Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/214463

Mantené tu piel limpia e hidratada

El cuidado de tu rostro es un tema de todos los días, limpiarlo, hidratarlo y protegerlo con las necesidades específicas de tu piel. Una mascarilla facial casera te ayudará a darle esa frescura adicional que buscás.

Antes de aplicar cualquier mascarilla tenés que realizar una limpieza facial correcta. Y para esto, tenés que identificar tu tipo de piel, fundamental para saber qué tipo de mascarillas son buenas para tu rostro.

También, tenés que saber que las mascarillas no reemplazan ni al desmaquillante ni a tu jabón habitual. Además, no tenés que reutilizar mezclas o guardar restos de mascarillas; y podés aplicarlas una o dos veces por semana. Después de cada mascarilla continuá con los pasos de tu rutina diaria, hidratando y finalizando con protector solar.

Este último es muy importante ya que la piel está especialmente sensible después de una limpieza. El pepino es un excelente aliado, es hidratante y actúa como antiinflamatorio natural. Es fuente de vitamina A, encargada de ayudar en la producción de colágeno, y reduce las líneas de expresión, imperfecciones y manchas.

Un exfoliante diferente es el arroz, fuente de vitamina C y omega 6, que favorece la producción de elastina y frena el envejecimiento. Además, por sus propiedades equilibrantes y antisépticas, es excelente para aplicar en pieles grasas y combatir el brillo e imperfecciones. Consultá con un profesional antes de convertir estos procesos en parte de tu rutina de cuidado facial.

PEPINO Y LIMÓN

1 pepino y jugo de un limón. Licuá el pepino junto al jugo hasta obtener una mezcla Mantené tu piel limpia e hidratada homogénea. Colocá la mezcla sobre todo el rostro, dejá por 15 minutos y retirá con agua fría. Esta es una mascarilla facial, vegana y casera para todo tipo de piel y que te ayudará a mantener una piel limpia e hidratada. La debés aplicar solo de noche para que el jugo de limón no produzca manchas en tu piel.

PEPINO, MIEL Y ACEITE DE OLIVA

1/2 pepino, 1 cucharada de miel y 1 cucharada de aceite de oliva. Triturá el pepino y mezclalo con los demás ingredientes hasta lograr una pasta homogénea. Aplicá una capa fina sobre tu cara y dejala actuar por 20 minutos antes de enjuagar con agua tibia. Esta mascarilla no solo te ayudará a limpiar tu piel, sino que también a hidratar sin engrasar.

PALTA Y MIEL

1 palta, 2 cucharadas de miel y 1 cucharada de yogurt natural. Mezclá todos los ingredientes en una licuadora hasta obtener una textura cremosa. Aplicala sobre el rostro y dejá por 15 minutos. Retirala con abundante agua.

LIMPIEZA FACIAL PROFUNDA

Para una limpieza facial casera profunda, podés aplicar una mascarilla exfoliante. Esto te ayudará a eliminar células muertas, unificar el tono y limpiar tus poros. El azúcar es uno de los ingredientes que más se repiten para hacer tu propia mascarilla facial exfoliante, ya que podés combinarlo con diferentes aceites y crear un nuevo integrante para tu kit de limpieza facial.

AZÚCAR Y ACEITE DE OLIVA

3 cucharadas de azúcar y 2 cucharadas de aceite de oliva. Combiná ambos ingredientes y aplicalos sobre el rostro con movimientos circulares para limpiar. Dejalos actuar durante 10 a 15 minutos y retirá con abundante agua tibia.

AZÚCAR, CAFÉ Y ACEITE DE COCO

5 cucharadas de azúcar, 4 cucharadas de café molido y 2 cucharadas de aceite de coco. Combiná los ingredientes y aplicalos sobre la piel del rostro suavemente. Lavá con abundante agua fría. Esta mezcla también la podés utilizar en tu cuerpo. El café ayuda a reducir la celulitis y tiene un efecto reafirmante.

ARROZ Y ACEITE DE COCO

1 puñado de arroz y 1 cucharada de aceite de coco. Molé el arroz hasta obtener un grano fino. Combinalo con una cucharada de aceite de coco hasta tener una mezcla homogénea. Aplicalo sobre tu rostro con movimientos circulares; y dejalo actuar por unos minutos, luego, enjuagá con agua fría. Esta mezcla te ayudará a revitalizar, dar luminosidad y mejorar la textura de tu piel.