Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/184552
LA MUJER RURAL EN PLENA ACCIÓN

Liliana Trecha, desde Hermoso Campo: la apuesta de seguir produciendo a pesar de todo

Comparte junto con su esposo la actividad ganadera y algodonera. Además, tiene una carnicería en la localidad, pero siente el impacto de la crisis. Pide la instalación de un frigorífico para poder faenar su producción.

La mujer rural cumple un papel preponderante en el campo de hoy. Desde “tomar el toro por las astas” a ser empresarias agropecuarias, o hasta subir al tractor y cosechar lo que el suelo les brinda, entre otras tantas actividades. Liliana Trecha, mujer rural de la zona de Hermoso Campo, es un claro ejemplo de esta realidad.

Liliana Trecha, mujer rural de Hermoso Campo. Describió la difícil situación que atraviesa el campo, pero manifiesta su optimismo de cara al futuro.

Inmersos en una crisis hídrica pocas veces vista, con una presión tributaria y económica asfixiantes, los productores del sudoeste chaqueño no se dejan vencer por las pálidas y encaran el futuro con optimismo. A su vez, reflejan la realidad y brindan algunas soluciones para quien quiera escucharlas. Este es parte del diálogo mantenido con FM Universidad en el marco del Día Internacional de la Mujer Rural, que se recordó ayer martes 15:

—¿A qué actividad productiva se dedica, Liliana?

—Con mi esposo, nos dedicamos a la ganadería y a la agricultura. Además, tenemos un pequeño negocio de ramos generales, con carnicería como actividad principal. Últimamente nos estamos dedicando más a la ganadería que a la agricultura, pero la base de esta zona es el campo.

—¿Cómo los afectó la crisis hídrica en el sudoeste?

—Esta zona fue la más afectada en todo esto. Al no tener todos los canales, el agua quedó estancada en esta zona por mucho tiempo. Hay campos de los que hace un mes recién se fue el agua y en otros recién ahora. El agua afectó mal, más allá de que venimos con una economía que nos está golpeando tanto en la agricultura como en el negocio. Encima, no hubo sembrados en la zona por la inundación, por lo que nos afecta doblemente.

—¿Qué tipo de ganadería hacen?

—Hacemos únicamente cría. Estamos afectados porque en la época de inundaciones fue el momento de las pariciones. Tuvimos muchas pérdidas. En agricultura hacemos algodón. En esta campaña vamos a volver a hacer y justo viene bien la lluvia, porque en algunas zonas -paradójicamente- faltaba agua.

—¿Cómo están resolviendo el tema de la semilla de algodón?

—La verdad que es un tema complejo, que a nosotros los agricultores comunes nos cuesta entender. No sabemos cómo es el tema de la semilla, porque nos dicen que en el Chaco está lleno de semilla Flex, que no está autorizada por el Senasa.

—Argentina carece de una Ley de Semilla...

—Claro, cuando aprueben esta ley irán a corregir todo esto que está pasando con la semilla, en una situación actual apremiante. Los agricultores nos guardamos las semillas pero no la podés sembrar. Por lo que se escucha, tanto en el Chaco, como en Santiago del Estero y Santa Fe, toda la semilla está contaminada. Es un tema de ingenieros, porque las desmotadoras no van a estar limpiando por cada camión que pasa.

—Es un tema para tener en cuenta.

—Hoy en día no se puede descuidar el paquete tecnológico y logístico con el cual operar: en todo hay que estar al día y actualizado. Estamos lejos de los puertos y tienen que estar a la orden del día los conocimientos. Con todos los impuestos y papelerío que se pide por movimiento o AFIP, tenés que tener disponible una persona para todo esto.

—La presión tributaria y la falta de créditos, ¿cómo manejan esta situación?

—No podemos ir al Banco. Porque el mismo Banco se da cuenta de que si nos presta no va a poder cobrarnos. En ningún lado tenemos las puertas abiertas en créditos blandos para la producción. Conocemos la situación, porque nos dedicamos a esto y estamos en constante lucha. Ya sea impositiva, bancaria o productiva. En Hermoso Campo la situación es muy difícil. Hoy la gente que no tiene estudios, con tanta tecnología en las herramientas no puede operarlas. La mayoría de las instrucciones vienen en inglés y muchos trabajadores no están capacitados o con suficiente formación para operar estas maquinarias. La última de las razones por la cual la gente del campo se vino a vivir al pueblo fueron los robos a mano armada, que los llevó a abandonar sus chacras.

—¿El abigeato los afecta?

—Un día le toca a uno y otro día a otro. Hay veces que ya ni queremos denunciar los robos de animales porque nunca se encuentra nada y nadie va preso. Se está permitiendo a mucha gente hacer un negocio paralelo con la hacienda de los demás. Nos interesa mucho que se hagan los controles en las carnicerías.

Notas Relacionadas