Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/223188

FMI prevé "panorama muy doloroso" para la economía mundial

El fondo espera un crecimiento global de solo 2,7% en 2023. Su economista jefa advirtió que se avecina la "hora más oscura".

Pierre Olivier Gourinchas, economista jefe del FMI, dijo que había hasta 15% de posibilidades de que el crecimiento global pudiera caer por debajo del 1% eventualmente.

   El FMI dijo que existe un riesgo creciente de que la economía global caiga en recesión el próximo año, ya que los hogares y las empresas en la mayoría de los países enfrentan "aguas tormentosas".

      La política de "Covid 0" de China y su frágil mercado inmobiliario hacen pronosticar que su economía crecerá solo 4,4% este año, muy por debajo del objetivo del 5,5% de Beijing. 

   La necesidad de aumentar las tasas de interés para controlar la inflación en las economías avanzadas y los precios más altos de la energía y los alimentos por la guerra de Ucrania reducirán el crecimiento económico mundial del 3,2% en 2022 al 2,7% el próximo año, predijo el Fondo.

   La previsión de crecimiento para 2023 es la más baja para el año que viene publicada por el FMI desde 2001, al margen de los años de la pandemia del coronavirus y tras la crisis financiera mundial.

   Los economistas del Fondo consideraron que había una probabilidad mayor de que la economía mundial se desempeñara peor que el pronóstico principal y 25% de probabilidad de que el crecimiento cayera por debajo del 2%. Eso representaría una debilidad económica global vista solo un año en 10 y solo en 1973, 1981, 1982, 2009 y 2020 durante el último medio siglo.

   En entrevista con el Financial Times, Pierre Olivier Gourinchas, economista jefe del FMI, dijo que había hasta 15% de posibilidades de que el crecimiento global pudiera caer por debajo del 1% eventualmente. Este nivel probablemente alcanzaría el umbral de una recesión y sería "muy, muy doloroso para mucha gente".

   "Todavía no estamos en una crisis, pero las cosas realmente no se ven bien", dijo, y agregó que 2023 sería la "hora más oscura" para la economía global.

   Las turbulencias financieras, desencadenadas por un cambio hacia los activos en dólares, amenazaron con agravar la amenaza económica. "A medida que la economía mundial se dirige hacia aguas tormentosas, es posible que surjan turbulencias financieras, lo que incitará a los inversores a buscar la protección de inversiones seguras, como los bonos del Tesoro de EEUU, y empujará al dólar aún más", agregó Gourinchas.

   Aunque las fuertes subidas de las tasas de interés en todo el mundo pesaban sobre el crecimiento, el FMI dijo que eran necesarias para garantizar que la inflación volviera a estar bajo control y restaurar la economía mundial a una base más estable.

   El Fondo pronostica que la inflación en las economías avanzadas alcanzará 7,2 % este año y 4,4 % el próximo, ambos más de 1 punto porcentual más que sus pronósticos anteriores. Para las economías emergentes y en desarrollo, el crecimiento de los precios al consumidor alcanzará su punto máximo a una tasa anual ritmo de casi el 10% este año antes de moderarse al 8,1% en 2023.

   "En primera línea, están los bancos centrales. Ese es su trabajo, ese es su mandato y toda su reputación está en juego", dijo Gourinchas. El Fondo dijo que las autoridades monetarias deben "mantener el rumbo" en lugar de repetir los errores de la década de 1970, cuando la mayoría de los responsables de la política monetaria no tuvieron el descaro de seguir aumentando las tasas de interés cuando sus economías se desaceleraron o se estancaron.

   Existía la posibilidad de endurecer demasiado la política monetaria, admitió el FMI, pero dijo que los riesgos de hacer demasiado no eran tan graves como dejar que la inflación se normalizara y arraigara en la vida cotidiana.

   Para la Reserva Federal de EEUU en particular, Gourinchas advirtió que era demasiado pronto para dar marcha atrás en su campaña agresiva para endurecer la política monetaria.

   "Estamos lejos de haber ganado esa batalla", dijo el economista jefe, y agregó que cualquier señal de que la Fed no subiría más las tasas podría, en este punto, ser interpretada por los mercados financieros como una señal de que los políticos no estaban dispuestos a "hacer lo que quieren". 

   "Las expectativas de inflación podrían desanclarse y podríamos tener un proceso más persistente", dijo. El FMI amplió su reciente crítica a la política económica del Reino Unido, y aconsejó a todos los países que no tengan políticas altamente expansivas de impuestos y gasto público, a pesar del aumento en los precios de la energía y los alimentos.

   Era necesario reducir los déficits y reconstruir los amortiguadores fiscales, dijo Gourinchas. "Hacer lo contrario solo prolongará la lucha para reducir la inflación, correrá el riesgo de desanclar las expectativas de inflación, aumentará los costos de financiamiento y avivará una mayor inestabilidad financiera, lo que complicará la situación.

   La tarea de las autoridades tanto fiscales como monetarias y financieras, como ilustran los acontecimientos recientes", dijo en su comunicado.

   Comparándolo con dos conductores, cada uno con sus propios volantes, Gourinchas le dijo al FT que las políticas fiscales y monetarias opuestas llevaron a los mercados financieros a preguntarse, "¿hacia dónde va ese auto? ¿Realmente estamos luchando contra la inflación o realmente estamos estimulando la actividad económica?".

   En las previsiones revisadas, el 93% de los países recibieron rebajas en sus perspectivas de crecimiento.

   El pronóstico de crecimiento global para 2022 ha disminuido del 4,9% en el informe del fondo hace un año al 3,2% ahora. La estimación de crecimiento para 2023 se redujo del 3,6% hace un año al 2,3%, y las rebajas se concentraron en las economías avanzadas en lugar del mundo emergente.

   En lo que será un informe difícil para el gobierno de Beijing mientras se prepara para el 20º congreso nacional del Partido Comunista, se pronostica que la economía de China crecerá solo 4,4% este año, muy por debajo del objetivo de crecimiento del 5,5% del gobierno. El FMI espera que esta tasa de crecimiento anual mejore solo al 4,6% en los próximos cinco años.