Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/187834
Baño de realidad para el gobernador

Chubut: Arcioni sufre rebelión interna y pierde fuerza su plan megaminero

El gobernador Mariano Arcioni, alentado por el presidente Alberto Fernández, venía desde noviembre amagando con su proyecto para impulsar la megaminería en Chubut.

agua chubut2.jpg
La defensa del recurso fundamental del agua, del ambiente y el rechazo a la contaminación es muy firme entre los vecinos chubutenses (Foto: Diario Jornada).

   Rawson, 13 (Con Informaciones de OPI Santa Cruz y Diario Jornada) – Y esta semana finalmente se había decidido a solicitar el tratamiento de un proyecto al respecto. Por ello sorprendió mucho que sus propios diputados (massistas), los diputados K, los intendentes de Trelew y Madryn, la oposición y hasta algunos de sus funcionarios, mostraran su lado “anti-minero”, tratando de despegarse de la iniciativa. Un hecho impactante.

   Más impactante aún, cuando hace pocas horas el propio Carlos Relly, secretario general de la Gobernación, dijo nada menos que en Esquel que “la minería es la columna vertebral de un plan estratégico de crecimiento económico y desarrollo social”, ligándolo estrechamente a las “políticas productivas” para desarrollar Chubut.

agua chubut.jpg

   La respuesta pública no se hizo esperar y fue contundente. Las organizaciones ambientales, los vecinos de las regiones más amenazadas y el conjunto social reaccionaron a esta “preparación del terreno” por parte del gobierno, que deslizaba la idea de que la megaminería era prácticamente un hecho en Chubut.

   Tan rápida fue la necesidad de despegarse de la onda expansiva que produjo el rumor de que la megaminería era inevitable, que el propio vicegobernador Ricardo Sastre; su hermano Gustavo, intendente de Puerto Madryn; y el intendente de Trelew, Adrián Maderna, respondieron este lunes al petitorio antiminero entregado por los vecinos el viernes pasado. En el documento solicitaban a los funcionarios “una clara definición”.

   Mediante un comunicado, los dirigentes respondieron a la demanda y sentaron su posición al respecto. Además, varios de los diputados que controlan cada uno de ellos se mostraron en redes sociales con carteles de “No a la Mina” y “No es NO”. La movida política no responde a un cambio de posición ideológica, más bien es directamente proporcional al humor popular y público que detectan los legisladores, quienes fueron advertidos por los pobladores de las serias implicancias que tendrá para el futuro político de ellos o de cualquiera que apoye esta avanzada de las empresas y el gobierno nacional en Chubut.

 

 

Temas en esta nota

Chubut Megaminería