Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/218028

¿El fin de los faros antiniebla?

A mediados de los 90 y primeros años de la década de los 2000 se volvió muy común ver autos de todos los segmentos llevando los famosos faros de niebla. Su principal argumento era aumentar la seguridad en el camino al ofrecer una mejor visibilidad en condiciones adversas, principalmente en: niebla, nevadas y lluvia pesada.

Lo que pocos saben es que los faros antiniebla tienen en la seguridad vial la misma función que las luces de una motocicleta, son para ser vistos antes que para ver.

Vehículos con luces antiniebla en condiciones adversas de clima. Se aprecia a simple vista que las luces los hacen más visibles para otros conductores.

La evolución de estas luces hace que hoy algunos consideren "cool" conducir con los antiniebla encendidos y las luces de posición encandilando y complicando la perspectiva de los demás conductores y aquí -como en las motos- colocar luces más potentes desvirtúa el sentido de seguridad del accesorio a despecho de que para ver el camino, los autos tienen las luces de serie y que con niebla y lluvia el mejor consejo es manejar despacio no, instalar luces de cancha de fútbol.

El último modelo del Kia Rio ya no tiene luces antiniebla como la mayoría de los nuevos lanzamientos. El equipo de serie LED los hace obsoletos.

Los faros antiniebla se colocan  en la zona baja de la parrilla y apuntando directamente al suelo. Generalmente en condiciones de niebla, esta tiende a flotar a unos centímetros de la superficie, por lo que los faros de niebla podían ofrecer teóricamente un poco más de visibilidad. 

En la lluvia los faros antiniebla solo permiten ver un poco mejor a un par de centímetros frente al auto, de nuevo, iluminando mejor el pavimento. Cabe destacar que generalmente los faros de niebla son de halógeno, algunas marcas los mejoraron con el paso del tiempo y también les dieron iluminación LED.

La extinción

Con el paso del tiempo y la evolución de las tecnologías de iluminación y la reducción de costos de los faros LED han hecho que este tipo de luces llegue por igual a modelos urbanos de acceso así como a los de gama alta. 

Los faros antiniebla no son para ver el camino en condiciones normales. En niebla y lluvia ayudar muy poco pero su función en la seguridad vial es fundamental.

Ahora con la proliferación de los faros LED se ha notado fuertemente la tendencia a prescindir de los faros de niebla, debido a que la mayor potencia y capacidad de focalización del haz permite iluminar más lejos y mejor aún en condiciones adversas. Claro que la luz de estos autos se seguirá viendo afectada por la refracción de las partículas de agua en la niebla o en las gotas de lluvia, sin embargo, por la mayor potencia ya mencionada, es un poco más fácil ver a mayores distancias en dichas condiciones y -sobre todo- que nos vean. 

Por otro lado, en algunos modelos, la posibilidad de dirigir el haz de luz con espejos (luces matrix) permiten incluso modificar el área que iluminan para cubrir las zonas que normalmente abarcarían los faros de niebla, además de iluminar decenas de metros adelante.

Los faros antiniebla en las motos están colocados muy arriba y en algunos países son ilegales si no provienen de una homologación de fábrica. Al no estar orientados al piso contribuyen a encandilar y confundir a los demás conductores.

Cuidado con lo que se instala

Otro punto a considerar es que el rango de utilidad de los faros de niebla es relativamente corto y hay que hacer sacrificios en velocidad para realmente obtener toda la utilidad que prometen. Los faros de niebla funcionan, sí, pero su rango es tan corto y el haz tan focalizado en el suelo inmediatamente frente al auto que para que sean completamente funcionales hay que manejar realmente lento.

En algunos otros países con normas de homologación más estrictas, incluso los faros de niebla frontales han dejado de ser equipo obligatorio por las razones ya mencionadas. De todas maneras el factor a tener en cuenta es el encandilamiento a otros conductores y -lamentablemente- en nuestro país los coches pasan las verificaciones con accesorios no homologados por las fábricas.