Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/224369
Sería inminente la aprehensión de otra persona

"Justicia y que no haya otra Jaqueline", pidió el padre de la joven

Gustavo Romero dio su dramático testimonio a NORTE sobre el duro momento familiar que atraviesa tras el femicidio de su hija.

SÁENZ PEÑA (Agencia). "A mi hija la asesinaron con dos puñaladas en el cuello, además fuentes de la investigación están trabajando en la detención de otras personas que podrían estar implicadas en su asesinato", aseguró a NORTE Gustavo Romero, padre de Jaqueline Romero, la joven cuyo cuerpo fue encontrado en una represa del barrio Sarmiento.

Dijo casi suplicando "Quiero justicia para mi hija, que no haya otra Jaqueline, y que nunca un padre tenga que ver lo que yo vi en la morgue. Muerta a mi hija, casi irreconocible". El padre de Jaqueline y otra hija, Daiana Romero, que ayer estaban en la puerta del juzgado de esta ciudad esperando ser recibidos por la fiscal que tiene el caso, Liliana Lupi, accedieron a conversar.

"El padre de la menor asesinada pidió justicia y que se esclarezca el caso como tiene que ser, y que nadie quede en libertad. A la par pidió a conocidos de su hija que, si saben algo, se lo cuenten a ellos o a la fiscalía que investiga", solicitó.

Otros cómplices

"Desde la investigación, se estarían manejando varias pistas más, entre ellas la participación de otra persona en el asesinato de mi hija", aseguró Gustavo. A lo que agregó: "Pero más de eso no puedo comentar, porque todo es investigación por el momento, por parte del subcomisario Darío Romero, con quien mantenemos permanente contacto", añadió.

Había denunciado al novio

El padre de Jaqueline contó a este diario que "su hija en su momento supo denunciar a Rodrigo Chávez", el joven detenido por estar sospechado de ser posible autor del asesinato de la joven.

Romero comentó que "hace unos meses su hija denunció al novio por haberla golpeado y él, para escaparse de la justicia, viajó a Buenos Aires. Casi un mes estuvo allá".

"Tengo entendido que unos días antes del asesinato volvió otra vez a Sáenz Peña, y no sabía que estaban viéndose, si es que fue así", agregó. "Y lo que me sorprende de toda esta desgracia es que fue el participante de este caso, no me entra en la cabeza todo lo que estamos pasando en la familia, de la manera en que mataron a mi hija y la tiraron ahí, en la represa, como abandonar un perro, luego de estar muerta varios días", fustigó Gustavo Romero.