Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/217848

Gestos altruistas que salvan vidas

Los trasplantes de tejidos y órganos permiten, cada año, salvar y mejorar la vida de muchas personas a lo largo y ancho de todo el país. Eso es posible, en gran medida, gracias al desarrollo de nuevos medicamentos que evitan que el sistema inmune dañe el órgano o tejido trasplantado y a los avances en las técnicas de ablación, conservación y trasplante. Sin embargo, estas intervenciones no se podrían concretar sin la existencia de los donantes. Por eso es importante generar conciencia en la población sobre la importancia que tiene la donación voluntaria.

La Organización Panamericana de la Salud destaca que en la actualidad el trasplante de órganos, tejidos y células se ha convertido en una práctica mundial que puede prolongar y mejorar la calidad de vida de muchas personas, y al mismo tiempo tiene capacidad de generar un impacto positivo en los sistemas de salud al permitir un ahorro de costos ya que los pacientes beneficiados con un trasplante, al mejorar su calidad de vida, requieren menos atención que una persona enferma.

Un documento publicado por la Red Argentina de Periodismo Científico, la Organización Panamericana de la Salud y el Ministerio de Salud de la Nación, observa que Argentina ocupa uno de los primeros lugares entre los países de América Latina con mayor número de donaciones de órganos de personas fallecidas. "En este logro a nivel regional mucho tiene que ver el trabajo que lleva adelante el Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (Incucai) para impulsar, normatizar, coordinar y fiscalizar las actividades de donación y trasplante de órganos, tejidos y células en el país", señala la publicación que destaca la necesidad de visibilizar la problemática relacionada con el trasplante de órganos y promover la donación voluntaria no remunerada con el objetivo de contribuir al acceso equitativo a trasplantes de calidad.

El citado documento remarca que la donación de órganos se basa en una decisión solidaria, altruista y desinteresada, por lo que no puede existir ninguna contraprestación económica a cambio. En ese sentido, recuerda que en nuestro país el comercio de órganos se encuentra prohibido por la ley de trasplantes y que solo está permitida la donación de órganos en vida para los mayores de 18 años en caso de parientes consanguíneos o por adopción hasta el cuarto grado, cónyuges, o personas que mantengan una unión convivencial. En todos los casos, agrega el informe, es indispensable el dictamen favorable de los profesionales a cargo de la realización del trasplante, y aclara que toda otra situación no contemplada debe ser resuelta por autoridad judicial, en el marco de un procedimiento judicial especial. De esta forma, se garantiza que no exista comercio ni ningún tipo de contraprestación por la donación de órganos.

Resulta fundamental que la ciudadanía tenga acceso a información clara sobre este delicado tema, para que se dejen de lado temores infundados que muchas veces demoran la decisión de inscribirse como donantes. Lograr que se aclaren las dudas y las desconfianzas es el desafío que tiene el conjunto de la sociedad para incrementar aún más el número de los dadores solidarios que hacen falta para salvar más vidas. Un dato a tener en cuenta es que, tal como lo señala la Red Argentina de Periodismo Científico, en la historia de nuestro país no existe ningún informe policial ni judicial de donantes o receptores que hayan recibido un trasplante en forma ilegal. Esta aclaración es importante ya que desmiente las versiones o noticias falsas que suelen circular en redes sociales, a partir de fuentes anónimas o de dudosa reputación, sobre supuestos tráficos de órganos. "En nuestro país esto es imposible de concretar, que la legislación argentina prohíbe expresamente la comercialización de órganos y que la donación es un acto altruista, solidario y desinteresado", remarca la red de periodismo.

Se debe promover la confianza de la ciudadanía respecto a la equidad y la transparencia que caracterizan al sistema de donación y trasplante de órganos en nuestro país, donde este tipo de prácticas sólo son posibles de realizar dentro del sistema sanitario.

A nivel local se cuenta con centros sanitarios adecuados y profesionales de la salud preparados para hacer frente a los desafíos que plantean tanto la procuración como el trasplante, pero para que estas ventajas puedan ser aprovechadas por la sociedad primero debe existir una clara conciencia de la enorme importancia que tiene el acto altruista de donar órganos.