Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/199535

CARTA DE LECTORES

Distintas formas de vivir la vida

En referencia con la carta publicada el domingo 6 de diciembre firmada por Daniela Carrizo,  contrastando con la experiencia de vida mencionada, quisiera ofrecer otra,  a modo de reflexión de los lectores, que tal vez algunos conocen, la de Chiara Corbella, contemporánea nuestra, una joven de 28 años, italiana,  que dio su vida por la de su hijo. Estando embarazada de cinco meses recibió la noticia de que tenía un cáncer de lengua por lo que debía iniciar prontamente un agresivo tratamiento que podría curarla pero que sin dudas mataría al bebé que llevaba en su vientre.  Ella y su esposo deciden postergar por unos meses el inicio del tratamiento hasta que naciera su hijo al que llamaron Francisco. Es necesario aclarar que estos padres tuvieron anteriormente dos hijos con graves malformaciones que sólo vivieron unas horas, María y David. Sin embargo, Francisco —según los estudios realizados— ¡gozaba de una salud de hierro! 
Francisco nació muy sano el 30 de mayo de 2011. Su madre inició su tratamiento inmediatamente, pero la postergación del mismo por cuatro meses tuvo graves consecuencias como la pérdida de su ojo derecho. Pero a pesar de todo, Chiara y su esposo nunca se arrepintieron de lo que hicieron por amor.  Al contrario, dicen sus amigos que se los veía serenos y hasta felices en medio de tan grande dolor. En una carta que le escribió a su hijo para el primer cumpleaños le decía: “Eres especial y tienes una gran misión…, confía en mí, vale la pena. Mamá” Sólo otra manera de vivir y de morir salvando todas las diferencias con las mujeres que se enfrentan y se enfrentarán al dilema del aborto en nuestros días.

GRACIELA V. LÓPEZ

DNI 16986358

RESISTENCIA

Un héroe del siglo XXI, encuarentenado pero creativo

(Dedicado a los chicos que no perdieron las esperanzas) El poco académico título hace referencia a las actividades desarrolladas durante estas cuarentenas eternas que tenemos, por un jovencito de 14 años que emuló la hazaña de uno de sus héroes, un técnico famoso (junto con su hermano) como piloto y diseñador de aviones: Reimar Horten, nacido en Alemania el año 1915 (el mismo año que Irma y Ercilio, mis dos padres), quien enseñó largos años en la Escuela Superior de Aerotécnica de Córdoba. El chico es alumno de la Escuela de Aeronáutica N° 32 de Resistencia y se llama Iván Korzeniowsky y se declara apasionado de la aeronáutica, de volar y de diseñar. Casi nada de ambición, para un adolescente siglo XXI y “encuarentenado” todo un año. Afortunadamente no tuvo “amputación de futuro” porque tiene proyectos y perseverancia, y no se entregó. Digno de felicitaciones pero también de apoyos concretos y estímulos, más allá de los que le vienen brindando su familia, evidentemente convencida de la capacidad y tesón del hijo. Ojalá siga canalizando sus anhelos y proyectos de esta manera, y aportando al progreso de su sociedad. También la Escuela donde se está formando merece el mayor de los estímulos, ya que no es la primera vez que es noticia por realizaciones de sus alumnos. Siempre recuerdo (y lo tengo archivado, que es decir algo así como en el “cuadro de honor” y como proyectos futuros) aquel aerodeslizador y un anfibio creado por un equipo de alumnos y profesores años atrás en esa misma escuela, y que tan bien nos vendría a quienes queremos navegar el río Negro y limpiarlo en serio de una buena vez, sin politiquería barata e ineficaz. Felicitaciones para Iván, su familia y la Escuela de Aeronáutica N° 32, acá, en el Chaco.

JORGE CASTILLO MIRÓ

CENtRO CULtURAL ERCILIO CASTILLO

COMISION DE RECUPERACIÓN DEL RÍO NEGRO

FUNDACIÓN AMBIENtE TOTAL RESISTENCIA 

Una experiencia enriquecedora

Esta linda historia comenzó hace algunos años, cuando mi primer niño ingresó en su segunda casa: el Jardín Maternal N° 32 “Manuela Ortiz De Vera Ortega”, en el barrio San Cayetano. Tuvimos la dicha de compartir y estar hasta el día de hoy, cuando mi tercer hijo se despide de esta institución, que ha sido una de las experiencias más enriquecedoras. Recordando ocasionalmente cada consejo, siempre con una sonrisa compresiva ante las dudas y con paciencia, fundaron una tranquilidad interior de saber que mis 
niños estaban en las mejores manos. Para ser una maestra de jardín de infantes, hay ciertas características que una persona debe tener. El amor por los niños, la paciencia, la empatía, la creatividad y el deseo de moldear y dar forma a las mentes pequeñas. Esto es lo que hace único a este jardín.  Hasta siempre.
 

FAMILIA FERNÁNDEZ RESISTENCIA 

Temas en esta nota

Carta de lectores