Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/207381

Adiós a Tony: más de 150 filiales de la SADE despidieron al poeta de Barranqueras

El fin de semana hubo poemas sueltos en barquitos por la ciudad y por el agua en homenaje a Tony Zalazar.

Unir las palabras para significar las despedidas de un poeta es una de las tareas más difíciles que cualquier escritor o periodista puede tener.

Cientos de personas de distintos lugares del país y del mundo lanzaron sus barquitos de papel con poemas dedicados a Tony Zalazar.

En los últimos días se ha dicho mucho de Tony, las palabras riegan como un vino el pulso de quienes aún no podemos entender este presente. Duele. Tenemos una herida abierta, que sangra. No hay remedio ni consuelo para lo que nos pasa. La muerte de Tony duele. Y se conjugará así en presente siempre, duele.

La intención era que la poesía de diferentes autores inundara la ciudad, explicaron desde la organización: ‘Él sostenía esa idea de inundar la ciudad con barcos de poesía. Creo que se cumplió su deseo. Pudimos llegar a lugares inimaginables. En esta despedida participaron más de 150 filiales de la SADE. Todos homenajearon a un escritor de Barranqueras. Además se unió España, Cuba, Puerto Rico, Colombia’.

“Todos estos días fueron días de emoción. Venimos desde hace dos semanas preparando esta despedida”, comentó Myrian Castillo.

Una escritora de Mendoza expresó: ‘Cuando un autor social, que tendía redes parte, cada uno tiene en su memoria una forma de recordarlo. Los escritores nos vamos rodeados de letras‘.

Myrian Castillo, quien formó parte de la organización de esta despedida, comentó: ‘Vivo aún emocionada. Todos estos días fueron días de emoción. Venimos hace dos semanas preparando esta despedida. En un principio se pensó en una despedida íntima, con los más allegados y con la familia, no estaban planeadas algunas cosas que se fueron agregando. Por ejemplo, se plantó un árbol en la vereda de la casa natal. Ahí participaron la Asociación del Casco Histórico de Barranqueras. El árbol fue donación del Área Sustentable de la Municipalidad, donde posiblemente después se coloque una placa para recordar a Tony. Se eligió un lapacho para que florezca todos los inviernos. Aún cuesta creer esta despedida al chico de la ciudad, al ñeri, al compinche, al colibrí‘.

Cuesta hablar en pasado, Tony seguirá siendo inyección de vida poética.

Temas en esta nota

Tony ZalazarDespedidaSade
Notas Relacionadas