Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/207539

Chaco sigue liderando el parque de desmotadoras de algodón

SAENZ PEÑA (Agencia)- La provincia del Chaco sigue liderando el parque de desmotadoras del país con un total de 37 plantas en actividad, seguido por Santiago del Estero con 13. En esta campaña actual se sumaron 6 en ambas provincias, con lo que poco a poco la Argentina va recuperando la infraestructura en uno de los eslabones de la cadena, luego de la crisis del sector entre 2009 y 2001.

La Argentina tiene inscriptas 59 plantas desmotadoras de algodón en Chaco Chaco: 37; Santiago del Estero: 13; Santa Fe: 4; Salta: 2; Formosa: 1; Córdoba: 1 y San Luis: 1

La función principal de la desmotadora de algodón es separar la fibra de la semilla pero además debe estar equipada para remover materias extrañas, humedad, y otros contaminantes que reducen significativamente el valor comercial de la fibra.

El parque desmotador chaqueño va recuperándose lentamente, hay importante inversión privada en Avia Terai, Villa Angela, Du Graty, Pampa del Infierno y se espera lo mismo para Gancedo.

Generalmente, las desmotadoras se ubican dentro de la zona de producción del cultivo, lo que les permite aprovisionarse de materia prima en un radio cercano a su localización, con menores costos de flete.

Así, el centro chaqueño (con sede en Sáenz Peña) al caerse la superficie sembrada y trasladarse hacia el Sudoeste y ahora al Oeste, comenzaron a cerrarse desmotadoras con un fuerte impacto en las que estabas en mano de las cooperativas agrícolas.

Las empresas privadas operan predominantemente con medianos y grandes productores. Los insumos y servicios para el sector del desmote son considerados de carácter industrial.

En estos últimos dos años, se ha visto que empresas como Alal o Maria de Villa Angela, han apostado en inversiones y avanzado considerablemente en escalas a las que se sumó la inversión hecha por Juan Carlos Polini con un complejo agroindustrial entre Villa Angela y Coronel Du Graty. En Pampa del Infierno, ya se inauguró una desmotadora este año, perteneciente a la empresa Algoservicios S.A, de capitales de origen belga que operan bajo la denominación "Los Guasunchos" en la provincia de Santiago del Estero.

GRAN DEMANDA DE MANO DE OBRA

Poco a poco, se van recuperando las industrias desmotadoras en el país. Cabe señalar que el sector de la industria textil –caracterizado como mano de obra intensivo– comprende los procesos básicos de hilandería y tejeduría, en algunos casos integrados con los de tintorería y confección. Este sector consume preferentemente fibra de algodón de producción nacional, aunque también se abastece –en menor escala– de fibra importada; además consume otras fibras naturales, artificiales y sintéticas.

UNA CAMPAÑA RELATIVAMENTE BUENA EN EL CHACO

De las 182.269 hectáreas de algodón que sembró la provincia de Chaco, ya se cosecharon casi la totalidad de las hectáreas, quedando solo algunos lotes que esperan esta semana para ser cosechados.

Los rindes fueron dispares y según el informe oficial de la Subsecretaría de Agricultura de la provincia, el promedio general ronda los 1.920 kilos por hectárea.

Los rindes más altos, algunos con resultados óptimos, se dieron en las zonas de Pinedo, Gancedo y también al sur de Du Graty.

En Gancedo el máximo obtenido por un productor de la zona fue de 6.000 kilos por hectárea en un cuarto del total de los lotes, aunque el promedio general fue 4.800 kilos por hectárea.

El cultivo atravesó etapas de extrema sequía, como la de zona de Villa Angela, con rindes muy escasos y parte del Departamento Almirante Brown, abarcando Pampa del Infierno y Los Frentones, donde los rindes fueron de 1.200 kilos por hectárea.

En el resto de la provincia, los rendimientos superaron las expectativas y mientras continúa la cosecha, que puede llevar a que la mayoría de los lotes pudieron ser cosechados en esta segunda quincena de julio, y se presentan mejores rindes y con buena calidad de fibra, y sin presencia de picudo del algodonero.

Cosecha avanzada, lento el desmote

Ante la consulta de NORTE sobre el desarrollo de la campaña de desmote en el Chaco, el empresario textil Carlos Caram admitió que “las máquinas que cosechan con rollos, junto con los ya tradicionales módulos de algodón en bruto hacen que si bien la cosecha está muy avanzada no ocurre en igual medida con el desmote”.

Carlos Caram, empresario textil chaqueño, es optimista en cuanto al futuro a corto plazo del algodón.

Consideró que estas tecnologías permiten almacenar el algodón en bruto en buenas condiciones, ya sea en el campo o en las mismas desmotadoras, dando prioridad a los camiones con algodón y posponiendo el flete a desmotadora y el desmote de rollos y módulos.

Dijo que es difícil estimar volúmenes pero con solo pasar por los campos y las principales desmotadoras se observa gran cantidad de algodón, destacándose los inconfundibles rollos amarillos.

Esto permite desconcentrar el período de desmote y extenderlo hasta dos meses, aprovechando mejor las instalaciones y el personal, ya que no solo hay que mover algodón en bruto sino también fardos de fibra, fibrilla, cascarilla, y otros.

Notas Relacionadas