lo que respecta al área agronómica. 

Características y cultivos de Chaco 

Es una provincia que abarca un territorio en la región norteña. Históricamente se caracterizó por la siembra y producción de algodón como cultivo principal de su economía regional. 

Sin embargo, con el avance tecnológico y las nuevas herramientas que se han introducido en el mercado, más la volatilidad de los precios de algunos cereales esta situación ha ido variando y en la actualidad hay otros productos agrarios que han ganado terreno en la economía local. 

Actualmente el girasol y el trigo son los principales cereales que se desarrollan en esa zona. Pero tampoco se puede perder de vista el espacio dedicado al maíz y al sorgo. 

En ese sentido, debemos tener en cuenta que además de ser producciones distintas también se requieren maquinarias y herramientas diferentes según lo que se busque producir. Por tal motivo, será importante contar con las cosechadoras, sembradoras y diferentes elementos que cada actividad requiere. 

Si bien este último punto puede significar una complejidad a la hora de realizar una inversión también hay que considerar que se trata de un territorio muy ligado al agro. Por tal motivo existe un movimiento de maquinarias, contratistas y mano de obra calificada en la zona que facilitará las cuestiones técnicas.

Al tratarse de una economía netamente agropecuaria existe un circuito económico desarrollado tanto de maquinaria nueva como de cosechadoras o sembradoras usadas.  También hay diversas opciones con maquinaria nacional e importada. En el caso de las sembradoras el grueso del mercado se rige por las herramientas producidas en el país. Existen diversas marcas que se han ganado su lugar a base de rendimiento y calidad. 

El circuito de la maquinaria

Como podemos observar, Chaco y el norte argentino en general componen una región agraria muy variada. Sus suelos permiten el cultivo extensivo de distintos cereales, hortalizas, oleaginosas, incluso algodón , azúcar o vid por lo que la actividad y el circuito comercial es más que considerable.

Dentro de la reventa de maquinaria existe un circuito importante en lo que respecta a sembradoras usadas. A esto hay que sumarle que a diferencia de lo que pasa por ejemplo con los tractores, el circuito económico de sembradoras tiene un componente nacional mucho más fuerte. 

Esta diferencia se debe a que la producción de este tipo de maquinarias tiene que ver con que la producción nacional ha logrado generar maquinaria confiable, de calidad y con durabilidad. 

A su vez el precio suele ser mucho más accesible por lo que la mayoría de los productores de la región se vuelcan a las máquinas nacionales. 

Otra ventaja que tienen estas herramientas es que además de ser accesibles y de buena reputación en el mercado también existe un negocio de reventa de cosechadoras y sembradoras usadas. La mayor red de producción y venta de estos elementos se concentra en la provincia de Santa Fe y sobre todo en las zonas aledañas a la ciudad de Rosario. 

Notas Relacionadas