Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/213070
Hugo Peralta

Columnista

La revelación de alto impacto de NORTE : los restos adjudicados a Maira Benítez corresponden a un hombre

Los huesos que fueron hallados en un campo cerca de Villa Ángela corresponden a un hombre, según determinó el Equipo Argentino de Antropología Forense. El informe divulgado por NORTE originó un gran impacto en la sociedad por tratarse de un caso emblemático, ya que si bien por el homicidio de Maira Benítez se condenó a Rodrigo Silva, a cinco años de la desaparición de la joven, no pudieron encontrar sus restos.

La desaparición de Benítez (18) ocurrió el 17 de diciembre de 2016 y por el hecho, luego de una larga investigación que debió dirimirse entre la justicia federal (por supuesta trata) y el fuero ordinario, finalmente en 2019 se condenó a Silva por homicidio simple a 21 años de cárcel.

El oficio remitido por el Equipo Argentino de Antropología Forense a la fiscal de Villa Ángela, Gisela Oñuk, donde determina que los restos no corresponden a la joven y que son de un hombre.

En agosto del mismo año fueron hallados restos humanos en un campo de Villa Ángela, los cuales la Justicia chaqueña adjudicó a Maira Benítez, la mujer desaparecida en 2016. Su madre, sin embargo, siempre dudó de esa constatación y pidió estudios periciales a nivel nacional, cuyos resultados fueron revelados en abril por NORTE.

Una causa que sigue abierta porque el juicio se realizó sin cuerpo, cuyo hallazgo de los restos fue posterior al debate oral y público en Villa Ángela. Fue en agosto de 2019 cuando un trabajador rural alertó de la presencia de huesos en un campo distante diez kilómetros de la tercera ciudad de la provincia.

Un mes después, la justicia chaqueña tenía una pericia practicada en el maxilar y un diente adosado del cráneo.

El dato genético aportado a la fiscal de investigaciones Gisela Oñuk estuvo a cargo del forense Raúl Alejandro Aguirre, quien comparó los registros de odontograma y las historias clínicas pertenecientes a Maira, fichas dispuestas por el centro de salud donde ella se atendía.

Sin embargo, Antonia Morán, mamá de Maira, se negó a firmar el acta de conformidad sobre dicha pericia, y se negó a recibir los restos, al considerar que no se trataba de su hija.

El informe que causó conmoción

NORTE de manera exclusiva pudo acceder al oficio remitido por el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), al que recurrió la querella, para tener una pericia externa, con base en la presunción de Morán, que para entonces ya era representada por su abogada Silvina Canteros, quien sostenía que al no poder extraer ADN de los restos encontrados era necesario profundizar la pesquisa para saber si se trataba de Maira.

"Se concluye, en base a resultados obtenidos, que las muestras óseas pertenecen a un individuo masculino y excluyen a su vez con el vínculo biológico investigado", informó la coordinadora de Identificación Mercedes Salado Pardo.

La titular de la fiscalía número 1 recibió el informe de Mercedes Salado Pardo, coordinadora de identificación del organismo: "En el marco del expediente número 3223 caratulado "Hallazgo de restos óseos de NN- Villa Ángela S/eleva actuaciones a fin de remitir el informe elaborado por nuestro Laboratorio de Genética Forense en respuesta a su solicitud".

"De acuerdo con lo expresado en dicho informe, se obtuvieron perfiles STR autosómicos de las muestras dubitadas pertenecientes a los restos óseos bajo estudio, codificadas como 6100040 y 6200040. Asimismo, se procesaron muestras de referencia de madre e hija de Maira Iris Benítez, codificadas como 3100053 y 3100054 respectivamente".

Tampoco con perfiles de otras mujeres

Por otro lado, "también se cotejaron los restos con perfiles genéticos de muestras de mujeres no identificadas, aclararon desde el Equipo de Antropología, y no arrojó ninguna coincidencia".

NORTE pudo saber que las muestras fueron remitidas al Laboratorio de Genética que tiene el EAAF, en Córdoba, para intentar extraer material, ya que el Instituto de Medicina y Ciencias Forenses (Imcif) del Poder Judicial del Chaco no pudo concretar el proceso para tal fin, al entender los expertos que no había material genético en los huesos debido al paso del tiempo y la permanencia en campo inundado.