Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/213741

Lautaro supercampeón

El Toro hizo un gol de penal y Alexis, en el final del alargue, le dio el título al Inter sobre la Juventus. Fue 2 a 1 para el Inter. 

El Toro celebra su gol a los 35 minutos del primer tiempo.

La definición de la Supercopa de Italia 2022 no quedará en la historia por haber sido bien jugada ni emotiva. De hecho, los dos equipos más importantes del Calcio dejaron bastante que desear desde sus posturas y las temerosas decisiones de sus entrenadores. Sin embargo, y más allá del gol de Lautaro, muchos se acordarán de la noche en que en Milán hubo un gol fantasma.

La transmisión internacional se había cortado y todo parecía definirse por penales tras el 1-1 en los 120 minutos. Sin embargo, en la última bola de la noche que pocos vieron, Alexis Sánchez terminó dándole el triunfo a los de Simone Inzaghi.

¿Qué pasó? Increíblemente Alex Sandro la quiso parar de pecho sobre dentro del área sobre la hora, la pelota le rebotó y le quedó al chileno, que ejecutó dentro del área chica a Perín. Con ese gol, el actual campeón de la Serie A le ganó a una Vecchia Signora campeona de la Copa Italia pero que lejos está de ser la de los últimos años: un equipo con menos jerarquía individual y que en gran parte del parte se vio sobrepasada por el Inter, que mereció ganarlo antes aún sin brillar.

Festejo entre Alexis Sánchez y Lautaro Martínez, los goleadores del Inter.

Lautaro, único titular y gol de penal

De entrada, el único argentino que salió de titular fue Lautaro Martínez. El Toro compartió dupla de ataque con el bosnio Dzeko y en el primer tiempo fue protagonista de tres jugadas importantes.

En la primera, tras un cabezazo dentro del área, no la pudo tocar dentro del área chica para poner el 1-0. La jugada seguramente hubiera terminado en el VAR, porque la posición del delantero de la Selección era muy finita. Pero no fue gol.

Al rato, también dentro del área, tuvo un remate franco de derecha que le salió pifiado. El Inter era más pero no podía traducirlo en el resultado.

Encima, un ratito después de las apariciones de Lautaro, ocurrió lo impensado. De Vrij calculó muy mal un centro desde la derecha. la pelota lo sobró y McKennie metió un cabezazo de pique al suelo para dejar en silencio a media ciudad de Milán. Los de Allegri ganaban una final sin merecerlo, pero hacían valer esa chapa, que es para mucho lo único que le queda de años anteriores.

De todas formas, la ventaja de la visita no duró mucho por un tonto penal que De Sciglio le cometió a Dzeko cuando la jugaba estaba lejos del arco de la Juventus. Fue Martínez quien agarró la pelota y sacó un misil que se metió casi en el ángulo de Perin: imposible de atajar y gol del Inter.

Los cambios temerosos de Inzaghi

Si bien el 1-1 le cayó mejor al Inter, desde el banco hubo mensajes demasiado cautelosos. Inzaghi tardó demasiado en mover el banco y cuando lo hizo no fue para arriesgarse a más. A falta de 15 minutos cambio la dupla de ataque: afuera Lautaro y Dzeko adentro Joaquín Correa y Alexis Sánchez. El partido quizá pedía otra cosa. Los 23 tiros al arco del Inter contra los 7 de la Juventus hablan por sí solo. Sin embargo, Simone no quiso modificar el esquema y fue paciente.

Ya con Dybala en campo, quien en la más clara del tiempo suplementario sacó un zurdazo potente que se fue muy cerca, Inter se terminó consagrando por la irresponsabilidad de Alex Sandro. Más allá de cómo se dio la jugada, lo cierto es que le 2-1 final le dio la Supercopa al que hace más de un año es el mejor equipo que tiene la Serie A. Y Lautaro, con otro gol, sigue sumando ilusiones y alegrías de cara al Mundial.

Fuente: Olé.