Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/200154

Raúl Romero Feris, de cara un nuevo año

Un mensaje esperanzador para el campo es que haya menor presión tributaria y más apoyo financiero.

SAENZ PEÑA (Agencia). Con las convicciones firmes, el campo debe seguir mostrando que es el motor de la economía del país, dijo Raúl Romero Feris, desde la estancia Caa Cupé de San Luis del Palmar, Corrientes.

El productor agropecuario ha demostrado en este 2020, que con su capacidad productiva pudo sostener el tremendo impacto que dio esta pandemia y que tanto se ha sentido en la Argentina, dijo el ex presidente de Confederaciones Rurales Argentinas-CRA-.

Raúl Tato Romero Feris: “El campo sigue en pie, solo falta que no se lo asfixie tanto con la presión tributaria, y tenga herramientas financieras razonables para seguir desarrollándose”, señaló.

Hoy, el productor espera con optimismo y confianza este nuevo año, con un desafío que se autoimpone a sí mismo: seguir produciendo. La mística del hombre del campo es esa, y ha sabido sobreponerse a los embates del clima, tanto cuando hubo inundaciones como cuando hubo sequía, a lo que se agregan las cuestiones de las políticas que se trazan desde los gobiernos y que a veces no son las que espera el sector productivo, señaló Romero Feris.

Instó a valorar lo que cada productor tiene en sus manos, que es la voluntad inquebrantable de trabajo, que no se rinde y tiene por meta cada año que su producción se incremente, y esto se transforma en un capital valioso para el país.

MENOS ASFIXIA, MAS APERTURA FINANCIERA

En otro orden, se mostró preocupado por la alta carga impositiva que tiene el sector productivo primario, que termina atentado contra la necesaria rentabilidad del productor. A ello, considero que cuando el país así lo demandó, el campo se mantuvo activo, trabajando tranqueras adentro, y ahora es sumamente necesario que se establezcan mecanismos crediticios acordes a la situación que se vive.

No podemos seguir con un sistema de créditos con tasas altísimas que el productor no va a poder tomar dichos empréstitos, y esto impacta en la cadena productiva, por lo que es necesario establecer un giro en la política vinculada al financiamiento que el campo necesita para desarrollar su actividad.