Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/149462

Allus aclaró que hubo un plan de contingencia el día de la tormenta

La empresa aclaró que la operatividad de sus call centers en Resistencia estuvo resguardada por un plan de contingencia y remarcó que los empleados tenían el día como justificado y no impactó como descuento en el salario.

Las versiones que salieron en redes sociales sobre el trabajo dentro del call center Allus el día de la tormenta llevaron a que la empresa emitiera un comunicado aclarando sobre el plan de contingencia llevado a cabo ante el fenómeno meteorológico.

A continuación NORTE reproduce las aclaraciones enviadas por uno Fernando García, gerente de Allus:

“Ante las intensas lluvias acaecidas el fin de semana pasado donde en pocas horas llovieron unos 200 milímetros en la ciudad provocando inundaciones en diferentes sectores de la misma, Allus informa la situación en sus dos centros de contactos que tiene radicados en Resistencia.

El edificio ubicado en Monteagudo 55 (site 8), el sábado a la madrugada se vio afectada toda la superficie del mismo con el ingreso del agua en unos 6 cm aproximadamente. El agua ingresó por la puerta principal del edificio proveniente de la calle donde superaba los 80 cm aproximadamente. Ante esa situación, Allus llevó adelante el plan de contingencia que su departamento de seguridad e higiene prevé para estos casos.

En primera medida se suspendió todo tipo de actividades del edificio, incluyendo el traslado a la sala de break, previa erradicación del agua,  de los 35 colaboradores que se encontraban trabajando en ese momento en el turno noche.

De inmediato, el equipo técnico de seguridad procedió a verificar que no haya riesgos eléctricos de ningún tipo adentro del edificio, controlando que el agua no haya impactado en ningún equipo. Recordemos que debido a la propia tarea que desempeña la empresa, la misma cuenta con altos estándares de seguridad y contingencia de personas y equipos.

Asimismo, se dispuso un equipo de mantenimiento que procedió al secado de los espacios de contacto y trabajo, conjuntamente con los colaboradores que se ofrecieron desinteresadamente a ayudar. Se avisó a los clientes de la situación para la derivación de tráfico como se suele hacer ante situaciones del tipo.

También se contó con el apoyo del área de Atención al Cliente Interno desde la sede de Córdoba para avisarles a los colaboradores que ante la imposibilidad de traslado no se desplacen hasta la empresa contemplando el día como justificado y no impactando como descuento en el salario. En ningún momento se autorizó  a los colaboradores a trabajar hasta tanto no se haya eliminado el agua del edificio  de manera total y verificado por el servicio técnico que estén todas las condiciones de seguridad aptas para el uso. La operación comenzó a funcionar a medida mañana del sábado dado la rápida acción de los equipos de Allus y  la mejora de la situación del clima, y para las 15 horas estaba el edificio operativo con normalidad.

En el otro edificio, ubicado en 9 de julio 1445  (site 9),  las intensas lluvias provocaron que colapse la capacidad pluvial ingresando agua por el techo sólo en un espacio que estaba inactivo en ese momento y no se utilizó durante el todo el fin de semana, hecho que también ya se encuentra solucionado.

La empresa comunica que ante esta situación u otras similares, el foco de la compañía siempre está puesto en la seguridad y el bienestar de sus colaboradores, siendo política de la misma las acciones detalladas como otras siempre a favor de sus empleados. Por ejemplo, ante un paro de colectivos la empresa les paga el taxi para que se desplacen a la empresa y sus casas”.

Notas Relacionadas