Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/220614
Paulo Ferreyra

Columnista

Promoción de la lectura para todas las edades

La Andariega, la biblioteca itinerante del departamento de Letras, trabaja en la promoción de la lectura. En lo que va del año ya recorrieron varias localidades del interior.

La Biblioteca de La Andariega

Unos niños están sentados en el piso. Alzan la vista y delante tienen una persona que les muestra las páginas de un libro con letras y dibujos.

Alguien relata una historia y por momentos el tiempo se desdibuja y nos trasladamos a otro paisaje. Las palabras se suceden en distintos tonos.

Un cuento se hace carne entre un orador y los niños que escuchan, esta es parte de las escenas que se reproducen en Resistencia y en varias localidades del interior de la provincia, a donde llega la promoción de la lectura.

En comunicación telefónica con Lucas Ameri y Agustín Estigarrilla, del Departamento de Letras del Instituto de Cultura del Chaco, cuentan cómo se trabaja en la promoción de la lectura en tiempos de la era digital.

Lucas Ameri

Además de promocionar la lectura y de realizar talleres gratuitos, el Departamento de Letras recibe distinciones. Así fue por ejemplo en la reciente edición de la Feria Federal del Libro Chaqueño de General Pinedo, donde el Departamento de Letras recibió una Mención Especial por el trabajo realizado en la localidad.

Hace un tiempo charlaba con Flavia Pittella, docente y promotora de la lectura. Ella me preguntaba: ‘¿Viste alguna vez a una mujer cocinar?‘. Ella espera la respuesta y después vuelve al asalto con una explicación exquisita: "Cuando una mujer cocina, quiere que vos vayas saboreando cada proceso de la cocina, que pruebes y que comas algo rico y sabroso. En la promoción de la lectura pasa igual, nosotros tenemos una joya en la mano y no la guardamos, buscamos compartirla y que todos sepan que este libro es maravilloso y que debés conocerlo‘. Algo de esto hay en estos hacedores y promotores de la lectura en el Chaco.

— ¿Cómo trabajan la promoción de la lectura desde el Departamento de Letras?


— Por un lado se trabaja en la promoción de la lectura para niños y niñas, jóvenes y adultos. Se realizan talleres para el grupo infantojuvenil, que están a cargo de La Andariega, la biblioteca itinerante del Departamento de Letras. Ellos recorren rincones de la ciudad y del interior de la provincia. Están trabajando en espacios formales educativos, como escuelas y bibliotecas, también trabajan en merenderos y oenegés. Hay varios talleres, por ejemplo hay uno que se llama Pequeño Editor. En este taller los chicos participan en una lectura y escritura grupal. Hacen ilustraciones. Se les muestra todo el proceso de la edición de un libro, eligen la tipografía, la ilustración y conocen en profundidad la cadena del libro. Esos talleres los hacemos en espacios educativos no formales, como los merenderos. Este año, en el mes de marzo, volvimos hacer el taller de libros prohibidos.

Antes de la pandemia lo hacíamos cada 24 de marzo, porque en este contexto hacemos una exposición de los libros prohibidos durante la dictadura. Tenemos además talleres para jóvenes y adultos, en ocasiones esas acciones se llevan a cabo de manera tercerizada. Además, en diferentes oportunidades se convocan a referentes culturales, escritores y escritoras que son invitados para promocionar la lectura.


— ¿Coordinan acciones con otras áreas del Instituto de Cultura?

— La dirección articula acciones de la promoción de la lectura con otras áreas. De esta forma hay articulación con el Departamento de Artesanías y Departamento de Cine Audiovisuales y Artes Digitales. Con Artesanías trabajamos en relatos orales ancestrales, leemos cuentos, y junto con ello las niñas y los niños moldean artesanías. Hay talleres esporádicos y acciones pensadas específicamente para determinados eventos.

— ¿Hay alguna acción puntual sobre la promoción de lecturas de libros de los autores y autoras chaqueñas?

— Nosotros tenemos un stand de autores y autoras chaqueñas que participan en todos los eventos a los que nos invitan. Vamos a todas las ferias que organiza la provincia. Este año el Instituto de Cultura contó con un stand en la 46º Feria Internacional del Libro en Buenos Aires. Llevamos libros de autores independientes y también convocamos a editoriales para que sumen a sus escritores y escritoras al stand del Departamento de Letras. Nosotros trabajamos acompañando y generando presentaciones del libro, brindamos herramientas para que las y los escritores se organicen. En medio de todo el trabajo también proponemos nuevas ediciones de libros.

La Biblioteca de La Andariega


— Con la pandemia se mudaron muchas cosas a la virtualidad, ¿cómo están trabajando en ese sentido para promover la lectura?

—  Venimos ya en la feria del libro haciendo actividades virtuales. Hemos hecho conferencias, presentaciones de libros y talleres. Ahora que estamos volviendo a las actividades presenciales, vamos armando estrategias para abordar las redes sociales no solo como un instrumento para difundir actividades, sino que lo estamos armando y pensando para desarrollar actividades concretas. De esta forma vamos a llegar a nuevos públicos.

Esto cambia nuestro modo operativo y nuestro modo de trabajar, es un responsabilidad y un deber acercarnos a nuevos lecturas y estar a tono con las nuevas formas de comunicación.

Espacio de Todos

Los referentes del Departamento de Letras invitan al público a pasar por la sede de Don Bosco 756. Ahí se prestan libros para leer en sala; es un lugar para relacionarse no solo con los libros, sino también con otras personas lectores. La biblioteca tiene una colección general de literatura, autores locales, nacionales y universales clásicos. Hay novelas, cuentos, leyendas, poesía, historia y cultura general. ‘Tenemos dentro del espacio una muestra especialidad en la vida y obra de Horacio Quiroga, incluye fotografía, cartas y libros de este autor emblemático de la región. Es una muestra interesante. Hay libros que están firmados y libros que están encuadernados por él, hay además manuscritos‘, explicó Augstín Estigrarrilla.

Libros que salen al encuentro

Por otra parte, Agustín Estigarrilla comentó que en la sede de Don Bosco 756 se encuentra la biblioteca, donde se realizan préstamos de libros en sala y a domicilio. Se realiza también
reunión del club de lectura y está a disposición del público una colección especial dedicada a la literatura infantil.

‘Nosotros buscamos separarnos un poco de la idea de la biblioteca como un espacio cerrado, nuestro concepto es salir y buscar a los lectores. La Andariega es una biblioteca que anda, que sale y recorre no solo la ciudad sino también el interior del Chaco‘, agregó Agustín.

‘Las experiencias que tenemos al hacer talleres con chicos son muy positivos. Tenemos un competidor muy fuerte desde el punto de vista de la tecnología, pero el acto de compartir un libro y leer juntos sigue teniendo un valor importante en nuestra cultura local.

Los chicos están deseosos de encontrar esos espacios. Hay que aprovechar estas cosas para fomentar y desarrollar la promoción de la lectura‘, sostuvo. Dentro de la biblioteca figuran autores y autoras chaqueñas. Una de las figuras principales es el escritor chaqueño Gustavo Roldán.

La Biblioteca de La Andariega

‘Un hombre que nació y vivió mucho tiempo en el Chaco. Después se fue por otras ciudades del país. Le damos mucho valor a Roldán y tratamos de difundir siempre su obra, su literatura
se expandió por el mundo. Después tenemos muchos autores como María Helena Walsh, Graciela Montes, Graciela Cabal y otros autores de nivel internacional. El panorama es amplio‘, afirmó Agustín.