Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/221169

El gigante brasileño que compró 400 Volvos

Amaggi es una de las empresas de granos más importantes de America Latina y desde hace un par de años encaro una agresiva estrategia de negocios para defenderse de sus rivales Cofco y Cargill instalando dos plantas de fabricación de fertilizantes y una de biodiesel en Brasil aprovechando el momento económico a partir de la guerra en Ucrania.

La directora ejecutiva Judiney Carvalho asegura que la demanda de productos agrícolas brasileños, impulsada principalmente por China, respalda su plan de crecimiento a través de adquisiciones y proyectos totalmente nuevos.

La soja del interior brasileño debe recorrer grandes distancias hasta los puertos sobre autopistas pensadas para facilitar el movimiento de la producción.

El año pasado Brasil exportó el doble de la cosecha total de Argentina lo que da una idea de los volúmenes que se manejan en la agroindustria del vecino país.

Los Volvo

En ese contexto no debe llamar la atención que en los últimos días Amaggi haya concretado la compra de nada menos que 400 camiones Volvo FH 540 y 40 unidades del modelo VM. Estos camiones llevarán la producción de cultivos en el Medio Oeste a las terminales de transbordo en la región Norte de Brasil en momentos de una altísima demanda para exportación.

La brasileña Amaggi produce el 10% de toda la cosecha argentina en general lo que da una idea del volumen de sus negocios y el impacto que tiene en la industria de camiones de ese país.

El motor de los Volvo para Amaggei es el D13C540 un diésel de 12,8 litros y 540 CV con 6 cilindros en línea, árbol de levas en cabeza, cuatro válvulas por cilindro e inyección.

El motor cumple los requisitos de la normativa Euro 5 de emisiones de gases de escape de la Unión Europea además de disponer de cabina dormitorio equipada full y toda clase de ayudas a la conducción.

Amaggi es uno más de los tantos megaproductores de soja de Brasil que ahora amplió su flota de camiones a más de 600 con la incorporación de 400 unidades de una vez.

Con una producción propia anual de alrededor de 1,1 millones de toneladas de granos y fibras, el gigante de la agroindustria duplicará el tamaño de su flota de camiones, que alcanzará las 600 unidades.

Los camiones seguirán operando en la BR-163, una de las principales rutas de transporte de la cosecha de Mato Grosso.

Parte de la nueva flota de Volvo FH recorrerá el tramo entre Mato Grosso y Pará, cubriendo regiones de Mato Grosso, desde ciudades como Sorriso, Sinop y Matupá, hasta Miritituba (PA), donde los granos se descargan en una estación de transbordo y proceden para exportación.

El equipo Volvo para transporte de soja en Brasil es uno de los llamados trenes con dos baldes de acero con un ángulo de volteo de 40 grados.

La otra parte de la flota circulará por el Corredor de Madeira, entre Mato Grosso y Rondônia, también con destino a las terminales portuarias del Norte de Brasil.

El Volvo FH funcionará con una composición de 74 toneladas de PBTC (Peso Bruto Total Combinado), en la configuración "Rodotrains Basculante" de Librelato (trenes de la soja como se los conoce) con dos baldes de acero con un ángulo de volteo de 40 grados de los cuales 300 unidades fueron entregadas en junio.