Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/216281

Plásticos en el lugar menos pensado

El plástico es un material fácil de fabricar, liviano y de bajo costo. Por eso está presente en una gran cantidad de objetos que se utilizan en la vida cotidiana. Pero debido al incremento exponencial que tuvo su fabricación y uso en todo el planeta, lo que comenzó como una solución para múltiples necesidades del mundo moderno se convirtió en un serio problema ambiental y, como se acaba de comprobar, también en una potencial amenaza para la salud humana.

Un análisis realizado de la sangre donada por 22 voluntarios, en el marco de un estudio que llevó a cabo un grupo de investigadores de la Universidad Vrije, de Ámsterdam, arrojó un resultado que asombró a los científicos: en 17 de las muestras observadas en el laboratorio se hallaron restos de microscópicas partículas de plásticos. El polímero más encontrado fue un tipo de plástico comúnmente utilizado en envases y botellas de bebidas gaseosas, agua y aceite, denominado Tereftalato de Polietileno, más conocido como PET. Este material se halló en la mitad de las muestras de sangre analizadas.

¿Cómo llegaron allí? Uno de los autores del trabajo de investigación, el doctor Dick Vethaak, experto en estudios ambientales, dijo que estas micropartículas habrían ingresado en el cuerpo humano a través del consumo de determinados alimentos y la ingesta de bebidas, pero también a través del aire. Si bien ya se sabía que los plásticos están presentes en los lugares más recónditos, es la primera vez que un estudio encuentra partículas de este material en la sangre humana. En 2019 un grupo de investigadores de la Universidad de Coimbra, Portugal, detectó restos de microplásticos en la cadena alimentaria de los pingüinos que habitan en la Antártida. Antes, se habían hallado partículas similares en la Fosa de las Marianas, a 10.935 metros de profundidad y también a más de 8.400 metros de altitud, en el monte Everest.

El biólogo de la Universidad de Sevilla, Álvaro Luna, observa en su libro "La Era del Plástico. Una nueva amenaza para la conservación de la naturaleza", que el uso desmedido de los plásticos en la sociedad actual ha generado un grave problema ambiental que afecta a todo el planeta, convirtiendo la contaminación por este tipo de material en una nueva amenaza que produce daños en miles de especies, y que sólo ahora se está empezando a comprender.

Los investigadores de Ámsterdam consideran que es necesario realizar nuevos estudios para determinar, entre otras cosas, si el cuerpo humano retiene estas partículas, si son transportadas o no a ciertos órganos y si la cantidad hallada en la sangre es suficiente como para desencadenar una enfermedad.

Por su parte, distintas organizaciones ambientalistas coinciden en que se deben adoptar urgentes medidas para reducir la cantidad de residuos plásticos, especialmente en los grandes centros urbanos, no solo porque daña ecosistemas de todo el mundo, sino porque también podría poner en peligro la salud de la población. Estas organizaciones estiman que, a nivel global, se comercializa casi un millón de botellas plásticas por minuto en el mundo. Y lo que es peor, la mayoría de ellas solo serán utilizadas una sola vez y luego, con mucha suerte, podrían ser descartadas en forma responsable.

Aunque los plásticos aportaron innumerables beneficios a las comunidades humanas, la omnipresencia de estos materiales ha provocado una contaminación sin precedentes en el planeta. Según un informe del Foro Económico Mundial, en el año 2050 podría haber en los océanos más plástico que peces si no se adoptan medidas urgentes para frenar el uso indiscriminado de este material. Solo en nuestro país, se tiran cerca de doce millones de botellas de plástico por día.

En nuestra provincia se debe valorar el trabajo que realizan organizaciones como la Fundación Ciudad Limpia y la Fundación Sembrando Conciencia, que promueven el cuidado de la naturaleza con acciones que buscan mitigar el impacto de los plásticos en el ambiente.

Es importante que toda la ciudadanía colabore con iniciativas de este tipo y evite arrojar envases fabricados con este material en la vía pública. Se debe tener en cuenta, además, que en varios municipios chaqueños los plásticos descartados en forma incorrecta obstruyen el escurrimiento de las aguas en los días de fuertes precipitaciones, provocando serios problemas a la comunidad.