Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/227033
Orlando Núñez

Columnista

Diciembre 2023, la gran película que se estrenará a fin de año

El gobernador del Chaco Jorge Capitanich en los últimos días le puso picante al conflicto con la Corte Suprema de Justicia por el juicio político que iniciará esta semana su camino en la Cámara de Diputados de la Nación. Retrucó la apuesta de Juntos por el Cambio que amenazó con bloquear la actividad legislativa si no se desactiva el proceso del oficialismo contra los supremos.

Capitanich planteó al presidente Alberto Fernández que ante el lock out de la oposición recurra a la herramienta del Decreto de Necesidad y Urgencia para salir del cepo que pretende imponer al Poder Legislativo nacional el espacio político que lidera el Pro.

Planteó en esta línea que es prioritaria una batería de reformas para el sistema judicial como la situación en el Consejo de la Magistratura, el número de miembros de la Corte, la duración del mandato de los jueces, sus declaraciones juradas e incluso, como al resto de los habitantes del país, incluirlos en el régimen del impuesto a las ganancias.

Ante el difícil cuadro de situación en caso de que no se alcance el consenso para encarar los proyectos que deberán tratarse en las extraordinarias legislativas Capitanich le recordó al presidente Fernández que tiene las facultades institucionales para lo propuesto.

La idea de Capitanich es que el Presidente modifique la Corte y el Consejo de la Magistratura mediante decretos en caso de que se impida la labor legislativa. Desde la Casa Rosada se hizo trascender que aún no se está pensando en nada de eso. Pero no disgusta esta herramienta para lo de la Magistratura.

Juntos por el Cambio se abroqueló con los supremos y se juega todo en impedir el juicio político. Impuso como condición innegociable para la vuelta a las bancas que se retire el proyecto del Congreso, en síntesis.

Pero detrás del cuestionamiento a la Corte Suprema hay algo que el mar encrespado políticamente pretende ocultar y mantenerlo fondeado, más allá de las irregularidades de las que se acusa a los ministros presididos por Horacio Daniel Rosatti acompañado de Carlos Rozenkrantz, Juan Carlos Maqueda y Ricardo Lorenzetti.

Lo curioso es que al proyecto del oficialismo su suman 11 pedidos más que existen contra integrantes de la Corte que serán tratados en la reunión de la Comisión de Juicio Político de la Cámara de Diputados de la Nación que preside Carolina Gaillard, convocada para este 26 de enero. Uno de ellos es el de Elisa Carrió, integrante de la alianza opositora con la Coalición Cívica Afirmación para una República Igualitaria (ARI) que cuestiona a Ricardo Lorenzetti.

Pero además de los cuestionamientos a los supremos que surgen de los 12 expedientes que hay en el Congreso nacional, el detonante fue la trama secreta que le dio forma al fallo de la Corte con evidente favoritismo para la Ciudad Autónoma de Buenos Aires que gobierna Horacio Rodríguez Larreta. El beneficio con fondos Coparticipables es en desmedro de los recursos de los Estados provinciales.

El dinero que sumará la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, la más rica y subsidiada del país, lo hará contra el resto de los argentinos. Afecta incluso al Norte Grande, el bloque de nuestra región generado más allá de los signos políticos que lo gobiernan para terminar justamente con la enorme asimetría que la Corte con esa decisión profundiza.

En este escenario para la situación de pobreza y de los excluidos sociales significa un paso atrás que frenará los atisbos de recuperación que se vislumbraban en los últimos tiempos.

El destino del Chaco y la Nación, en juego

No sólo la pelea por los fondos coparticipables marca a este recién nacido 2023. En este año viviremos una de las más importantes elecciones periódicas porque se ponen en juego el futuro gobierno del Chaco, la Legislatura y sus intendencias más el del país. Las renovaciones parciales pueden modificar las relaciones de fuerza en el Congreso de la Nación y en los poderes legislativos provinciales, esas son las apuestas de las fuerzas políticas hegemónicas.

Pero la ruta a transitar entre las gestiones de gobierno con pleno mandato aún y la campaña por la disputa electoral está construido sobre mucha incertidumbre. Especialmente en cuanto a la futura conducción de la Nación para lo que en el oficialismo el peronismo plantó un mojón que definirá la forma de elección de candidaturas en el primer Congreso Nacional que se hará a fines de febrero. La decisión será clave para el futuro del Frente de Todos. De cara a lo que se viene según la lectura de un encumbrado líder del peronismo y del Frente de Todos hay que prepararse para una disputa electoral "palo a palo" en la Nación.

Para la oposición el tránsito por la ancha avenida que conduce a las urnas tampoco le va a ser fácil. A la estrategia de impedir el juicio político a los supremos de la Corte judicial nacional suma un duro proceso interno para definir quién será finalmente el postulado o postulada para alcanzar la Presidencia de la Nación hoy en manos Alberto Fernández.

El gran escenario de la pelea en el partido Propuesta Republicana (Pro) está montado en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires con el enfrentamiento estelar interno pero también pujan para subir al cuadrilátero los precandidatos del radicalismo participante de la alianza Juntos por el Cambio.

Obviamente que las definiciones de las candidaturas nacionales en el marco interno de Juntos por el Cambio tendrá sus repercusiones en el Chaco. El radicalismo a nivel provincial tiene en carrera a dos ya lanzados en campaña por la gobernación: Leandro Zdero y Juan Carlos Polini. En tanto en el Pro Chaco aún públicamente nadie mostró intención de sumarse al desafío gubernativo y afrontan un debate interno con una fracción que cuestiona la representatividad de la presidenta de ese espacio Marilú Quiroz. De los demás aliados aún nada indica que también pidan pista.

En el oficialismo Jorge Milton Capitanich avanza con su campaña por la reelección y comparten la disputa por la conducción provincial el intendente de Resistencia Gustavo Martínez, el actual embajador en Paraguay y ex gobernador Domingo Peppo y ahora también levantó la mano el líder del Frente Integrador Juan Carlos Bacileff Ivanoff. Fue ex presidente de la Legislatura, ex vicegobernador y estuvo a cargo del Ejecutivo durante la gestión de Capitanich como jefe del Gabinete Nacional de la Presidenta Cristina Fernández.

La campaña política en el Chaco tomará velocidad entre febrero y marzo. En el peronismo coinciden en que para la mitad del año tendrían que reacomodarse las candidaturas y de allí se perfilarían las múltiples listas que aparecerán para poblar el sistema electoral de las colectoras que este año desplazó a las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias.

Habrá que reservar un lugar con tiempo para observar cómo se conforman las alianzas políticas en este año electoral. Los nombres que aparecerán en las múltiples boletas que llevarán a la cabeza a los candidatos o candidatas a la gobernación será un cóctel para todos los paladares -a algunos les gustará y a otros les caerá mal- pero así lo permitirá el sistema electoral para la elección del 17 de septiembre. Mezclará aspirantes a la Gobernación con interminables listas a la Legislatura, intendencias y Concejos municipales para definir a las autoridades que regirán los destinos de nuestra provincia a partir de diciembre de 2023.

Las nuevas reglas de juego para este capítulo electoral en el Chaco si bien no son nuevas permitirán asistir a hechos de los más curiosos por la trama de los acuerdos, con apoyos cruzados y acompañamientos políticos de los más insólitos e inimaginables. A prepararse para disfrutar o no de la gran película que ya se está filmando y se estrenará en diciembre.

Capitanich, testigo en el juicio a la Corte

El gobernador Capitanich será uno de los más de 50 testimonios que recibirá la Comisión de Juicio Político en el Congreso de la Nación en la investigación contra la Corte Suprema de Justicia abierta por el oficialismo en el último expediente ingresado al Congreso. En el proceso que a partir de ahora se abre en la Comisión de Juicio Político de la Cámara de Diputados deberán comparecer los jueces y los testigos convocados. Los diputados oficialistas proponen una extensa lista que la encabezan los jueces acusados Horacio Rosatti, Carlos Rosenkrantz, Juan Carlos Maqueda y Ricardo Lorenzetti. En calidad de testigos figuran Silvio Robles, asesor de Rosatti y Marcelo D’Alessandro, ex ministro de Seguridad porteño en uso de licencia y una serie de gobernadores entre los que figura Jorge Milton Capitanich en sexto lugar y figuras del derecho como Baltazar Garzón, el abogado y doctor Damián Loretti, Andrés Gil Domínguez y Eugenio Zafaroni más innumerables organismos de derechos humanos.

Los demás gobernadores que pasarán por la Comisión serán Axel Kicillof (Buenos Aires), Raúl Jalil (Catamarca), Mariano Arcioni (Chubut), Gildo Insfrán (Formosa), Sergio Ziliotto (La Pampa), Ricardo Quintela (La Rioja), Alicia Kirchner (Santa Cruz), Gerardo Zamora (Santiago del Estero), Gustavo Melella (Tierra del Fuego) y Osvaldo Jaldo (Tucumán).