Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/201947
El histórico Lemirson se fue en silencio, ultimado por la pandemia

Duro golpe de la crisis pone en riesgo de cierre a la hotelería chaqueña

Con casos como el San Martín en Corrientes y el Internacional en Sáenz Peña, los hoteles enfrentan una situación caótica por la ausencia del mercado turístico.

La hotelería en Argentina está atravesando una situación caótica que no parece dar tregua alguna. Aunque las flexibilizaciones en su momento permitieron vislumbrar una salida a la crisis, lo cierto es que el mercado turístico en general no se ha recuperado en absoluto, y eso se refleja en los hechos: hoteles históricos de Corrientes y Sáenz Peña han cerrado sus puertas recientemente, dejando atrás años de servicio dedicado al hospedaje. Ahora, el golpe duro fue en Resistencia, donde el clásico hotel Lemirson, que acompañó el desarrollo de la ciudad durante décadas, dio su último respiro en silencio, luego de una larga lucha contra los avatares de la pandemia.

Fuentes cercanas confirmaron a NORTE el cierre del Lemirson, un hecho que sensibiliza a todo el sector hotelero de la capital chaqueña y que se compara con lo que ocurre en el país. Tras una temporada de verano que no alcanzó para superar una crisis que ya lleva casi un año, los hoteles han sufrido una caída interanual del 97% de la actividad, una de las más golpeadas por la pandemia. Muchos establecimientos no pudieron sostenerse tras meses de acumulación de deudas impositivas y salariales y, tras una falsa temporada veraniega que no funcionó como lo necesitaban, directamente el negocio se ha convertido en inviable.

Candados colgando de las puertas del Lemirson, hotel histórico de Resistencia que funcionó durante décadas, hoy abatido por la pandemia.

En agosto del año pasado, un dictamen provincial otorgó a los hoteles chaqueños la habilitación para trabajar al 50% de su capacidad, luego de casi 6 meses sin abrir. Eso unto a beneficios como ATP, les permitió a los hospedajes contener el empleo y seguir con la actividad. Ahora, con la cancelación del programa nacional, las empresas no pueden sostener toda la estructura de gastos que conlleva tal empresa, sumado a que ya no cuentan con la ayuda para cumplir con la masa salarial, el resultado es un cóctel estresante que se replica en cada establecimiento. El Lemirson, el San Martín y el Internacional son ejemplos de ello, de un momento de la historia en la que una pandemia global se ha llevado décadas de trabajo y la dedicación de generaciones de familias al frente de una empresa.

Piden que vuelva el ATP 

En dialogó con NORTE, Verónica Mazzaroli, titular de la Asociación de Hoteleros, Gastronómicos y Afines de Chaco, afirmó que la hotelería en la provincia “es como que no arrancó nunca”, en el sentido de que a pesar de las flexibilizaciones el sector no tuvo un repunte real de su actividad, sino que fue empeorando. “Aunque en agosto rehabilitaron la actividad, la hotelería necesita de un público externo, necesita de gente que viaje, apertura de fronteras, propio del mercado turístico”, dijo Mazzaroli, agregando que en este contexto de incertidumbre por causa de la pandemia, el resultado fue una actividad nula.

Inviable: la ayuda del Gobierno no pudo contener la gran estructura de gastos de la actividad hotelera.

En este marco de desidias económicas, la referente de los empresarios hoteleros y gastronómicos chaqueños sostuvo que el pago del programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP) sería de gran utilidad para contener la asistencia salarial, y permitiría la reducción de las cargas patronales como medida para paliar la profunda crisis del sector, que ya lleva casi un año por la pandemia. “Este beneficio nos permitía pagar una parte importante del salario del trabajador y mantener los puestos de trabajo”, aseveró Mazzaroli.

El programa ATP –cuyo principal medida fue el salario complementario– fue discontinuado a fines de 2020 y reemplazado por el plan Repro del Ministerio de Trabajo, que se reduce a unos 12 mil pesos mensuales para cada trabajador.