Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/216553

La educación en problemas

¿Qué porcentaje de estudiantes termina la escuela secundaria en el tiempo teórico que tiene para completar el nivel medio y qué porcentaje egresa con los conocimientos suficientes? El Observatorio de Argentinos por la Educación se planteó esta pregunta. La respuesta es preocupante: a nivel nacional, el 53% completa en el tiempo teórico esperado la primaria y la secundaria, y apenas el 16% lo hace también con conocimientos suficientes en Lengua y Matemática.

Estos datos surgen de los Relevamientos Anuales de 2009 a 2020 y de las Pruebas Aprender 2019 realizados por el Ministerio de Educación de la Nación, analizador por el Observatorio Argentinos por la Educación y volcados en el informe titulado "Desgranamiento y aprendizajes desiguales: las dos caras de la misma moneda".

El trabajo de investigación muestra que Tierra del Fuego (71%), Ciudad de Buenos Aires (66%) y La Rioja (61%) tienen la mayor proporción de alumnos en el país que llegan al último año de sus estudios en tiempo esperado; mientras que San Juan (38%), Corrientes (38%) y Misiones (39%), la menor. Si se toman los datos relacionados a los conocimientos suficientes en Lengua y Matemática, se observa que los porcentajes más altos se registran en la Ciudad de Buenos Aires (33%), Córdoba (24%) y Tierra del Fuego (21%) y los más bajos en San Juan (8%), Catamarca (7%), Corrientes (7%), Misiones (6%), Chaco (5%), Formosa (5%) y Santiago del Estero (5%). El estudio, como se dijo, puso la lupa sobre los casos de alumnos que ingresaron a primer grado de la escuela primaria en 2009 y que llegaron al último año de la secundaria en 2020.

A la luz de los resultados, es evidente que hay un problema de fondo que afecta al sistema educativo. Según el Censo 2010, en nuestro país solo el 47 por ciento de las personas mayores de 25 años concluyó el nivel medio; mientras que apenas el 14 por ciento tiene formación universitaria completa. No es una novedad que en el mundo actual la formación secundaria constituye un requisito indispensable para acceder a un trabajo formal, de manera que las cifras que pone sobre la mesa el análisis del mencionado observatorio obliga a pensar nuevas estrategias que permitan mejorar los aprendizajes de los estudiantes.

En sus consideraciones finales, el informe al que aquí se hace referencia advierte que estos resultados están mostrando que el sistema educativo no logra cumplir con los objetivos que la sociedad espera, expresados en la Ley de Educación Nacional y en el compromiso cotidiano de las familias y docentes. Pero por otro lado plantea que es necesario reconocer que hubo un progreso en la escolarización, ya que los porcentajes actuales de población que culmina la secundaria se duplicaron en algo más de 30 años. "El estado nacional y las provincias han incrementado recursos para el sector, ampliando significativamente el acceso al nivel secundario. Sin embargo, los comportamientos generales del sistema ponen de manifiesto la permanencia de los datos genéticos de la escuela media creada en su momento para seleccionar a quienes podían progresar, sin importar cuántos quedarán en el camino", subraya el trabajo de investigación. Señala, además, que "se conservan aspectos claves del modelo pedagógico, especialmente la fragmentación curricular propia de la vieja escuela media y de la actual secundaria, que hace que cada docente tenga cientos de estudiantes y cada estudiante tenga más de diez docentes por año". "Esa fragmentación se da también al interior de los procesos de enseñanza, que premian la repetición de fórmulas o definiciones antes que la integración de conceptos y su vinculación con otras situaciones", observan los autores del informe.

Si estos datos se cruzan con los números de la pobreza, lo que se obtiene como resultado es un panorama preocupante ante el cual se debe reaccionar sin demoras. Es que según el Instituto Nacional de Estadísticas y Censo (Indec en la Argentina más de la mitad (51,4%) de los niños de 0 a 14 años son pobres, de ese total el 12,6% son indigentes (datos del segundo semestre de 2021). Es necesario impulsar políticas públicas que permitan revertir estas cifras para que todos los sectores tengan, a partir de alcanzar un mayor nivel educativo de calidad, más oportunidades para integrarse plenamente a la sociedad.