Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/202212
VENTAS EN LOS SUPERMERCADOS

Simons: “Con el poder adquisitivo en caída, los repuntes son esporádicos”

El referente del sector indicó que después de diciembre, los volúmenes comercializados volvieron a desplomarse. Expectativas por el inicio de clases y el acuerdo de precios.

“Tuvimos un diciembre mejor de lo esperado, con ventas que superaron las expectativas, pero lo cierto es que el poder adquisitivo de los ingresos de la gente se deteriora permanentemente y esto hace que los repuntes que se dan son siempre momentáneos”, analizó el referente de la Cámara de Supermercados del Chaco, Miguel Simons, al ser consultado sobre el escenario actual en lo que hacer a las ventas de bienes de consumo en esos locales comerciales.

Las ventas en los supermercados repuntaron en diciembre pero luego cayeron drásticamente en enero y febrero.

La reflexión viene a colación del reciente informe publicado por la consultora Politikón, que da cuenta del repunto de ventas registrado en la provincia en diciembre del 2020, lo que permitió cerrar el año marcado por la pandemia con un “aumento acumulado real del 0,5%”, luego de las caídas verificadas en 2018 y 2019.

Simons apuntó, no obstante, que hay expectativas por el efecto que podría tener el reinicio del ciclo lectivo y el crecimiento paulatino de la actividad que se produce en función del avance del plan de vacunación; así como con los resultados que pueda arrojar el reciente acuerdo de precios firmado entre los comercios y el Gobierno provincial.

REPUNTE Y CAÍDA

Simons comentó que las Fiestas de fin de año fueron “mejor de lo esperado”, pero significó una mejor “puntual”, que sólo se sostuvo durante los últimos días de diciembre. “Es real que las ventas fueron buenas, pero en enero volvieron a caer y fueron muy acotadas, como viene sucediendo en los últimos tres años”, describió.

Para el referente del sector, esta tendencia se sostiene por la “constante caída del poder adquisitivo” en los ingresos de las y los asalariados y cuentapropistas. “Mientras continúen estas condiciones, el consumo se va a seguir deteriorando”, auguró Simons.

En las góndolas, el fenómeno se hace explícito en el cambio de los hábitos de consumo. “En un principio, hay un salto de primeras marcas a otras alternativas como para no dejar de comprar determinados artículos, pero luego directamente se dejan de consumir”, explicó.

En estos últimos meses, el caso testigo lo aporta el yogur, que si bien en su presentación por litro se sigue vendiendo, en las otras variantes, como potes pequeños, las ventas se han desplomado a niveles históricos. “Esto comenzó con productos que no son de primera necesidad, que la gente fue dejando de comprar, pero se va extendiendo hacia otros que forman parte de la canasta más básica”, alertó.

Simons destacó que si bien la caída en las ventas son comunes en enero y febrero, por cuestiones que hacen al calendario, este año tiene un impacto más importante. “Enero siempre fue un mes complicado, sólo con algunos repuntes que se generan por la recarga de la tarjeta Alimentar; pero ahora está acentuado porque la gente no se ha movido mucho por las vacaciones y esto no hizo diferencia”, analizó.

La información de primera mano con la que cuentan en el sector marca que en febrero la tendencia se ha mantenido. Sin embargo, hay expectativas con lo que pueda ocurrir a partir de la semana que viene. “Creemos que el inicio de las clases y la reactivación progresiva van a generar un alza en el consumo”, estimó.

“Si se cumplen las pautas, el acuerdo va a funcionar”

El vicepresidente de la Cámara de Supermercados y Afines del Chaco, reflexionó sobre el reciente acuerdo de precios rubricado por el Gobierno provincial, por 60 días, en una lista de 25 artículos que incluye carne, pan y gas; entre otros productos básicos.

El vicepresidente de la Cámara de Supermercados del Chaco, Miguel Simons, entendió que el acuerdo de precios provincial tiene chances de funcionar.

La comercialización de estos bienes a precios “congelados” se hará en 40 bocas de expendio, que operan con la Tarjeta Alimentar.

“Si bien los acuerdos de precios no son mis preferidos, entiendo que en esta ocasión podría funcionar, siempre y cuando se cumplan los parámetros que hemos acordado con el Gobierno al momento de cerrar el convenio”, afirmó.

En ese sentido, recordó, básicamente, los comercios se comprometieron a respetar los precios y las existencia de los productos y de lo contrario, perderán la posibilidad de continuar operando con la tarjeta Alimentar.

“El acuerdo pasa por ahí, y los empresarios se adhirieron al acuerdo a pesar de que con esa lista de precios la rentabilidad es muy reducida”, admitió Simons. De todas formas, entendió que “el congelamiento termina siendo un gran incentivo para el consumo, con lo cual, es un acuerdo que tiene chances de funcionar en la provincia”.

Notas Relacionadas