Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/169479

Los ponchos son la obsesión

Los ponchos y las capas de mujer, ya sean en punto de lana, ganchillo o crochet, se han convertido en toda una obsesión, y firmas de moda y celebrities, han sucumbido a ellos.

El poncho, no es un fenómeno nuevo. En los años 60 y principios de los 70, Clint Eastwood se contorneaba a lomos de su caballo en los Spaghetti Westerns con esta prenda. Y Susan Dey (como Laurie Partridge) popularizó el poncho entre las adolescentes estadounidenses, desesperadas por emular la relajada y sensual belleza de sus somnolientos ojos.

Esta invasión de los ponchos en la moda, era un síntoma, junto con los caftanes bordados, los bolsos étnicos y los cinturones de macramé, de una nueva fascinación por la artesanía y la ropa étnica.

Empleados originariamente por los pueblos andinos a modo de capa para protegerse del frío y la lluvia, el poncho desapareció en gran medida hasta el 2002, cuando diseñadores como Dolce & Gabbana los encumbraron en la pasarela.

No pasó mucho tiempo hasta que iconos del estilo boho-chic como Kate Moss y Sienna Miller sucumbieran a ellos. En el año 2004, Karl Lagerfeld volvió a dar al poncho el protagonismo que se merece en su colección Paris – Dallas.

Durante los últimos años, junto con los kimonos, la tendencia se ha extendido como la pólvora en el mundo de la moda, convirtiéndose en una auténtica obsesión. Largos, cortos, tejidos a crochet o a ganchillo, con detalles étnicos como pompones y flecos, o más sobrios y elegantes… los ponchos, son unas prendas perfectas para las estaciones de otoño e invierno.

Temas en esta nota

Poncho