Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/192844

Giménez: “Hay hartazgo y eso genera que los comerciantes tomen decisiones extremas”

El titular de la Cámara de Comercio marcó las desigualdades entre distintas zonas comerciales de la ciudad, con locales que sólo respetaron los primeros 14 días de cuarentena y luego abrieron.  

Centro3.jpg
Desde la Cámara de Comercio advierten que no hay más lugar para restricciones y piden continuar con las aperturas progresivas y extensión de los horarios.

Luego de los anuncios del gobernador Jorge Capitanich sobre la extensión del aislamiento preventivo, social y obligatorio hasta el 28 de junio, con disposiciones que comenzaron su vigencia desde las cero de ayer, el presidente de la Cámara de Comercio de Resistencia, Martín Giménez repasó las prioridades en materia de flexibilización de ciertas actividades y de los horarios, una vez que esté realizado el análisis de la “prueba piloto” implementada en la ciudad. 

Si bien hay expectativas sobre decisiones que la Provincia podría tomar esta semana, permitiendo abrir comercios de venta de indumentaria y calzado, el dirigente advirtió que nuevas decisiones de extender la cuarentena generan, ante todo, un perjuicio económico y laboral, y a nivel general "hartazgo en el comerciante, que se cansa y termina abriendo igual, sin protocolos ni permisos”. “Los comerciantes entran en un nivel de desesperación y, al no tener una salida, toman esas decisiones extremas”, agregó. 

Giménez.jpg
“La situación está desmadrada. Los comerciantes están cansados de estar cerrados hace más de 80 días, se están fundiendo”, graficó Martín Giménez.

En diálogo con NORTE, Giménez recordó que los comercios de rubros no exceptuados pueden abrir sus puertas al público de 8 a 14, como ya lo estuvieron realizando la semana anterior durante la “prueba piloto”. Finalizado ese horario, pueden seguir operando a puertas cerradas con las modalidades delivery o retiro en el local. En cuanto a los comercios no habilitados para atención al público, deben seguir trabajando mediante delivery, de 8 a 20.

Con respecto a los rubros esenciales, seguirán operando de 8 a 18, excepto aquellos que venden alimentos, bebidas, productos de higiene y limpieza y farmacias, que pueden extender el horario de cierre hasta las 20, como lo vienen realizando.

 

Medidas para sectores críticos 

Con respecto a los anuncios del gobierno provincial, concentrando controles en las zonas más críticas de la ciudad, el titular de la entidad mercantil coincidió con la necesidad de “ser quirúrgicos, porque ya pasó la etapa de tomar medidas generales, para todos”. “Hay que accionar sobre los barrios con problemas”, indicó y admitió que “restricciones siempre habrá” en cuanto a la circulación por la ciudad. “Somos muy conscientes y estamos predispuestos. Pero, aunque sea con restricciones, necesitamos la reapertura económica. No estamos pidiendo la reapertura de boliches sino de tiendas de ropa, de calzados y otros rubros”, subrayó. 

En ese punto, lamentó que “desde el 1° de abril, la actividad comercial en la periferia abrió en forma indiscriminada”. “Avisamos a las autoridades municipales y provinciales, y les indicamos los lugares en avenida Castelli, Marconi, Mc Lean. Allí sólo tuvieron 14 días de cuarentena y después abrieron todos los comercios; mientras el resto, en el centro, llevan 80 días cerrados”, describió, y habló además de locales de ropa abiertos en la zona de la Vieja Terminal, por calle Santiago del Estero. 

 

 

Se tendría que haber adelantado la apertura de la actividad comercial en forma ordenada, para evitar que cada uno tome sus decisiones como ocurre aquí desde hace un tiempo atrás.

Martín Giménez 

 

 

 

Expectativa 

Se aguardan por estas horas definiciones sobre la propuesta de la Cámara de Comercio para la apertura por etapas, que estipulaba para esta semana que vuelvan a funcionar con atención al público comercios de venta de indumentaria y calzado. Del mismo modo, se esperan decisiones sobre la prueba piloto, que por resolución terminó el domingo. 

Centro2.jpg

Entre las iniciativas presentadas al gobierno, la entidad empresarial requirió la extensión del horario comercial hasta las 16 (hoy es de 8 a 14). “La propuesta que llevamos contempla varias etapas para extender la cantidad de días, horarios y sumar rubros para abrir gastronomía, centros comerciales, gimnasios. No todos al mismo tiempo, pero ir flexibilizando”, precisó Giménez. 

“La situación está desmadrada. Los comerciantes están cansados de estar cerrados hace más de 80 días, se están fundiendo”, graficó y sumó: “Entiendo que se tendría que haber anticipado toda esta situación, en el sentido de adelantar la apertura de la actividad comercial en forma ordenada, para evitar que cada uno tome sus decisiones, como ocurre aquí desde hace un tiempo atrás. Ahora cada uno hace lo que le parece. Esa no es la idea y no suma epidemiológica y económicamente, porque en definitiva el más obediente es quien se lleva la peor parte o el comerciante que está en la peatonal, que es el más expuesto porque si abre todo el mundo se entera”, describió. 

En el inicio de una semana, donde el movimiento en el microcentro se intensificará por el pago de salarios y múltiples beneficios, el dirigente pidió: “Necesitamos abrir los comercios de indumentaria por una cuestión de temporada, porque lo que ya no venden en junio, no lo venden más”. 

“Estamos en una cuarentena demasiado larga y es imposible para la actividad económica sostenerse tanto tiempo con las puertas cerradas. CABA y AMBA, que tienen el 95% de los casos positivos de COVID-119, abrieron desde el lunes indumentaria y calzado. Y acá seguimos igual, con comercios cerrados”, contrastó. 

Centro.jpg

Ventas con peor desempeño que el promedio nacional

CAME informó el fin de semana que, en mayo, tercer mes de cuarentena en el país, las ventas minoristas en el país cayeron un promedio del 50,8%. “Acá puede ser peor que el promedio nacional. Entre las 30 ciudades, estamos en el fondo de la tabla porque acá la flexibilización es menor que en el resto”, trazó Martín Giménez. 

En ese punto, planteó que “en provincias que ya flexibilizaron y permitieron una apertura generalizada, los comercios no venden porque no hay movimiento”. “En Corrientes abrieron y venden un 30% de lo que vendían antes. Recién después de los 10 días empezó a repuntar un poco la actividad comercial. Allí los rubros nuevos que abrieron como joyerías, bazar o marroquinería, vendieron muy poco”, marcó. 

“Por eso es que hace 40 días vengo pidiendo abrir la actividad, porque cuando un comercio abre no es que la gente sale a comprar en manada, porque no hay necesidades más que las de consumo indispensable, ni tampoco disponibilidad de dinero”, graficó el dirigente. 

 

Sistema de turnos y permisos 

“El último sistema de permisos anduvo mejor que los anteriores”, aseguró el presidente de la Cámara de Comercio al analizar el funcionamiento y utilidad del permiso provincial para circular. Y sobre los turnos, consideró que es práctico “para algunas actividades”, como las profesionales, que necesariamente necesitan funcionar con un sistema de turnos, o también en el caso de comercios como las ópticas.