Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/221681
“El retorno de la clase trabajadora”

Crisis de precios alimenta ola de huelgas en el Reino Unido

 Una oleada de huelgas en servicios básicos sacude al Reino Unido de norte a sur, en lo que ya se conoce como "el verano del descontento".

   La crisis del costo de vida, con una inflación del 10,1% en julio –la cifra más alta en 40 años– fue uno de los principales motivos que sacó a los trabajadores a las calles: estibadores, abogados, servicio postal, limpieza, ferrocarril, autobús, metro y telecomunicaciones. Las previsiones tampoco parecen mejorar para los próximos meses y algunos expertos prevén que el país supere el 18% de inflación a principios de 2023. 

   Otros sectores votarán a partir de septiembre si deciden convocar huelgas exigiendo subidas salariales acordes con la inflación. Los enfermeros, por ejemplo, decidirán en las próximas semanas si convocan la primera huelga de la historia a nivel nacional. También hay múltiples sindicatos que amenazaron con paros si no mejoran las condiciones laborales, entre ellos, de profesores e incluso bomberos. 

   El sucesor de Boris Johnson se decidirá definitivamente el próximo lunes. Los candidatos, los conservadores Liz Truss y Rishi Sunak, quieren limitar el derecho a huelga e incluso prohibirlo en algunos sectores. El elegido se tendrá que enfrentar a la peor relación con los sindicatos desde los años `70. 

   Cuando la moderadora del debate en la BBC preguntó ambos candidatos si "prohibirían el derecho a huelga en los servicios públicos esenciales", la respuesta de ambos fue clara y contundente: sí.

   Sin embargo, sus posiciones podrían cambiar ante el veloz incremento de las huelgas en los muelles de Liverpool. Si los estibadores en Felixstowe y Liverpool tomaran medidas de huelga de conjunto, más del 60% del tráfico de contenedores de Gran Bretaña se vería afectado.

   Los medios en Inglaterra informan que hay temores de que la huelga de los trabajadores pueda afectar el suministro de alimentos y bebidas, productos minoristas y comerciales para la Navidad.

  La disparada de precios en Inglaterra y en toda Europa son consecuencia de la guerra de la OTAN que ahora se extiende hacia Asia. El gobierno de Boris Johnson se despide con la mayor huelga de transportes desde 1989, que ha afectado también al sector del ferrocarril.