Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/207446

El caso de una mujer rural con múltiples funciones en el campo

VILLA ANGELA - Bien temprano en la mañana, abrigada y con una sonrisa, Adriana  Kizur parte hacia el campo de una familia de pequeños productores porque la noche anterior le avisaron que hay un par de terneros que se sienten muy débiles.

Ella va con alegría a cumplir su deber. Es médica veterinaria, egresada de la UNNE, pero también es productora de ganado caprino, su pasión, junto a la de su esposo  y sus hijas.

Además de productora caprina, Kizur es médica veterinaria y recorre campos asesorando y a la vez llevando soluciones a pequeños y medianos productores de la zona.

Adriana y su familia son un ejemplo de aquellos que inversamente a lo que otros hicieron, viviendo en la ciudad, resolvieron radicarse en el campo.

Tiene perfectamente definido a donde apuntarle con su producción caprina, incorporando genética y tratando de usar todo lo que la tecnología le permite. Esta actividad le demanda tiempo y junto a su esposo , dividen las tareas diarias en las que también apuestan a la granja con un plantel de gallinas ponedoras.

“Hay mucha demanda de huevos de campo, y es una tarea no sencilla pero si muy reconfortante”, cuenta.

LA FAZ TÉCNICA

Como médica veterinaria, asesora a productores ganaderos a través del programa Cambio Rural de INTA y como técnica de terreno del Ministerio de la Producción del Chaco, recorre la zona llevando consejos e ideas a pequeños productores.

Considera que el rol de la mujer en el campo, es cada vez más visible, “y está muy bueno eso, pero siempre la mujer estuvo vinculada a las tareas rurales, y aportando mucho de si”, le dice a NORTE RURAL.

CHARLA CON NORTE RURAL

Adriana Kizur habló con este diario, contando aspectos de su actividad productiva y el impulso a un sector que va en crecimiento en la provincia.

-¿Cuál es la idea de venir de la ciudad al campo?

Desde el Abril del 2016 vivo en el campo con mi familia, mi esposo y dos pequeñas hijas. Venir al campo fue una decisión importante, de fondo, de esas que si las pensáis mucho o te querés “preparar”, nunca lo vas a hacer. La idea era estar más tranquilos e independientes de lo que habíamos estado antes, bueno eso resultó en parte…(se ríe).

Adriana Kizur se dedica a la cría de ganado caprino y de gallinas ponedoras en la zona rural de Villa Angela. “Es el sostén familiar”, dice a NORTE RURAL

-¿Cómo es un día de campo para vos?

Levantarnos temprano, para aprovechar bien el tiempo. En el campo nunca te falta que hacer, no tenés tiempo para aburrirte y generalmente te falta el tiempo para todas las cosas que querés hacer.

Como veterinaria trabajo fuera de casa asesorando productores ganaderos a través del programa cambio rural de INTA y como técnica de terreno del Ministerio de la producción del Chaco.

Además atiendo a pequeños productores rurales vecinos de la colonia que a veces necesitan un veterinario para alguna emergencia o asesoramiento.

-¿Qué tipo de producción hacen?

En casa tenemos un emprendimiento de producción de caprinos desde el 2019, además de la huerta y las gallinas ponedoras. Estamos apuntando a dar buena calidad de carne caprina y también de fortalecer la granja.

Contando con que además están las niñas y los quehaceres de la casa, digamos que no es mucho el tiempo que sobra para dedicarse ciento por ciento, pero la actividad es sostenible, y mercado hay, gracias a Dios.

-¿Qué rol se le asigna a la mujer rural, hoy?

Hoy se ve a muchas mujeres levantando bandera con la actividad agropecuaria. Es más visible ahora  la importancia del aporte que le da la mujer al campo, antes no teníamos un medio radial ni escrito que destaque este trabajo, pero siempre la mujer ayudó en todo a la familia en el campo.

Creo que hoy en día es un poco más fácil para una mujer tener representatividad o ser visualizada en el ámbito rural. Creo que a través de la Educación, la formación profesional, las capacidades son las que muchas veces hacen la diferencia.

-¿Cómo es trabajar en el campo en la actualidad?

Trabajar en el campo no es fácil, aunque si hay ganas de llevar una idea adelante todo es posible, depende de la motivación y la perseverancia de cada uno.

Creo que hace 30 o 40 años era difícil que una mujer dirija una empresa agropecuaria, se suba al tractor o al caballo, en fin, que salga de la cocina, no digo que sea menos importante pero una cosa no quita la otra.

Independiente del hecho del aporte de la mujer creo que la mayor relevancia está en la familia, en tener una pareja que te acompañe y participe en todos los proyectos que se encaren.

-¿Cómo se lleva optimismo a los que trabajan en el campo?

Estos no son tiempos fáciles, no es novedad! no solo el campo sino toda la sociedad está pasando por una situación de vida complicada.

La mejor motivación para nuestros chicos creo que es darles un ambiente de amor y seguridad, donde se sientan contenidos y sean parte de los proyectos que se encaren, tratar de rescatar y alentar sus habilidades personales y darles la mejor educación posible, los padres debemos ser guías de nuestros hijos, ellos deberán elegir su futuro y nosotros apoyarlos con la gracia de Dios.

Notas Relacionadas