Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/231611

Estafa que no pasa de moda

El uso masivo de plataformas de mensajería instantánea, como WhatsApp, trajo aparejado el fenómeno de las estafas a través de las cuales los delincuentes buscan obtener claves, información personal y financiera de las víctimas.

Aunque estas maniobras delictivas no son nuevas, todos los años se repiten aprovechando un descuido o el desconocimiento de los usuarios.   

Uno de los engaños más comunes es el de usuarios de WhatsApp que reciben mensajes de conocidos que piden dinero ante un problema o supuesta emergencia. En estos casos, los estafadores simulan estar apurados y solicitan que la transferencia se realice sin demoras y para eso ofrecen un número de Clave Bancaria Uniforme (CBU). En el apuro por ayudar, muchos caen en la trampa. En realidad, todo comienza cuando los estafadores envían un mensaje de texto que aparenta ser de WhatsApp solicitando al usuario que les proporcione el código de verificación de seis dígitos que se envía por mensaje de texto para verificar la cuenta. Una vez que tienen el código en su poder, los delincuentes pueden tomar el control de la cuenta de WhatsApp del usuario. A partir de ahí, envían mensajes a los contactos (amigos o familiares) de la persona que engañaron, pidiendo dinero ante una supuesta situación que debe resolverse lo antes posible. Otra de las trampas que tienden los estafadores consiste en hacerse pasar por el servicio de soporte de WhatsApp y envían mensajes a los usuarios avisando sobre un problema con su cuenta. Después, solicitan a la víctima que brinde información personal, como su número de teléfono o dirección de correo electrónico, para resolver el problema.

Por eso es importante que si se recibe un mensaje o llamado de una persona desconocida se actúe con cautela. Nunca se debe hacer clic en los enlaces que mandan por WhatsApp pidiendo que se complete un formulario con datos personales para acceder a un supuesto beneficio. Vale recordar, por otra parte, que ningún banco solicita nombre de usuario, contraseña de cajero automático, clave bancaria, código de seguridad, número completo de tarjeta de crédito o transferencias de efectivo, ya que no se requieren esos datos para resolver las consultas que pueda realizar el cliente.

También hubo casos en los que delincuentes se comunican con la víctima asegurando que ganó un premio e inmediatamente piden un código que les permite abrir el chat en otro celular o computadora y acceder a contactos. Ese código es el que WhatsApp envía para confirmar la descarga y la apertura en otro dispositivo. Se trata de un engaño a través del cual el delincuente puede suplantar la identidad digital de la víctima y comenzar, como se explicó antes, a solicitar dinero "prestado" a los que están en la lista de contactos. Para eso ofrece una cuenta donde se debe girar el monto solicitado. Otra modalidad es la supuesta compra de dólares a valores más bajos de lo que la moneda norteamericana cotiza en el mercado. Durante la pandemia, la excusa utilizada por los delincuentes con más frecuencia fue la de ofrecer turnos para la vacuna contra la Covid 19. En los últimos meses la excusa utilizada fue que los datos personales, códigos o claves se solicitaban para avanzar con el trámite realizaron usuarios para continuar con el subsidio a la energía eléctrica.

En caso de recibir mensajes de una persona supuestamente conocida solicitando dinero, se aconseja contactarla con una videollamada para confirmar que el pedido sea real y así descartar la posibilidad de un engaño. Por otra parte, se debe tener en cuenta que nunca se deben brindar las claves de las cuentas y, en el caso de WhatsApp se recomienda utilizar la doble validación para acceder al celular. Además, se debe evitar publicar información personal en redes sociales, ya que eso puede facilitar la tarea a quienes se dedican a buscar nuevas víctimas para sus estafas en Facebook o Instagram. Hay que recordar una vez más: hay que tener presente que el contacto que nos envía un mensaje pidiendo dinero tal vez no sea la persona que conocemos y la tenemos agendada en el celular, por lo que en estos casos se debe actuar sin apuros y realizar una videollamada para chequear si es un conocido o no. Por último, el consejo más importante: nunca, bajo ninguna circunstancia, se deben compartir claves o datos personales.