Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/214172

Recordar, para que el horror no se repita

Se conmemora hoy en todo el mundo el Día en Memoria de las Víctimas del Holocausto. La fecha fue elegida por las Naciones Unidas para evocar la liberación del campo de exterminio nazi de Auschwitz-Birkenau (Polonia) ocurrida en 1945. Ayer, al recordar a las víctimas, el secretario general de la organización internacional, Antonio Guterrez, advirtió sobre un preocupante aumento de la intolerancia en el mundo e hizo un fuerte llamado a defender los derechos humanos y la dignidad de todas las personas.

En un mensaje grabado, Guterrez destacó la necesidad de enseñar en los ámbitos educativos de todo el mundo los horrores que vivieron las víctimas de los campos de concentración nazis para evitar que ese oscuro período en la historia de la humanidad se repita. Sostuvo, además, que explicar a las nuevas generaciones lo que pasó puede ayudar a los jóvenes a detectar los prejuicios, la xenofobia y la retórica contra los refugiados que abunda en estos días.

En esta jornada se realizarán homenajes a las víctimas del Holocausto en todo el país. En Resistencia tendrá lugar a las 21 en el Monumento a la Humanidad, ubicada en la Plaza 9 de Julio, cumpliendo así con los actos que se realizan cada año desde que, en noviembre de 2005, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó una resolución a través de la cual designó el 27 de enero como Día Internacional de Conmemoración anual en memoria de las víctimas del Holocausto. En esa oportunidad, la ONU señaló que "el Holocausto, que tuvo como resultado que un tercio del pueblo judío e innumerables miembros de otras minorías murieran asesinados, será siempre una advertencia para todo el mundo de los peligros del odio, el fanatismo, el racismo y los prejuicios", y por ese motivo, instó a los Estados miembros a que elaboren programas educativos "que inculquen a las generaciones futuras las enseñanzas del Holocausto con el fin de ayudar a prevenir actos de genocidio en el futuro".

En los últimos años, con el auge de las redes sociales en internet, se multiplicaron las expresiones de odio, antisemitismo e intolerancia hacia distintos grupos. Por esa razón, organismos que trabajan en la defensa de los derechos humanos vienen alertando sobre este serio problema, al que se suman algunas corrientes negacionistas que sostienen que no existieron campos de concentración en la Alemania nazi ni exterminio de personas. En ese sentido, la ONU remarca la necesidad de refutar los argumentos negacionistas con la abundante documentación histórica que existe sobre el Holocausto y, a la vez, realizar acciones que permitan una conmemoración eficaz, cuidar de los lugares históricos y promover la educación, la documentación y la investigación. "Esta responsabilidad obliga a educar sobre las causas, las consecuencias y la dinámica de tales delitos, así como a fortalecer la resiliencia de los jóvenes contra las ideologías de odio. Debido a que los genocidios y otros crímenes atroces siguen ocurriendo en varias regiones del mundo, y como estamos presenciando un aumento mundial del antisemitismo y de los discursos de odio, esto nunca ha sido tan relevante", advierte Naciones Unidas.

Hace pocos días, el 20 de este mes, se cumplieron 80 años de la Conferencia de Wannsee de 1942 en la que participaron líderes del régimen nazi para poner en marcha la "Solución final a la cuestión judía", tal como se denominó oficialmente en esos años al asesinato sistemático de judíos durante la Segunda Guerra Mundial y que, según se supo después, provocó la muerte en campos de exterminio de seis millones de personas, entre las cuales un millón y medio eran niños.

Es importante que el conjunto de la sociedad recuerde y reflexione sobre los horrores cometidos durante la Segunda Guerra Mundial y, especialmente, sobre los fanatismos, el racismo, el odio y los prejuicios que abonaron el camino hacia el Holocausto.

Hoy, en pleno siglo XXI el desafío pasa por mantener viva la memoria colectiva como una manera de luchar contra la intolerancia. Las instituciones educativas tienen mucho por hacer en este sentido promoviendo espacios de debate y reflexión sobre el Holocausto con el fin de alentar a las nuevas generaciones a trabajar por una sociedad más respetuosa de la diversidad.