Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/215663

Una instantánea del país que somos

Por primera vez en la historia de los censos nacionales que se realizan en el país este año habrá una modalidad mixta: a partir de mañana el relevamiento comenzará con un cuestionario digital al que se accede a través de la web, y el 18 de mayo será el turno del censo tradicional que se llevará a cabo con encuestadores que recorren casa por casa.

Según informó el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos, el Censo Nacional de Población, Hogares y Vivienda 2022 tendrá la opción de participar completando la información solicitada ingresando a partir del 16 de marzo en la dirección https://censo.gob.ar. El 18 de mayo, en tanto, se hará el tradicional relevamiento de hogares para realizar la encuesta en forma presencial o pedir el comprobante de finalización a quienes la hayan completado a través de cualquier dispositivo electrónico con acceso a internet. Una vez completado todo el proceso, desde la recolección de datos hasta el análisis de los mismos, se podrá tener una especie de foto de nuestro país, una instantánea que revelará cuántos somos, quiénes somos, dónde y cómo vivimos. Toda esta información estadística servirá para que los expertos den forma a un gigantesco rompecabezas que, una vez que estén todas sus piezas unidas, nos mostrará la Argentina tal como es ahora, con todos sus matices.

Si el lector dispone de tiempo y ganas podrá, incluso, comparar esta imagen actual con otras tomadas en los censos anteriores. Así, por ejemplo, tendrá la posibilidad de apreciar qué rasgos conservamos de aquella foto que arrojó el primer censo de septiembre de 1869, bajo la presidencia de Domingo Faustino Sarmiento, cuando el país tenía menos de dos millones de habitantes (1.877.490, para ser más exactos). Cabe aclarar que este primer relevamiento abarcó la población de las 14 provincias del entonces denominado Estado nacional. Según explica el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos, para el relevamiento de los datos se utilizó el método de entrevista directa y la población fue registrada en el lugar donde el censista la encontró, tal como se siguió haciendo en los censos posteriores hasta la actualidad. Otro dato que aporta el organismo, esta vez a través de su cuenta oficial de Twitter, en este primer relevamiento poblacional las 1.877.490 personas censadas incluyeron al Ejército nacional que intervino en la Guerra de la Triple Alianza y a los argentinos en el exterior. La población de lo que hoy son las provincias del Chaco, Chubut (excepto la Colonia Galesa), Formosa, La Pampa, Misiones, Neuquén, Río Negro, Santa Cruz y Tierra del Fuego no fue censada sino estimada, dado que estas jurisdicciones no se encontraban por entonces bajo control del Estado nacional. En esta primera edición del censo, cabe aclarar, no se realizó un censo de viviendas. El relevamiento se llevó a cabo exclusivamente para conocer la cantidad de población.

El Segundo Censo de la República Argentina se llevó a cabo el 10 de mayo de 1895. Para esa fecha la población había ascendido a 4.044.911 habitantes. En esta oportunidad si se censaron los pobladores del Chaco, Formosa, La Pampa, Misiones y la Patagonia, pero sin incluir a integrantes de los pueblos originarios. Sobre este asunto, el documento "Hacia un Plan Nacional contra la Discriminación" observa que, en Argentina, primó históricamente un desconocimiento sobre la magnitud, ubicación y situación de la población indígena, tanto a nivel nacional como a nivel provincial. En 1965 se intentó cuantificar la población indígena por medio de un censo que sólo abarcaba las comunidades rurales, que no logró completarse y cuyos datos nunca fueron sistematizados. La ley No 24.956 estableció en 1998 la obligación de incorporar la temática de autoidentificación y pertenencia a pueblos indígenas al Censo Nacional de Población y Vivienda del año 2000, realizado en 2001. Este censo arrojó como resultado que 281.959 familias se auto-reconocieron como pertenecientes o descendientes de algún pueblo indígena, aun cuando muchos dirigentes indígenas cuestionaron este censo manifestando que, al no haber habido suficiente difusión sobre el tema, muchas personas no iban a auto-identificarse por vergüenza o temor a ser discriminados.

El censo de este año, en tanto, será el primero de la historia argentina en consultar por la autopercepción de la identidad de género. De todos modos, se seguirá preguntando el sexo asignado al nacer porque sus resultados se utilizarán para estudios demográficos.

Es de esperar que esta nueva imagen que revele el censo 2022 nos ayude a comprender y valorar la enriquecedora diversidad que, con todas sus raíces, conforman nuestra identidad.