Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/216289
SE ESTIMA QUE ENTRARÍAN MÁS DE 44.000 MILLONES POR LAS EXPORTACIONES

El agro exportaría en dólares casi toda la deuda con el Fondo Monetario

Este año el campo exportaría unos 6000 millones más que el año pasado por el aumento de las commodities. Sin embargo la guerra también afecta el precio de fertilizantes.

Las diversas proyecciones de los analistas del agro adelantan que este año el campo aportará una cifra récord de divisas producto de la escalada que experimentaron los precios de los granos a partir del conflicto bélico entre Rusia y Ucrania.

La guerra movilizaría en exportaciones primarias casi tantos dólares como los que le debe el país al FMI.

Mientras la Bolsa de Comercio de Rosario prevé unos u$s38.600 millones, teniendo en cuenta los principales complejos exportadores, la Fundación Mediterránea amplia la cifra hasta los u$s44.500 millones, al sumar además los envíos de otras cadenas como el maní o el biodiesel.

De cualquier manera este 2022 se espera un nutrido ingreso de dólares, aunque aparecen otros nubarrones en el frente.

El dato a considerar es que, en base a las proyecciones de la Fundación Mediterránea este año ingresarían u$s6.000 millones más que el año previo (+16%). Si bien se prevé un ajuste de las cantidades (-7%, promedio ponderado), éste estaría siendo más que compensado por los mayores precios internacionales (+24%) promedio ponderado.

EL EFECTO GUERRA

En este contexto desde la entidad detallan: "Para Argentina las implicancias económicas del conflicto Rusia Ucrania son mixtas.

En términos de la balanza comercial se tiene, como buena noticia, la suba de precios de commodities agrícolas, la revalorización de los bienes que concentran la canasta exportadora del país, pero como noticia negativa, la suba de precios del gas natural, energéticos en general y fertilizantes, productos en los que el país es importador neto y en los que si se quisiese mantener la provisión 2021 deberán asignarse muchas más divisas".

En el caso de los fertilizantes, no es una cuestión menor a tener en cuenta, porque estos insumos claves para el campo aumentaron incluso más que los granos y de consolidarse esta tendencia, una menor nutrición en los campos podría traer aparejado una caída en la producción y área sembrada.

Según indica la Fundación Mediterránea en Argentina se vienen utilizando entre 5 y 6 millones de toneladas de fertilizantes en las últimas campañas de acuerdo a estimaciones privadas.

Dado el aumento de los precios, el interrogante es qué sucederá con este consumo este año, en esta la campaña agrícola 2022/23 y en otras actividades productivas que también los utilizan (caso de las pasturas que se fertilizan para incrementar la producción de alimento para animales).

"Un escenario de no reducción del consumo de fertilizantes importados en 2022 luce muy poco probable, considerando la suba de precios y los posibles problemas de abastecimiento a nivel global (el único factor que podría contribuir sería una fuerte caída de la producción nacional). Los escenarios de reducción de consumo son los que tienen más probabilidad de ocurrencia, dado que hay varios factores que empujan en esta dirección: el propio aumento de los precios relativos, problemas de abastecimiento global, posible aumento de la producción nacional y/o hasta posibles restricciones del gobierno al acceso de divisas. Nótese que una caída del 30% en la utilización de fertilizantes importados implicaría una salida de divisas del orden de USD 3.032 millones.