Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/187033
Charla con Romina Gómez Marecos

Bulle la sangre del jazz en la Nea Big Band

La banda celebra sus cuatro años de formación. La cita es este sábado a las 21 en el Fogón de los Arrieros, Brown 350, Resistencia.

“Me siento muy feliz de haber cumplido una nueva etapa. Esto es difícil sostener, lo hacemos desde la auto gestión, todo a pulmón”, expresó Romina Gómez Marecos. “Estos cuatro años han sido muy importante en lo personal y para varios chicos que están desde el primer día”, agrega Pepo Bianucci.

“También es relevante para quienes se fueron sumando a lo largo de estos años. Se está generando el hecho de la que Big Band es una entidad. Es decir hay un compromiso pactado con la banda. Ahora federalizamos las responsabilidades. Ese compromiso está a pesar de que no cobramos un peso. Cuando hay plata es para repartir y recuperar algo de los gastos que venimos haciendo para construir y sostener la Big Band”.

Por su parte Fernando Gualini, otro de los fundadores manifestó que estos cuatro años han sido de mucha satisfacción. “Hemos crecido en el jazz en la región. Creció el movimiento en Corrientes y Resistencia. A la vez de placentero este camino fue también difícil. Es complejo armar un grupo de trabajo con gente que esté entusiasmada, perseguir los mismos objetivos y trabajar en torno a una música que a la vez es exquisita pero tiene una exigencia muy alta. Seguramente el año que viene estaremos transitando otro año con muchos deseos de estar aportando al movimiento del jazz en la región”, remarcó Gualini. La Nea Big Band es única en la región, no existe otra en Formosa o Misiones, músicos de las dos orillas – Chaco y Corrientes si lo hicieron posible.

Romina Gómez Marecos toca el saxo en la Nea Big Band. Se muestra entusiasmada en este cierre de año y esperanzada con seguir trabajando en la banda. “Me siento muy feliz de haber cumplido una nueva etapa. Esto es difícil sostener, lo hacemos desde la auto gestión, todo a pulmón y por gusto personal. Nadie cobra un peso aquí. Esto lo hacemos por gusto y por crecimiento personal. Es prácticamente una escuela. Como todo grupo grande es difícil llevarlo adelante pero lo estamos haciendo. Han pasado por aquí varios músicos. Nos quedamos algunos. Nos renovamos. Otros se fueron. Hay gente nueva. Estamos expectantes a esta fecha del sábado en el Fogón de los Arrieros. Además cabe agregar que hay en esta nueva formación muchas chicas.

— ¿y eso por qué se dio?

La verdad es que no lo sé. Pudo ser coincidencia con la nueva era. Ahora se exige que haya un cupo de mujeres sobre el escenario. Nosotros sin querer fuimos cumpliendo con ese cupo. Las chicas se fueron animando a tocar y a querer expresarse. Hemos formado un lindo grupo y ojalá que siga el año que viene. Estamos con ganas o tenemos ganas de seguir.

— Me decían que han "federalizado" las responsabilidades en el grupo, ¿cómo se vive esa situación?

Suceden cosas buenas para sostener el grupo. Esta situación es para aumentar un poco las responsabilidades de cada integrante. Algunos se hacen cargo de las partituras, otros jefes de fila, otros de conseguir lugar para ensayar. Así vamos creciendo. Esta formación exige mucho estudio, tiene sus exigencias y nosotros lo queremos hacer decorosamente bien. Para hacerlo así se necesita del crecimiento personal de cada integrante de la banda. Todo es por amor a la música y a este género sobre todas las cosas.

— ¿Creciste en la Nea Big Band? ¿Haces improvisaciones?

Sucede que desde muy chica siempre escuché jazz. No me animaba hacer estas cosas y quizás necesitaba de alguien que me respalde para comenzar a incursionar en el género. Estar adentro de la Big Band significa abrir mentalmente tu corazón, abrir tu conocimiento e improvisar. Improvisar dentro del estilo que estas tocando y para eso hay que escuchar mucho big band.

— Este año fueron a Rosario al Festival Big Band, ¿qué te produjo esa experiencia?

Ha sido una linda experiencia personal pero sobre todo una gran experiencia grupal. Fue importante porque nos conocimos más fuero de lo musical. En lo musical nos ubicó en saber qué nos falta, cómo vamos transitando este camino.  Al mismo tiempo ser parte de este festival fue un cimbronazo. Escuchar música en vivo, compartir espacios con músicos de trayectoria y después trasladar todo eso a la realidad es estimulante. Vimos cómo viven otros músicos el desarrollo de sus bandas. Uno aprende de todas esas experiencias, hasta como pararse, cómo tomar el instrumento, hasta cómo comportarse cuando no estás haciendo música. Tenemos que seguir laburando, esto es pasito a pasito, logro a logro, nada es inmediato. Hay que tener paciencia.

— En ese contexto aún es más notable subrayar la importancia de la música en vivo y esta presentación del sábado.

Totalmente. En la música en vivo se transmite otra energía especial. La música en vivo es otro salto de calidad cuando por un instante dejas de escuchar música grabada. Ojo, nuestra gran fuente de estudio es la música grabada, pero poder ir a escuchar siempre la música en vivo enrique, te cultiva, te nutre. Ojalá no se pierda la apertura de ir a escuchar y no tener reparo en pagar una entrada. Cuando la gente paga una entrada está cubriendo apenas los gastos de estudio. No digo ganar, el músico no va para ganar plata. Así lo vivimos nosotros.

Formación de la Nea Big Band

Pepo Bianucci-bateria

Fernando Gualini-guitarra

Andrés Chabrillon-piano

Antonella Romero-bajo

Emmanuel "pepo" García-saxo alto y tenor

Claudia Pinsker-saxo alto

Iván Minchoff-saxo alto

Romina Gomez Marecos-saxo tenor

Belkis Erika Smith -saxo tenor

Ruben Sosa-saxo soprano/flauta

Darío Lezcano-trompeta/flugel

Fernando Chuquiruna-trompeta

Nayla Amado- trompeta

Ezequiel Silva-trompeta

Ulises Benitez-trombón

Hugo Giacomello-trombón

Roberto Cardozo -trombon

Mercedes Gabardini-management