Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/218962
NACIONES UNIDAS TOMÓ LA DECISIÓN AL VALORAR LA LABOR DE LA PROVINCIA EN ESA TEMÁTICA

La ONU elige al Chaco para trabajar políticas contra la violencia de género

Ahora el Gobierno y ONU mujeres coordinarán la elaboración de programas y acciones que apunten a reducir la desigualdad en aspectos clave como el económico.

El Chaco fue seleccionado por la Organización de las Naciones Unidas para trabajar en conjunto en el abordaje de las violencias por razones de géneros. La elección de nuestra provincia se debe, según fuentes gubernamentales, se debe "al compromiso en la transversalización de la perspectiva de género y la implementación de políticas públicas para la igualdad".

"Hemos identificado que Chaco cuenta con condiciones que la hacen un territorio apto para el desarrollo de los estudios previstos dado su compromiso con la autonomía económica de las mujeres y la igualdad de género. No solo cuenta con un presupuesto con perspectiva de género, sino que existe la Dirección Provincial de Economía, Igualdad y Género, lo cual es un gran avance institucional", afirmó la directora Regional Adjunta y Representante de Argentina, Cecilia Alemany.

La Vicegobernación y áreas pertinentes ahora articularán acciones con ONU Mujeres para definir una ampliación y profundización de las políticas en la materia.

REDUCIR DESIGUALDADES

Las fuentes oficiales dijeron que se apuntará específicamente a "diseñar políticas públicas, programas y medidas que disminuyan la desigualdad de género en la economía del cuidado, y que generen mayor autonomía para las mujeres e identidades feminizadas en la provincia".

En el gobierno provincial un objetivo central es crear consensos para la adopción de políticas económicas que permitan un crecimiento inclusivo con igualdad de género, y más y mejores empleos para las mujeres. Y contribuir a la adopción de políticas sectoriales que disminuyan la segregación ocupacional y sectorial, y mejoren el acceso de las mujeres a las oportunidades de trabajo decente, además de asegurar la realización de inversiones en la economía del cuidado, asegurando su costeo, financiamiento e implementación.

Para ello los estudios tendrán como ejes la estimación de brechas de cobertura de servicios de cuidado para las poblaciones que se definan; el costeo de ampliación de prestaciones sobre la base de diferentes escenarios; el impacto en el empleo de la ampliación de infraestructura; y el análisis de alternativas de financiamiento.

Hablar de tareas y economías de cuidado se refiere a la dimensión económica de tareas tales como hacer las compras, cocinar, limpiar la casa, cuidar a otras personas (niñas, niños, personas mayores, o con discapacidad que requieren apoyo) y la realización de tareas comunitarias u otras tareas en el barrio.