Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/216859

Racing no para: líder y nueve al hilo

La Academia, con un gol de Copetti, le ganó por la mínima a Unión y sigue arriba de la Zona B. Alcanzó los triunfos al hilo de 1967.

El chaqueño Copetti fue el autor del único gol del partido.

Por supuesto que para entrar en los libros de la historia dorada de Racing le hacen falta los títulos. Pero el equipo de Fernando Gago ahí va, ilusionado con seguir por ese camino que quién sabe hasta dónde lo llevará. Lo cierto es que al ganarle a Unión llegó a su noveno triunfo consecutivo y alcanzó nada menos que al equipo de 1967, para muchos el mejor de la historia del club y campeón mundial con el célebre golazo del Chango Cárdenas.

Y lo hizo, otra vez, jugando bien. Minimizando a un rival como Unión que, a priori, se mostraba complicado, especialmente por la intensidad de sus pibes. De hecho, Gago supo elogiar más de una vez al Tatengue y por eso le puso un equipo con prácticamente todos los titulares (apenas faltó Hauche y Cardona todavía no está para ir de arranque y quedó clarísimo cuando entró).

El técnico de la Academia sabía que el partido de anoche era clave. Porque lo cortaba aún más en la punta de la Zona A y le daba aire para seguir con estas mini rotaciones que va haciendo partido a partido. Hasta el momento, Pintita utiliza una base de 15 o 16 jugadores y los va rotando de a dos o tres.

Nunca resiente la base y va por las tres competencias, tal como lo dijo en la semana. Habrá que ver también cómo regular el aire y el desgaste. Se pudo ver algo de esto en el segundo tiempo, cuando la intensidad de Racing bajó y Unión lo empujó hacia atrás.

Enzo Nahuel Copetti, autor del gol de la victoria.

Los nueve triunfo al hilo

Hay confianza en la Academia. No hay que con qué darle. Los triunfos son caricias el ego y los jugadores, con nueve al hilo, se la creen. Fabricio Domínguez, quien estuvo a un paso de irse, ayer volvió a participar de la jugada del gol. A los 28 minutos del primer tiempo, su remate fue desviado por Copetti en lo que sería el único gol del partido. Antes, le habían anulado un golazo colectivo. La jugada había arrancado desde los pies de Gómez dentro del área chica y terminado en la definición de Enzo, pero que estaba un pasito adelantado y su grito fue atragantado por el VAR.

Cardona, fue más problema que solución

Seguramente para Gago la estadística también lo reconforte, pero el choque con Unión también dejó algunos puntos sensibles. El principal, sin dudas, será qué hacer con Edwin Cardona. No fue solución sino todo lo contrario. El técnico lo metió en cancha a los 14’ del ST, cuando el equipo ya no dominaba con comodidad la pelota. El objetivo era claro: recuperar y tenerla con el colombiano, pero nada de eso pasó. Entró frío, realmente muy lento y hasta se llevó el reto de más de un compañero. Apostado como wing izquierdo (Chancalay pasó a la derecha), perdió un par de pelotas sorpresivas y le costó muchísimo el retroceso. El fichaje estelar de Racing, que costó más de tres millones de dólares, hoy ya no parece ser titular. Lo llevan de a poco tras su desgarro, pero no está en las mejores condiciones.

Lo bien que jugará la Academia que prácticamente no cuenta con el ex Boca para ser puntero y el equipo sensación del ámbito local. En su lugar, encontró a un Chancalay que hace un poco de todo: desborda, centra, ataca y también retrocede. Eso les queda más cómodo a los jugadores y también a la idea de Gago, basada en la intensidad y recuperación rápida de pelota. Todos parecen alineados y en sintonía, con un equipo con recambio y que parece tener roles bien definidos.

La próxima parada, ya con el pase a cuartos de final casi cocinado, será Patronato. En Paraná podrían descansar algunos titulares, aunque lo que no descansa es la racha de triunfos que hace delirar a todo Avellaneda. Bienvenida sea.

Fuente: Olé.