Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/202096

La pandemia de la inseguridad

 Si hay un elemento que ni las mejores políticas públicas que se puedan ejecutar puede tener efecto inmediato, es el relacionado a la inseguridad que viven los argentinos en la actualidad.

Hipólito Ruiz
Por: Hipólito Ruiz

Cientos de casos que a diario los medios de prensa reflejan y otros que no trascienden, muestran como estamos con esta “efervescencia delictiva”, en una suerte de pandemia, y lo que es muy preocupante es que el vecino común, ya no sabe qué más hacer para evitar ser objetivo de estos delincuentes y muchas veces piensa en la peligrosa opción de armarse y hacer justicia por manos propias.

El drama es complejo, y se ven muchos esfuerzos aislados. Los flagelos de la droga, el alcohol y la “adicción” por los robos, cada vez con mayor violencia, va quitando libertades a la comunidad que ya ni siquiera puede sentarse en la vereda.

Domingo 21 febrero2021.jpg

Algunos han optado por instalar cámaras y hasta han logrado retratar en imágenes el robo del que fueron objeto en sus viviendas como ocurrió antes de ayer en el Barrio Solidario.

A los tradicionales arrebatos, los delitos contra la propiedad –que siguen reiterándose como los casos en los barrios de la ciudad—se suma el  accionar de los motochorros en las calles de la ciudad de Sáenz Peña.

En las últimas semanas, el robo de motocicletas volvió a mostrar un mayor accionar de la delincuencia y junto a motochorros que como en otros tiempos volvieron a tomar como propias las calles y hacer de las suyas generando pánico y violencia en las víctimas, para llevar adelante su cometido.

La acción de los “motochorros” se ha multiplicado en las últimas semanas de acuerdo a las denuncias de personas que indicaron ante autoridades policiales haber sido víctimas del accionar bajo esta modalidad delictiva, varias de las cuales se concretaron intimidando a los damnificados con portación de algún tipo de armas, ya sea blanca o de fuego.

Pareciera que por estos días, la delincuencia redobla la apuesta ante el accionar preventivo que viene llevando adelante la fuerza policial y arremete contra los desprevenidos vecinos que son sorprendidos por la delincuencia.

UN TRABAJO DE FONDO Y A LA LARGO PLAZO

Sin dudas que este flagelo requiere de acciones en formas conjuntas entre Estado y sociedad. La inseguridad sigue en forma impune, haciendo daños o quitando vidas en el peor de los casos, y nada cambia o poco cambia para bien.

Si las causas son la droga, el alcohol, seguramente el trabajo será mucho más intenso, pero nadie, ni la policía, ni la justicia, ni los legisladores ni las instituciones ni la sociedad en general debe mirar para otro lado. Estamos en emergencia, estamos ante una pandemia de inseguridad en la cual habrá que actuar, pero evitar el mal mayor: que se comience a hacer justicia por manos propias.

Temas en esta nota

Hipólito Ruiz