Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/207300
Mariana Alegre

Columnista

El amor: ¿Ese demonio?

Walter Riso (3.3 millones de seguidores), doctor en psicología y académico italoargentino, señaló en una reciente ponencia en “Aprendemos Juntos” de BBVA que, en sus más de 30 años de experiencia “los motivos de consulta fluctúan mucho, pero diría que el 50 por ciento tiene que ver con temas relacionados al amor. Una pregunta típica es ‘¿por qué me equivoco tanto con el amor’?.

Según Riso, sufrimos por amor porque “vamos a una relación con muchos mitos, con muchas creencias irracionales sobre lo que es el amor”. Riso va más allá y asegura que es “casi un problema de salud pública, el amor. Si el 50 por ciento de la gente consulta, entonces hay mucho sufrimiento”.  

Paola Bertiz es psicóloga desde hace 12 años, es uruguaya, tiene 42 años y una comunidad en Instagram (@pao_mipsicologa) con 157 mil seguidores. Está especializada en terapia breve estratégica y ACT (terapia de aceptación y compromiso). Llegué a ella por recomendación de una amiga que es su seguidora. “Tenés que ver lo que la gente le pregunta o le cuenta. Está muy buena su cuenta”, me dice, y me pongo a investigar, y logro llegar a Paola, en el primer intento.

En su cuenta, Paola es muy interactiva con sus seguidores, y además genera cápsulas en video y también en unos posit muy particulares que –en sencillas palabras- contribuyen a hablar sobre temas que muchas veces se califican de: triviales, poco importantes, pavadas, o sentimentales, sin darnos cuenta cuánto el amor influye en nuestro desarrollo saludable como personas. 

En tiempos de pandemia, la salud mental ha tomado un protagonismo diferente. El amor no es un cuento de hadas, algo romántico, algo que vale si sufrimos, no es eterno, no es efímero. Mejor, le pregunto Paola.

¿Qué es y que no es amor?

El amor es un sentimiento profundo, noble, condicional y correspondido. 

Que no es: la necesidad de agradar al otro, de retenerlo, de someterse a los deseos del otro, dejar de ser uno, el temor al abandono. Nada de eso es amor, es todo lo contrario es la ausencia de este.

Por supuesto que hay todo tipo de amor, pero en el caso particular, al que Riso se refería era el amor de pareja. En el caso de Paola, si bien ella habla de otros temas, el amor se lleva el protagonismo en su comunidad.

Paola Bertiz, psicóloga uruguaya que a través de su cuenta de Instagram, ha construido una comunidad importante sobre salud mental

¿Cómo surgió tu comunidad en Instagram? ¿La planificaste, se fue dando?

Se fue dando, cero planificación. No sabía ni cómo subir una historia y menos etiquetar y agregar filtros (se ríe)

¿Tienes alguna regla para la convivencia en la red con tu comunidad?

La única regla es no agredir ni faltar el respeto tanto a mí, como a alguna persona que deje su comentario.

¿Cómo gestionas la demanda de la comunidad y tu trabajo con pacientes. Tenés colaboradores?

Tengo colaboradores, pero responden solamente lo que tenga que ver con atención psicológica, turnos y demás. A las consultas psicológicas respondo únicamente yo.

En pandemia, ha crecido el número de profesionales que, a través de las redes sociales, se han acercado a la gente, así como también mucha gente que encontró en estas cuentas respuestas a muchas cosas a las que no podía ponerle nombre. Si bien, como reza un slogan publicitario siempre se debe “consultar a un profesional”, la prevención (y la comunicación responsable de la misma) en salud, a través de la tecnología, abre un nuevo e importante camino.

Pero, si el amor es un problema de salud pública, como indica Riso,  la pregunta es: ¿Cuándo una relación es sana?

-“Cuando hay un equipo, cuando ambos tiran para el mismo lado”, me dice Paola.

Riso agrega en su ponencia que la clave es entender el concepto de “dignidad personal”. “El amor sano es digno. Es decir que tiene límites”, remarca.

Hay un término sobre el que Paola siempre haces hincapié, entre cada posteo o video: La responsabilidad afectiva. 

 ¿Qué es la responsabilidad afectiva?

-Es tener consciencia y responsabilidad de que, cuando uno se involucra con alguien el riesgo de enamorarse está. Hermoso es cuando se da en ambas partes, pero muy distinto se vive si solamente uno experimenta el enamoramiento y el otro no. ¿Qué es lo que tenemos que hacer?: En primer lugar, ser sinceros con nuestros intereses personales y correr el riesgo de perder el contacto porque muchas veces el egoísmo de no perder el contacto o el vínculo hace que el otro no sea responsable afectivo.

Últimamente se habla mucho de dependencia emocional. ¿Es lo mismo que falta de autoestima, o solo una secuela más de la misma?.

-La dependencia emocional es una adicción a la pareja, es una necesidad afectiva de amor de pareja; la dificultad principal está en el vínculo ansioso que tiene el dependiente emocional su forma de apegarse al otro y la autoestima por supuesto es baja.

Las redes sociales no fueron las primeras en minar el amor propio, pero en una sociedad de hiperconectividad e hiperexposición, estamos poniendo más que nunca al otro como medida de lo que somos. No hablemos solo de adolescentes o jóvenes, esta tendencia se ha extendido a los adultos también. Por esta vez, dejaremos de lado el tema de las aplicaciones de citas, que tienen su propia contingencia. 

¿Por qué cuesta tanto el amor propio?, le pregunto a Paola.

-Porque se construye; y en los primeros años no depende de nosotros. Se nos lo da o no, y de esa base construimos el amor propio. Además de las situaciones que vamos atravesando en la vida, ya que algunas nos fortalecerán y otras no.

“Lo que más se opone al amor no es odio, es la indiferencia”, dice Riso. Vamos entrando a un terreno más complejo. Sin amor propio, empezamos a no tener ese sentido de dignidad, de ser válido. Una palabra muy de moda, que se utiliza como un adjetivo calificativo –ya incluso en canciones- es: tóxico/tóxica. 

Con estos posit, Paola Bertiz, suma -junto a sus videos y reels- información para su comunidad y pacientes

Hay una corriente de psicólogos, y algunos psiquiatras, que están hablando cada vez más del trastorno de la personalidad (psicópata) narcisista. Dentro de las relaciones, ya no solo de pareja, se han definido ciertos patrones de conducta que van “alertando” a la víctima del comportamiento de estas personas. “Contacto cero”, “lovebombing”, “ghosting”, “gasligting”.

Pero, pasemos a contar de qué se tratan estos términos

Gaslighting: es un patrón de abuso emocional en la que la víctima es manipulada para que llegue a dudar de su propia percepción, juicio o memoria. Esto hace que la persona se sienta ansiosa, confundida o incluso depresiva.

Love Bombing (bombardeo de amor) es una estrategia de manipulación la cual consiste en demostrar atención y afecto de forma muy insistente, valiéndose de halagos, aprobaciones, detalles e incluso regalos nada más conocerse. La intención detrás de ello no se diferencia de la propia de las sectas: conquistar a la persona ganándose su confianza.

Ghosting: aquella situación en la que una persona, de manera súbita, cesa voluntariamente el contacto con otra con la que tenía cierta comunicación previa como manera de dar fin a dicha relación. Se trata, dicho de otro modo, de desaparecer por completo de la vida de otra persona sin decirle nada ni avisarle del fin de las interacciones. 

Contacto Cero: consiste en estar un período de tiempo en el que se intenta suprimir cualquier forma de contacto con la ex pareja. Si bien la expresión contacto cero es mayormente usada para las rupturas de pareja, lo cierto es que es también aplicable a todo tipo de relación, tanto personal como profesional.

Pero, cómo sabemos cuándo una relación es tóxica, y cuando estamos ante un o una psicópata narcisista. Entonces, le pregunto a Paola ¿qué diferencias hay entre una pareja tóxica y un psicópata narcisista?

-Una pareja tóxica, está compuesta por dos personas toxicas, con dificultades en el vínculo; el psicópata narcisista va por la presa y puede destruir a cualquier persona que sea sana y con buena autoestima, basta que no tengas un buen entorno que te ayude a abrir los ojos, y caes en su trampa porque al principio de la relación te da todo lo que necesitas y cuando te enamoras te lo saca.

Sin dudas, pienso que este tema da para otra columna. Pero, continuando a lo que nos trajo hasta aquí, mi pregunta final para Paola es sobre la pandemia y la salud mental

En relaciones de pareja o relaciones en general ¿Se puede hablar de secuelas o nuevas formas de relacionarnos?

-Ambas  formas, secuelas porque el encierro ayuda a conocerse y explorarse y conocerse a sí mismo es lo mejor que nos puede pasar pero mal utilizado puede ser fatal. Las relaciones de pareja o se saturan o se potencian por el exceso de tiempo compartido, los roces cotidianos, etc. los hijos también en el encierro se potencian y el caos es inevitable.

Sin dudas que este tema es muy importante y necesitaríamos más que una columna para hablar de él. 

Hay muchos profesionales, como Paola Bertiz que están en las redes sociales, y/o en un consultorio, y es importante saber que podemos pedir ayuda, saberla buscar, y encontrarla con familiares, amigos, y de forma muy importante con profesionales. 

La salud mental será el nuevo desafío de la nueva normalidad, pero no la del Covid-19, sino esa que venimos experimentando hace décadas con las nuevas formas de contacto que la tecnología nos presentó. Quizás por eso también es importante que los buenos profesionales puedan usar este canal, de forma responsable para la prevención y para romper moldes al momento de hablar de ella en todas sus facetas, sobre todo en el amor. 

Notas Relacionadas