Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/222555

Murió Carlitos Balá

Tenía  97 años, falleció tras haber sido internado el jueves por la noche en el Sanatorio Güemes, luego de sufrir una descompensación.

Su representante, Maximiliano Marbuk, comentó sobre el estado de salud de Balá: "Tuvo mareos en su casa, lógico de su edad, y lo llevaron al sanatorio. Los médicos decidieron dejarlo en observación y hacerles los estudios correspondientes que por suerte dieron bien".

A las pocas horas de su internación, sin embargo, su estado se agravó y finalmente falleció, según confirmó su nieta Laura Gelfi a un portal del espectáculo. 

Balá nació el 13 de agosto, pero de 1925, en el barrio porteño de Chacarita, bajo el nombre de Carlos Salim Balaá, descendiente de inmigrantes sirio-libaneses. Dueño de un humor sano e inocente, creó personajes, sketchs y frases inolvidables. 

De muy jovencito ya se subía a los colectivos de la línea 39 en Chacarita, su barrio. Los choferes lo conocían y muchos de los pasajeros también. En cuando se ponía primera por Federico Lacroze hacia Palermo, empezaba la función nómade. Carlitos comenzaba a desandar chistes, contar pequeñas historias, interpretar personajes y entablar un ida y vuelta genuino con ese público espontáneo y poco usual. Esa platea de 21 asientos que no imaginaba que estaba ante quien, con los años, se convertiría en la gran estrella del espectáculo para chicos y en el creador de frases que, con solo decirlas, remiten a él. "¿Qué gusto tiene la sal?", o un golpeteo que incita a una sola respuesta: "Balá". 

uando tenía 30 un amigo lo invitó a probarse en el programa radial "La revista dislocada". Allí se presentó como "Carlitos Valdez" y ganó su lugar en el programa. No obstante, al finalizar el concurso cambió su nombre artístico simplemente a Carlitos Balá.

Carlitos Balá.

La radio fue su lugar por mucho tiempo, pero con "La Telekermese Musical" explotó en la pantalla chica. El éxito y la sensación Balá, así como su flequillo y corte de pelo, fue rotundo y para 1964 ya tenía su propio programa, el cual llamó "El Soldado Balá", emitido por Canal 13. Previamente ya había aparecido en algunas entregas de Susana Giménez, realizado participaciones en otros ciclos televisivos y actuado en las películas de Canuto Cañete.

A partir de aquel primer espacio que era solo para él, nacieron otros proyectos, todos con su apellido de por medio, como "El Clan de Balá", "El flequillo de Balá", "El show de Carlitos Balá", "El circus show de Carlitos Balá" y "A jugar con Teddy y Carlitos Balá". Todos fueron recibidos de manera extraordinaria por el público, que apoyaba -y lo sigue haciendo- cualquier cosa en la que participaba el creador del "Sumbudrule".

En sus distintos programas llevaba consigo el famoso chupetómetro, cubículo en el cual miles y miles de niños dejaban los chupetes que ya no utilizaban. Esta idea la entregó tiempo después a Julián Weich cuando en el año 2009 visitó su programa "Justo a tiempo", donde Balá prometió donar el recipiente para que continúe la tradición que él había comenzado.

A su vez, entre los personajes que ha realizado durante su carrera se encuentran el Indeciso, el Mago Mersoni y el inolvidable Petronilo, además de haber originado frases que aún siguen vigente en la memoria popular como la pregunta "¿qué gusto tiene la sal?" y su multitudinaria respuesta: "¡Salado!", "Angueto quedate quieto", "¿Un gestito de idea?" y "¡Mirá como tiemblo!".

Temas en esta nota

Carlitos BaláFallecimiento