Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/216468

Un cambio de paradigma para salvar el planeta

El informe que acaba de publicar el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático de las Naciones Unidas asegura que cada vez queda menos tiempo para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero para no superar la marca de 1,5 grados de calentamiento por sobre la temperatura de la época preindustrial. "La evidencia es clara: el momento de actuar es ahora", remarca el trabajo realizado por expertos de todo el mundo que advierte, además, que las temperaturas en el planeta llegarán a un punto de no retorno si los países no reducen sus emisiones más rápido.

Para no superar la meta de 1,5°C de calentamiento por sobre la temperatura de la Tierra de la época preindustrial, como propone el Acuerdo de París, en el año 2025 debería alcanzarse un límite de emisiones y habría que reducirlas, por lo menos, a la mitad en 2030. Así lo señala el documento que, en rigor, es el tercer reporte del Sexto Informe que publica este panel que reúne a expertos de 65 países que analizó en forma detallada más de 18.000 trabajos científicos sobre esta problemática que tiene en vilo a la comunidad internacional. Según los especialistas, hay suficiente evidencia que confirma la necesidad de actuar sin demoras para reducir las emisiones contaminantes y eliminar de la atmósfera gases de efecto invernadero con el objetivo de evitar una catástrofe climática que impacte en todos los rincones del planeta.

Para que la Humanidad no se vea amenazada en un futuro es necesario que en las próximas décadas se deje de usar, por completo, el carbón y se reduzca el petróleo en un 60 por ciento, como mínimo, y el gas en un 70 por ciento. El objetivo es llegar a 2050 con el nivel de emisiones contaminantes lo más bajo posible. Lo que plantea el Panel Intergubernamental es un verdadero cambio de paradigma. Pero si no se avanza en ese sentido, el planeta quedará expuesto a cambios climáticos irreversibles.

Según el documento, la mayoría de los países más industrializados no está cumpliendo con los compromisos que asumieron y, hasta ahora, no hicieron lo suficiente para evitar el peor escenario. Entre las medidas que se proponen figuran la reducción del transporte aéreo y el abandono de todo tipo de vehículos que utilizan carburantes tradicionales, además de promover nuevas formas de construir viviendas.

Estudiosos de los cambios en el clima no ocultan su preocupación por fenómenos que se registran en distintas regiones del planeta, como el frío glacial sin precedentes que en 2021 azotó a Texas en Estados Unidos y el buque carguero de gran capacidad que ese mismo año cruzó por primera vez el Ártico en pleno invierno aprovechando la debilidad de las capas de hielo, producida por el calentamiento que experimentó el aire sobre el Polo Norte. Según los expertos, las temperaturas en el Ártico aumentaron en forma dramática en los últimos años, a una velocidad mucho mayor de lo que se registra en otras regiones del planeta.

El informe previo del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC), publicado en febrero pasado, ya señalaba que las sequías se volvieron más frecuentes en muchas regiones, afectando actividades como la agricultura y la producción de energía en centrales hidroeléctricas. Como ocurrió cuando se publicó ese documento, ahora se teme también que las conclusiones del último documento pasen otra vez desapercibidas en la agenda informativa internacional debido al conflicto en Europa del Este.

En las últimas dos décadas se registraron modificaciones significativas en las temperaturas globales del planeta, con una tendencia hacia la alza en las mediciones de distintas regiones, algunas de las cuales anotaron récords históricos. Frente a esas señales, organizaciones ambientalistas y científicas remarcan que el cambio climático es un asunto que debe ser abordado con seriedad, ya que se trata de una de las más serias amenazas que enfrenta la humanidad.

Cada vez hay menos tiempo para reaccionar. Los países deben reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero y prepararse convenientemente para ir abandonando paulatinamente los combustibles fósiles. Es de esperar que los líderes mundiales tomen nota de las conclusiones de los distintos informes que elabora el Panel Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático. América Latina, en particular, no debe permanecer ajena a los compromisos, ya que se proyecta como una de las regiones del mundo donde los efectos del cambio climático, como las olas de calor, la disminución del rendimiento de los cultivos y los incendios forestales, serán más intensos, tal como lo alertó oportunamente la Organización Meteorológica Mundial.