Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/223202

CARTAS DE LECTORES

Acerca de las jornadas de reflexión sobre libertad religiosa

Señor director de NORTE

El pasado 27 de agosto celebramos la fiesta del Santo Patrono de Resistencia, San Fernando Rey, celebración en la que triste —aunque no sorpresivamente— no hubo procesión con el santo. Decimos "no sorpresivamente" porque la procesión como institución católica es uno de los distintivos de nuestra fe que van desapareciendo. Esos distintivos van desapareciendo (los van haciendo desaparecer) bajo el trillado e incomprensible pretexto de "eso ya no se usa"—en el mejor de los casos—; porque en otros directamente esgrimen con absoluto desenfado y cara de circunstancia que "fue quitado porque ofendía a otros credos…" ¡Increíble! 

Otro ejemplo más que claro es la Catedral: quienes peinan canas recordarán que antes de la remodelación, en el frente había una gran cruz que recordaba a los fieles: "Salva tu alma". Luego de esa remodelación, la cruz portadora de tan sublime recordatorio fue relegada al jardín de entrada de la casa parroquial, durante un cierto tiempo. Hoy ya no está; al menos no a la vista de los fieles. ¿Por qué fue quitada u ocultada? Queremos creer que no fue porque "ofendía" a otros credos porque sería el colmo de la ridiculez, toda vez que sería incomprensible que la víctima ofenda a los victimarios y a otros por el estilo. Claro que la desaparición de los distintivos no es de ahora; comenzó hace unos 59 años, cuando desde Pablo VI hasta hoy los Papas han dejado de usar la tiara papal que desde el siglo VIII fue el emblema de la autoridad del Papa. Luego, le llegó la hora a la sotana: distintivo por excelencia por medio del cual se identificaba inequívocamente a un sacerdote. Se tuvo muy claro que privar de la sotana al sacerdote es como privar de la armadura al soldado… Naturalmente, no se detiene allí la movida: hay sacerdotes que confiesan sin estola y otros que celebran sin casulla o sin cíngulo; y hemos visto cómo en Italia ya hay quienes celebran en bermudas o en cueros en el mar; en ambos casos prolijamente desprovistos de los ornamentos litúrgicos.

Así como desaparecen las procesiones, el uso de las cruces y/o crucifijos o las imágenes son despojadas de sus atributos (como San Fernando, a quien se le quitó la espada y es tema para otra carta), desaparecen las Novenas Patronales. En su lugar se celebra "la semana de…" Hacen desaparecer la devoción al santo rosario, como en una parroquia de una localidad cercana, muy verde ella, en la que el párroco, no permite que se lo rece antes de la misa. El rezo del rosario de hombres se realiza porque (en casi todo el mundo) los laicos llevan la iniciativa. Jerarquía y clero… muy bien, gracias.

No sé cómo será en los barrios, pero yo vivo a ocho cuadras del centro y hace muchísimo tiempo que no se oyen las campanas llamando a misa. ¿Por qué? ¿Por instrucción de quién? ¿Con qué fundamento? ¿Tienen idea la jerarquía y el clero del significado e importancia de las campanas como instrumento religioso?

A los distintivos católicos, se los reemplaza por alimañas religiosas que nada tienen que ver con nuestra fe: en un colegio supuestamente religioso del centro de la ciudad; en la clase de religión se les da a las alumnas que pinten un "mandala hindú" mientras meditan consignas para relajar el espíritu… Digo yo, ¿no es nuestra fe lo suficientemente rica en hechos y protagonistas que pueden ser objeto de estudio en lugar de importar cosas raras de otros credos? ¡Por supuesto que sí! Por eso, en ese colegio en otras clases de "religión" cuando por fin tocan la historia de nuestra fe, se echa un manto de dudas sobre (por ejemplo) la veracidad del portento de la apertura del Mar Rojo, senda que dio el Señor para que el pueblo hebreo pueda huir de las huestes del faraón. También en el Instituto de Ciencias Sagradas —que depende del Arzobispado— se enseña que Adán y Eva no fueron un hombre y una mujer, sino dos tribus… Bueno, al menos tienen la decencia de decir que existió algo llamado Adán o Eva, otros dicen que ni siquiera existieron... Mañana nos enteraremos de que, en realidad, el Árbol Prohibido no era tal, sino un quiosco con precios exorbitantes de los cuales el creador quiso preservar a la economía de sus creaturas. Téngase en cuenta que quienes egresan del citado establecimiento, estarán en condiciones de ser catequistas. ¿Verdaderamente lo estarán?

A la par de que los distintivos católicos son ocultados o silenciados, se difunde desde la jerarquía una corriente cada vez más fuerte que promueve la libertad religiosa (no confundir con libertad de culto), lo cual significa que todos podemos elegir libremente cualquier religión para profesar. Esto se aparta absolutamente del dogma católico que establece que "fuera de la iglesia no hay salvación". Ateniéndonos a ese dogma podemos ver que esa pretendida "libertad" es una falacia, porque si verdaderamente nos importa la salvación del alma, no somos libres de elegir cualquier religión: si yo necesito tomar un colectivo para ir desde el centro a mi casa y por la parada pasan 20 líneas de colectivo, pero sólo una me lleva mi casa… pues no soy libre de elegir cualquier línea, ¡y debo elegir la única que me llevará a mi casa!

En este contexto es que el jueves 13 de octubre se llevarán a cabo jornadas de reflexión sobre libertad religiosa. Lo interesante es que una de las ponentes ¡es una musulmana! Es lógico pensar ¿qué le pasaría a esta fémina si se le ocurriera abrir la boca en favor de la "libertad" religiosa en Afganistán? O en cualquier parte del mundo árabe, ¿verdad? Porque no van a creer que en el mundo islámico existe esa pretendida libertad. Baste ver las barbaridades que se vienen cometiendo contra los cristianos en Siria, Nigeria, Camerún… El Boko Haram mata cristianos casi por deporte… ¿y una musulmana en estas latitudes va a hablarnos sobre libertad religiosa? ¿Una mujer que profesa una fe que hizo de la intolerancia religiosa una bandera va a hablarnos sobre libertad religiosa? ¿No debiera tomarse esto como broma de mal gusto o hasta tomada de pelo? ¿Por qué se intenta implantar esta especie de suicidio espiritual en estas regiones del mundo pero allá no se dice una sola palabra de esto? ¿Cómo es posible que la jerarquía católica acepte, promueva y participe de este tipo de prácticas en desmedro de la fe que debiera custodiar y difundir para salvar almas? Al mismo tiempo, en Nicaragua y China (por ejemplo), los fieles católicos no son libres de profesar su religión: son encarcelados o las iglesias cerradas o demolidas y las misas prohibidas. ¿Y, señores de la jerarquía? ¿No vale allí la libertad religiosa? ¿O acaso la libertad religiosa sólo es promovida para salir de la Iglesia católica pero no para entrar o permanecer en ella? ¿Esta movida "libertadora" no tiene ninguna relación con la desaparición paulatina de los distintivos católicos de los que se habló al principio? Creemos que sí... Es más, creemos que la propia jerarquía lo fomenta. Y si parece exagerado, reléase el párrafo en que se habla de la tiara papal…

¡Pero no se sientan mal, sucesores de los Apóstoles! Por el contrario, siéntanse protagonistas de estar representando cabalmente los dichos de nuestra señora en La Salette cuando advirtió "Roma perderá la fe..." ¡Y vean si no!: todo cuanto era defendido celosa y ardorosamente por la Iglesia, doctrina y magisterio mediante y respetando las Sagradas Escrituras, hoy es programática y permanentemente envilecido, manoseado, denostado, ultrajado; los sacrilegios son moneda corriente en la liturgia y en el uso de los templos: se baila sobre el altar, se realizan partidos de handball, desfiles de modas, conciertos de rock y otras prácticas que no se condicen con aquello para lo cual ese templo fue consagrado.

Pero que no se le ocurra a algún fiel protestar o ponerse a rezar en su templo para desagraviarlo porque es encarcelado, como ocurrió en Metz, Francia. No existe libertad religiosa, salvo para quién, dónde y para lo que convenga…

Tampoco que se les ocurra a los fieles y sacerdotes querer celebrar la verdadera misa católica para rendir culto a Dios como es debido, porque en el mejor de los casos serán ignorados o peor: sancionados los sacerdotes en virtud de leoninas disposiciones. ¿Y la libertad religiosa? Para ellos no la hay, como tampoco libertad de culto. Como dijimos antes, la libertad religiosa rige para salir de la Iglesia católica, no para entrar ni permanecer en ella.

Mientras tanto, se organizan aquelarres de charlas edulcoradas con "libertad" para instruir a los fieles sobre cómo alejarse del único lugar en el que reposa la verdad, una verdad a la que muestran cada vez más adulterada, cada vez más achirlada, cada vez más negada, la que cada vez es más escondida (como la cruz de la Catedral, ¿vio?), precisa, triste, lamentable y dolorosamente por quienes debieran ser sus más celosos guardianes y promotores.

Cerramos con una frase del Padre Castellani: "Si la Argentina está atrasada como está, no es por causa de la raza, la religión o el clima ni por falta de inteligencia en los argentinos, sino porque la verdad está desplazada y acorralada."

JOSÉ LUIS RODRIGUEZ 

DNI 17497426

RESISTENCIA