Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/172480

Candidatos juegan sus últimas cartas

B alotaje presidencial en Brasil. Jair Bolsonaro, a través de internet. Su rival del PT, Fernando Haddad, con la gente de la favela. La última encuesta da ganador al ultradere­chista por 56% a 44%. Más de 147 millones de brasileños irán a las urnas este domingo. 

Haddad cerró su campaña en la Favela de Heliopolis, en San Pablo.

SAN PABLO, 27 (AFP) - La balanza parece inclinada a favor de Bolsonaro, excapitán del Ejército y nostálgico de la dictadura, partidario de liberar el porte de armas, que afirma que “limpiará” a Brasil de corrupción, inseguridad y “comunismo”.

La otra opción es Haddad, el delfín del encarcelado expresidente Lula, que promete volver a los años dorados de bonanza económica comandados por el PT.La última encuesta de Datafolha muestra al ultraderechista con el 56% de las intenciones de voto, contra 44% del exministro de Educación.

¿”VIRADA” INSUFICIENTE?

Haddad, de 55 años, exalcalde de SÆo Paulo (2012- 2016), obtuvo en primera vuelta 29% de los votos, frente al 46% de Bolsonaro. Fuerzas políticas de centroizquierda y activistas dentro del propio partido han criticado al PT por no haber hecho un mea culpa por sus errores y haberse alejado de las clases populares, impidiéndole a Haddad formar un “frente democrático” para el balotaje.

En su último acto de campaña, el exministro de Lula realizó una “caminata por la paz” en Heliópolis, una de las mayores favelas de San Pablo. Varios centenares de seguidores lo acompañaron por las estrechas callejuelas de la barriada, en clima de fiesta y vestidos de blanco.

“La población está tomando conciencia del salto a lo desconocido que significa la candidatura de Bolsonaro. Nos están queriendo vender gato por liebre, una persona truculenta por una persona pacífica”, afirmó. El optimismo entre sus militantes aumentó después de conocerse el apoyo del expresidente de la corte suprema Joaquim Barbosa, muy popular entre los brasileños por ser el primer negro que encabezó el máximo tribunal del país, además de conducir el juicio del “mensalÆo”, primer gran escándalo de corrupción que puso en aprietos al partido de Lula en 2005.

“Por primera vez en 32 años de ejercicio directo del voto, un candidato me inspira miedo. Por eso, votaré a Fernando Haddad”, tuiteó en la mañana Barbosa. Pero el espíritu de remontada sufrió un nuevo golpe al comienzo de la tarde, cuando el centroizquierdista Ciro Gomes -tercero en la primera vuelta con 12,5% de los votos-, rechazó darle respaldo explícito.

“NADA ESTÁ GANADO”

Mientras, Bolsonaro cerraba su campaña desde su casa, en Río, como viene haciendo desde el atentado del 6 de septiembre. El candidato fascista lamentó no estar cerca de la gente “por limitaciones médicas”, y pidió a sus seguidores que no dieran por cerrado el pleito.