Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/198471

Frutas y verduras con aumentos: la estacionalidad y los problemas de logística siguen afectando

Américo Barua estima incrementos en torno al 30% en promedio. Hay problemas con el abastecimiento de algunos productos. Por mayores costos de frío y logística, en octubre el consumidor pagó 12,6 veces más por la manzana de lo que percibió el productor, según informe de CAME.  

El titular de la Cooperativa Frutihortícola del Noreste, Américo Barua estimó que en promedio en las últimas semanas se registraron aumentos del 30% en algunas frutas y verduras, por estacionalidad y por la suma de inconvenientes que hubo este año para las distintas producciones, afectadas por la sequía y por heladas en sus zonas de origen. 

Uno de los mayores aumentos observados se da en la manzana, que cuesta $150 por kilo en su variedad “deliciosa”, según una recorrida que NORTE hizo ayer por varias verdulerías de la ciudad. 

Con una postura de cierto desacuerdo con el informe de brechas que elabora CAME, Barua explicó a NORTE: “En los mercados, se maneja el precio en función de la oferta y la demanda. Si hay mucha mercadería, el precio se cae. Las grandes cadenas sí tienen mayores distorsiones”. 

El directivo destacó que el funcionamiento del mercado hace posible que, si algún producto aumenta su precio por algún factor específico, puede bajar pasados unos días cuando el contexto se normaliza, algo que “en otros mercados no ocurre”, como es el caso de la carne vacuna. 

Justamente los problemas de abastecimiento son motivos para incrementar precios, como ocurre en este momento con el limón, el morrón rojo y la papa, por ejemplo. Los inconvenientes en la provisión de papas se deben a problemas en zonas productivas, mientras se aguarda el ingreso “de otra zona dentro de 20 días para que se normalice” el abastecimiento, según indicó. 

De esa manera, Barua resaltó que los faltantes y la incidencia en los precios se dan por estacionalidad y también por el gran impacto de la sequía y, anteriormente, de las heladas en distintas regiones productivas del país. “Además, influyeron mucho las restricciones a la circulación, que todavía continúan”, sumó, detallando que la logística para estos productos implica transitar varias provincias. “Nadie tiene abastecimiento propio. Hay que cruzar varias provincias y transitar como mínimo 1000 kilómetros”, agregó. 

Otros faltantes 

Otro producto que presenta faltantes en estos días es el zapallo: “Es un caso emblemático. El zapallo brasilero hoy es oro. Cuesta 80-90 pesos el kilo al por mayor y puede valer hasta 150 pesos en la verdulería. Es por efecto de la sequía y de las heladas, y todavía no hay producción”, describió, y reveló que también el choclo tiene escasez.  

En cuanto a los productos con abastecimiento normal mencionó a la naranja y próximamente, en 25 días, habrá más oferta en el mercado de sandías, con precios bajos, y también “melones baratos”. “Todavía hay problemas con las bananas”, señaló.

En ese contexto, Barua recomendó elegir productos de temporada y sustituir aquellos que tengan precios elevados o con aumentos notorios. “Si el tomate está muy caro, se puede hacer una ensalada con rúcula. Si el zapallito está muy caro, no lo compremos”, resaltó. 

 

El zapallo brasilero hoy es oro. Cuesta 80-90 pesos el kilo al por mayor y puede valer hasta 150 pesos en la verdulería. 

 

Del campo a la mesa: las brechas de octubre 

La manzana fue una de las frutas con mayores aumentos en las últimas semanas. Dentro de los faltantes se anotan el zapallo, el choclo y la banana.

Los precios de los principales productos agropecuarios de consumo masivo tuvieron durante octubre una suba promedio de 27,04% en origen. En destino, los comercios minoristas midieron un aumento de 8,71% y los hipermercados de 15,25%. 

Los datos sobre incrementos de precios y brechas entre lo que percibe el productor y lo que paga el consumidor surgen del Índice de Precios en Origen y Destino (IPOD) que elabora el sector de Economías Regionales de CAME, en base a los precios de origen de las principales zonas de producción y a más de 700 precios de cada producto en destino, relevados no sólo en verdulerías y mercados por un equipo de 30 encuestadores, sino también mediante un monitoreo de los precios online de los principales supermercados del país, durante la segunda quincena del mes.   

Menos que en septiembre 

La brecha de precios para el promedio de los 24 principales productos agropecuarios que participan de la mesa familiar se ubicó en 4,49 veces en octubre, 10,4% por debajo de septiembre. La participación del productor en el precio final subió a 28,3%.

La brecha de precios se mide entre lo que pagó el consumidor y lo que recibió el productor por los productos agropecuarios en el campo. El descenso de octubre, con respecto al mes anterior, fue impulsado por fuertes caídas mensuales en las brechas del zapallito (-55,1%), la naranja (-54,9%), la mandarina (-54,5%) y la calabaza (-52%).

Hubo 12 productos con subas de brechas y 12 con bajas, pero las bajas fueron más profundas que las alzas.

En promedio, los consumidores pagaron 4,49 veces más de lo que cobró el productor por los productos en la tranquera de sus campos, cuando en septiembre la diferencia fue de 5,01 veces.

Otros datos:

-Índice de Precios en Origen y Destino Frutihortícola: bajó 13,9% en el mes y la brecha para esos productos promedió en 4,78 veces. 

-Índice de Precios en Origen y Destino Ganadero: bajó 0,3%, con una brecha que promedió en 3,37 veces. 

-Participación del productor en el precio final: subió a 28,3%, 10,2% por encima de septiembre.

Los extremos: manzanas y frutillas

En octubre, la brecha mayor se detectó en la manzana roja, donde el precio se multiplicó por 12,6 veces desde que salió del campo, seguida por la zanahoria (11,3 veces), la pera (10,3 veces) y el pimiento rojo (6,4 veces).

Los productos con menores brechas, en tanto, fueron: la frutilla, que se mantuvo en 1,6 veces; la acelga, que bajó a 2,1 veces; el pollo (2,16 veces) y el repollo (2,82).  

Analizando los IPOD individuales, para cada producto, este mes los dos extremos estuvieron dados por la manzana roja, con una brecha de 12,6 veces, y la frutilla, donde la brecha fue de apenas 1,6 veces (igual que en septiembre).

En el caso de la pomácea, el productor entrega su producción a los galpones de empaque durante el primer trimestre de cada año. Luego, la comercializadora fija el precio y la forma de pago.

La frutilla, por su parte, tiene un alto costo de producción y al ser considerada un producto altamente perecedero tras su salida de la cadena de frío, el comercio minorista opta por resignar ganancia para mover el producto, fijando un precio cercano al percibido por el productor -estrategia comercial que se registró durante todo el año-.

 Donde más subió y bajó 

-IPOD cebolla: subió 25,6% en el mes, siendo el de mayor aumento. Ese comportamiento se dio por la disminución de 35,6% en los precios de origen y de 19,1% en los precios de destino. La variación del precio en origen, según comentaron los productores, ocurrió por el ingreso de la producción de Salta, Córdoba, San Juan y Mendoza, lo que bajó el nivel de precios que se había elevado en septiembre por el exceso de demanda, causado por una merma en la oferta de cebolla. Interanualmente, se observó una variación del 27,01% en el precio de origen.

- IPOD manzana roja: subió 23,8% en el mes, siendo el segundo producto con mayor aumento. La suba se explica por una variación de 22,2% en los precios de destino frente a una disminución de 1,3% en los precios de origen. Interanualmente los precios de origen subieron 52,78%.

- IPOD zapallito: lideró las bajas con una variación de -55,1%. Esa reducción responde a un aumento de 1,4% en los precios de origen frente a una caída de 54,43 en los precios de destino. Interanualmente, se observa una variación de 35,11% en el precio de origen.

- IPOD naranja: fue el segundo producto con mayor baja (-54,9%). La reducción responde a un aumento de 127% en los precios de origen y un alza de solo 2,4% en los precios de destino. Los productores consultados comentaron que el aumento en origen se debe a la falta de fruta. Este problema se dio todo el año dado que la oferta no puede igualar la demanda desde el año pasado donde, por cambios bruscos en el clima, mucha producción se perdió. Interanualmente se observa una variación positiva de 608,76% en el precio de origen.

Tanto la naranja como otros cítricos dulces han tenido durante el transcurso del presente año un reacomodamiento de precios, debido al atraso en los precios de origen; situación que conllevó una rentabilidad negativa para el productor citrícola en años anteriores.

La participación promedio del productor en el precio final del producto subió de 25,7% en septiembre a 28,3% en octubre. La mejor situación la siguen teniendo los productores de frutilla, que recibieron el 62,6% de los precios de venta minorista. En cambio, en la manzana roja el productor apenas recibió el 7,9% del precio final.