Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/193549

La dignidad de un servicio periodístico de 52 años

NORTE acredita una trayectoria de 52 años que convirtió a sus páginas en referencia, orientación y pleno compromiso con toda la realidad social, política e institucional del Chaco, pero con especial énfasis en la defensa de valores como la libertad de prensa, la apertura hacia todos los sectores, una conciencia de integración federalista y lo que fue un matiz relevante, promover y respaldar todas las actividades económicas con una identidad plenamente identificada con la producción agropecuaria en todas sus facetas y el desarrollo de la agroindustria como prioridades constantes.

Se puede decir también que eso convirtió a NORTE en un diario algodonero en todas las etapas de su trayectoria y su archivo registra episodios que hicieron historia en reivindicaciones a veces multitudinarias y un aliento al cooperativismo agrario, a las representaciones del ruralismo provincial, regional y nacional, abriendo páginas a la gestión de dirigentes gravitantes que levantaron voces y promovieron manifestaciones que tal vez no se escuchan y se extrañan hoy, cuando las posibilidades de la provincia, la región y el país pueden convertirse en el soporte de una recuperación vigorosa y del aprovechamiento de oportunidades con un potencial disponible para incorporar la tecnología de los nuevos tiempos y establecer un punto de partida en la soberanía alimentaria, desafío que acentúa su vigencia.

La historia de NORTE nace en 1968 cuando un grupo de empresarios y profesionales deciden ofrecer otra alternativa a la hegemonía de El Territorio, un diario adquirido por la CGT en la gestión del gobernador Gallardo pero que se convertiría en rehén de los gobiernos de turno, especialmente con aquellos de facto que se fueron sucediendo en 1955, 1958,1966 y el remate de 1976.

La primera década estuvo caracterizada por dificultades que los empresarios fundadores no pudieron resolver sin episodios de turbulencia hasta arribar a una etapa en 1973 que iba a tropezar con el secuestro de la edición del 24 de marzo de 1976, un cierre del 1 de julio y la detención de su director.

La intervención judicial dispuesta por el gobernador de facto, general Antonio Serrano, parecía un salto al vacío que vino a neutralizar sustancialmente la decisión de los empresarios que continuaban en Corrientes la prédica de don Juan Romero, fundador del diario El Litoral, que se atrevieron al desafío de cruzar el puente y advertir que el Chaco necesitaba un diario con otra dinámica, con preceptos de una voz independiente y progresista, aunque afrontando las inversiones y los compromisos de la nueva etapa que alumbró a Editorial Chaco, constituida con la presidencia de Raúl Romero Feris que ya incursionaba en la política de la vecina orilla donde también fundaría el Partido Nuevo y alcanzaría la gobernación de Corrientes con un liderazgo que, no podemos dejar de decirlo, le costó un asedio de escollos judiciales politiqueros que sobrellevaría como un preso político cuya larga y digna historia culminaría con un fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos que condenó el atropello, poniendo al desnudo los avasallamientos consumados dañando a su persona, a su familia y a su crédito político.

Hoy la conducción empresaria está renovada en los hijos del fundador, y NORTE debe afrontar como culminación de las adversidades que en los últimos años jaquearon a la prensa regional argentina, una etapa de modernización con la edición digital en todas sus plataformas y, con el mismo tronco, se edita NORTE Corrientes, también impreso en la planta ubicada sobre la autovía Avellaneda.

La situación sin precedentes de una pandemia que castiga al mundo y viene cobrando precios muy altos en el Chaco, determina que el equipo periodístico se resguarde operando a distancia con una modalidad que tuvo su mejor logro en que este diario no dejó de circular un solo día en todo el ámbito, el mismo en el que conquistó un gran caudal de lectores desde hace largo tiempo.

La consigna de estos 52 años es el empoderamiento social con una responsabilidad colectiva en la que los medios de comunicación vuelquen toda su dinámica en defensa de la vida, y seguramente apuntalarán la recuperación de los daños económicos, sociales y de toda índole que el mundo todavía padece y los mayores recursos científicos no obtienen esa vacuna que es la esperanza compartida en todas las latitudes para abandonar este calvario.

Son circunstancias nuevas, complicaciones nunca vistas y también voces encontradas, pero este diario no se apartará de la huella de servicio, esencialmente constructiva y con el timón orientado al bien común. Aquí estamos y seguiremos estando con la dignidad de estos 52 años.s

Temas en esta nota

Editorial Aniversario NORTE