Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/205542
Hoy es el Día Internacional de Acción por la Salud de la Mujer

Las consultas por una interrupción legal del embarazo crecieron un 800%

La organización Socorristas en Red presentó su informe anual de acompañamientos a personas que pidieron abortar en 2020. 

La organización Socorristas en Red presentó su informe anual de acompañamientos a personas que pidieron una interrupción legal del embarazo en 2020.

El registro incluye 17.534 consultas, de las cuales poco más de un tercio (37%) recibió pastillas y atención en el sistema sanitario. Mientras que la mitad del total (unas 8.000 personas) optó por un acompañamiento autogestionado.

El 93% de las interrupciones de embarazos usó misoprostol de manera ambulatoria. Es decir que 9 de 10 lo utilizó en su casa. Foto: Telam

Socorristas ofrece información siguiendo protocolos de la Organización Mundial de la Salud para que quien decida abortar, lo haga de manera segura y cuidada.

En este 28 de mayo, Día Internacional de Acción por la Salud de la Mujer, el informe aporta información previa a la sanción de la ley 27.610 de interrupción voluntaria, en diciembre de 2020.

El dato relevante es que en pandemia se incrementaron las relaciones y articulaciones con efectores de hospitales y clínicas. Las consultas fueron tantas que alcanzaron el 801% en comparación con la totalidad de los seis años anteriores.

Al contrastar con esos registros previos, la proporción impacta: de 2014 a 2019 hubo 1.508 acompañamientos dentro del sistema de salud, mientras que en 2020 alcanzaron los 6.430.

La organización interpreta que la singularidad de la coyuntura redireccionó las acciones, sobre todo porque se dio “un marco de ciertas oportunidades políticas: la definición de la ILE como servicio esencial y la provisión de misoprostol”.

Los datos también desmontan algunas ideas sobre quienes abortan. Por ejemplo sobre maternar: seis de diez mujeres tenía un hijo.

Otro mito es sobre la recurrencia. Según las estadísticas, el promedio es de tres interrupciones a lo largo de la vida reproductiva. Sin embargo la información de 2020 en el país muestra que el 76,5% lo hacía por primera vez.

 Casi la mitad no tenía un trabajo remunerado  

 Entre los acompañamientos que se realizaron en el país por interrupciones legales, el Chaco integra la región Litoral, con un 8,6%.

Si se consideran por edades, los grupos más numerosos fueron: de 20 y 24 años (30%), de 25 a 29 años (28,2%) y de 30 a 34 años (16,8%).

Y si se tiene en cuenta la condición laboral, de las personas que acudieron por asesoramiento el 44,3% carecía de un trabajo remunerado.

El porcentaje representa tres puntos más que en 2019, un dato que podría estar relacionado con la situación socioeconómica del país, agravada por los efectos de la pandemia. Sobre todo para quienes tenían trabajos informales o no registrados.

Al observarse en detalle a quienes sí perciben un salario únicamente el 26,2% tenía un trabajo registrado y con derechos laborales como jubilación, aguinaldo y vacaciones pagas.

De las mujeres con tareas remuneradas apenas el equivalente al 55,5% cobraba hasta $16.000 mensuales.

Es decir que percibían salarios por debajo de la línea de pobreza, un límite que en diciembre de 2020 estaba en $17.542, según el INDEC.

Otro aspecto es el nivel de escolarización y formación alcanzados, con una mayoría (66,9%) que estaba fuera del sistema educativo.

El salto más significativo de consultas se produjo hace tres años: pasó de 8.462 consultas en 2018 a 14.802 en 2019.

Por otra parte el 49,7% de las personas que contactan a Socorristas en Red pertenecen o profesan alguna religión.

Y del total de las interrupciones de embarazos con acompañamiento, el 93% usó misoprostol de manera ambulatoria. Es decir que nueve de diez mujeres lo utilizó en su casa.

El 84,3% de quienes acudieron al sistema sanitario en 2020 recibió medicación de forma gratuita. Los datos provienen de un documento difundido hace diez días por una red presente en el país.