Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/198679

El desafío de convertir pasto en carnes rojas

La experiencia de un grupo de productores de Tres Isletas que, encabezados por Miguel Pibernus, desde hace once años apuestan a la genética racionalizando los recursos disponibles, en busca de calidad y carnes de alto valor nutritivo.

SÁENZ PEÑA (Agencia) -Miguel Pibernus es productor ganadero y médico veterinario de Tres Isletas, y tiene el claro desafío de “elevar la calidad genética” usando de manera racionalizada los recursos disponibles que tienen a disposición.

Los logros alcanzados están a la vista: animales más vigorosos y precoces, mejorando la eficacia alimentaria e incrementando la fertilidad.

“Nos hemos propuesto crear reproductores de excelente calidad y desempeño en ambiente agreste como es el norte chaqueño”, le dice a NORTE RURAL.

-¿En qué consiste el proyecto denominado “El Mirador”?

-Consiste en la selección de hembras y machos genéticamente superiores, que al ser sometidos a cruzamientos tengan la capacidad máxima de transmitir a sus descendientes las características más sobresalientes.

-¿Cuáles son los aspectos que más se tienen en cuenta para avanzar en el proyecto?

-Gracias a la implementación de diferentes herramientas de mejoramiento genético nos permite producir más con menos cantidad de animales racionalizando el uso de recursos disponibles y por ende mayor competitividad.

Esto nos permite obtener animales más vigorosos y precoces, mejorando la eficacia alimentaria e incrementando la fertilidad.

-¿Qué lugar ocupa el uso de las nuevas tecnologías?

-Es un factor clave, y aprovecho la ocasión de hablar con NORTE RURAL para poner énfasis en que los productores cualquiera sea su escala, deben sumarse a los cambios tecnológicos que hay disponibles.

En nuestro caso, trabajamos constantemente incorporando las más avanzadas tecnologías de evolución y selección para lograr hacer con genética animales cada vez más eficientes con la capacidad única del vacuno de convertir pasto en carnes rojas de alta palatabilidad y alto valor nutritivo.

-¿Cuál es el secreto de haber alcanzado estos avances en genética?

-No hay secretos, hay mucho trabajo, esfuerzo y el hecho de intentar y seguir intentando que las cosas salgan. Para que ello ocurra, combinamos tradición y pasión ganadera con modernas técnicas biotecnológicas como la inseminación artificial a tiempo fijo y transferencia embrionaria por fertilización invitro.

-¡Cuantas cabañas participan de este proyecto?

-Somos un equipo, y eso se siente cuando termina un remate, por ejemplo. Estamos nucleando el esfuerzo diario de siete cabañas produciendo las tres razas de mayor difusión actualmente.

Las mismas se encuentran como criadores activos en sus respectivas asociaciones, como la Asociación Braford Argentina, San Esteban y El Mirador. Se suman la Asociación Argentina de Brangus Doña Flora, Doña Olga, La Botica, Asociación Brahman Argentina La Golondrina y La Calandria.

La experiencia del primer remate

SÁENZ PEÑA (Agencia) -El Médico Veterinario Miguel Pibernus, destaca lo vivido en el primer remate de reproductores nacidos y criados en la zona, con alto contenido genético y adaptados al ambiente.

Miguel Pibernus, el creador del proyecto genético “El Mirador” de Tres Isletas. “La familia, siempre al lado, y espero sigan nuestros pasos”, dice.

“Fue algo muy lindo, porque hemos puesto a disposición de los productores de la zona el fruto de nuestro trabajo en forma conjunta”, en alusión a los 40 toros y 30 vaquillas, Brangus, Braford y Brahman, de las Cabañas: San Esteban, La Golondrina, La Botica y Doña Flora que salieron a remate el 25 de septiembre pasado en Tres Isletas.

“Pusimos una alternativa para que los productores de la zona obtengan genética de muy buena calidad para aplicarlas en sus rebaños, para lo cual pusieron en la pista reproductores nacidos y criados en la zona, con alto contenido genético y adaptados al ambiente”.

Fue el primer remate que “llevamos adelante, y estamos muy entusiasmados, vamos a poner a disposición animales que son criados en las Cabañas de la zona, pero son productos 100% del Programa Genético que llevamos adelante”.