Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/218566

Perú: escala la violencia en torno a las megamineras

Dos incendios estallaron en  proyectos cupríferos clave, afectando a la mina Las Bambas de la china MMG y al proyecto planificado Los Chancas de la mexicana Southern Copper

Las comunidades andinas han decidido no esperar màs los beneficios prometidos por gobiernos y empresas y han salido a buscarlos.

   Perú, el segundo productor de cobre del mundo, está sufriendo protestas cada vez más violentas contra las megamineras en los últimos meses, ya que las comunidades se han lanzado a exigir que la industria y el gobierno entreguen parte de los beneficios prometidos cuando habilitaron la apertura de las explotaciones y en momentos en que los precios del metal rojo siguen en niveles históricos.

  La situación es especialmente desafiante para la mina Las Bambas de MMG, y en Southern Copper, controlada por el Grupo México. Las Bambas es una de las minas de cobre más grandes del mundo y las operaciones se han detenido desde el 20 de abril debido a una protesta de la comunidad indígena de Huancuire, en cuyo territorio está la explotación megaminera. 

   Southern Copper también suspendió sus faenas a inicios de este año durante más de 50 días en su mina Cuajone, ya que los residentes vecinos exigieron una parte de las ganancias de la empresa y cortaron a la mina el suministro de agua en protesta.

   La compañía confirmó el miércoles el incendio en el campamento de Los Chancas, proyecto de u$s 2.600 millones que aún no se ha construido. El ataque se produjo la noche del martes y dejó la destrucción de cuatro camionetas, casetas de seguridad y viviendas de trabajadores.

   En la incursión de aproximadamente 300 personas, "entre desconocidos y presuntos mineros informales e ilegales", se utilizaron explosivos y armas de fuego y fue necesario evacuar a sus trabajadores. Ninguna persona resultó herida, precisó.

   Una fuente del Gobierno consultada dijo que el incendio fue provocado por mineros artesanales que ya extraen cobre en la zona y se oponen a la construcción de la nueva mina. La administración encabezada por el presidente Pedro Castillo intenta apaciguar a los manifestantes desde que asumió el cargo en julio pasado. Castillo fue elegido con un apoyo masivo en las regiones mineras en medio de compromisos para redistribuir mejor las ganancias mineras.

   Ambos proyectos afectados por los incendios que surgieron el martes se ubican en la región Apurímac de Perú, cuya economía depende en gran medida de la minería. El incendio en Las Bambas fue confirmado por una fuente cercana a la empresa.

   La comunidad de Huancuire dijo en un comunicado que un contingente policial, en un acto de "provocación", agredió a los residentes en un intento de desalojarlos de la zona, dejando dos  heridos por perdigones y bombas lacrimógenas.

   Alexander Anglas, un abogado de Huancuire, dijo por su parte que la comunidad no había causado el incendio y que ellos permanecen dentro de la propiedad de la empresa luego de un  enfrentamiento con la policía el martes.

   En un comunicado, Las Bambas dijo que miembros de Huancuire habían "causado daños a bienes y a otras instalaciones" luego de que su personal, escoltado por policías, intentara ingresar al área del asentamiento para hacer obras de mantenimiento.