Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/197223
En el Gran Resistencia

El transporte público perdió $30 millones por la pandemia

Es por la caída de pasajeros transportados y el atraso tarifario. Esperan que con nuevos aportes se puedan sortear las dificultades.

La pérdida de pasajeros y el atraso de las tarifas generó que hoy las empresas que prestan el transporte urbano de pasajeros en el Gran Resistencia denuncien que perdieron por la pandemia unos 30 millones de pesos.

Los funcionarios consultados indicaron que calculan una pérdida menor pero aún así es una cifra que no se podrá saldar rápidamente. Ahora desde la parte empresaria reconocen que los adelantos de los subsidios permite mantener el servicio pero temen que en poco tiempo esta herramienta se agote. Por eso consideran que de manera urgente deben encontrar salidas o de lo contrario no habrá forma de evitar que el servicio colapse.

Los funcionarios están al tanto de la situación actual y están trabajando para encontrar una solución que implicará una ayuda económica del gobierno. Y si bien todos reconocen esto, algunos consideran que deben acelerarse los tiempos para poder dar una respuesta urgente que evite que las empresas quiebren en los próximos meses. Incluso indicaron que esperaban una respuesta de acuerdo con los compromisos asumidos pero esto no habría ocurrido como esperaban los empresarios del rubro que viven una situación precaria.

OTROS RECLAMOS

En tanto, durante la pandemia se fueron dando distintas situaciones y no todas  las medidas que tomaron sirvieron, incluso algunas fueron contraproducentes. En tal sentido, mencionaron que el corredor para el transporte de pasajeros es una idea que no funcionó tomando en cuenta que muchas veces autos y camionetas estacionan en los corredores afectando la circulación de los colectivos. Incluso aseguraron que los choferes deben realizar maniobras para poder continuar el recorrido.

MENOS PASAJEROS

Uno de los efectos de la pandemia fue la caída de pasajeros transportados. El problema más serio es que la gran mayoría cree erróneamente que el colectivo es una fuente de contagio. Este prejuicio generó que la mayoría busque movilizarse de otra forma y no suba a los colectivos que circulan en el área del Gran Resistencia.

Larga y media distancia aún sin poder funcionar

Los supuestos anuncios y declaraciones sobre la vuelta del servicio de larga distancia no fueron más que aspiraciones que de momento no se podrán concretar. Resulta que para que el servicio de larga distancia pueda funcionar las empresas necesitan que todas las provincias habiliten el ingreso de pasajeros, algo que de momento no pasará. Por ejemplo, hoy podrían llegar solo a Resistencia pero no hay garantías de lo que pase en Formosa, Santa Fe o Misiones. Es decir que para que el transporte de larga distancia pueda volver se necesita que todas las provincias y comunas permitan nuevamente el arribo de personas. La misma situación se da en la provincia, donde hay comunas que no permiten el ingreso de personas que hayan estado en otras jurisdicciones.

 Esto reduciría notablemente el número de destinos y por lo tanto volvería insostenible las operaciones de una empresa que presta el servicio de media distancia. Además, hay un protocolo que si bien está trabajado aún debe cumplir con algunos pasos para poder estar en marcha. Ese protocolo reduce la cantidad de pasajeros que se puede transportar, como también obliga a tomar algunas medidas de bioseguridad. Pero uno de los puntos más polémicos que surge es quién pagaría el hisopado en caso de que el mismo se exija en el destino del pasajero. Hoy los valores de un estudio superan ampliamente lo que podría a llegar a costar un pasaje y las empresas no están en condiciones de enfrentar el nuevo costo.

Notas Relacionadas