Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/212996

Preocupación de ambientalistas por una ordenanza que pone en riesgo los recursos hídricos de la ciudad

Defensores del Río Negro y sus Lagunas es un colectivo que plantea varias acciones y concientización sobre la imprtancia del cuidado del ambiente, especialmente del curso de agua que da nombre a la organización y los espejos de agua que habitan la capital chaqueña. Mediante un comunicado dieron a conocer su descontento con la reciente aprobación del Concejo Deliberante. 

Río Negro, en su paso por la Ruta Nacional N°11.

La misiva 

Hoy el Concejo Deliberante de la Ciudad de resistencia aprobó una ordenanza que modifica la zonificación de distritos del Código de Planeamiento Urbano Ambiental.

En el año 2020, preocupados por el devenir de las decisiones del Estado sobre el valle de inundación del Río Negro y que derivaron en este final, nos constituimos como un colectivo plural y diverso. Reunimos experiencias de vida, saberes y luchas previas en un manifiesto que orientó nuestras acciones como grupo multisectorial autoconvocado.

Durante todo el año 2021 hemos hecho lo posible por difundir el proceso seguido por el Poder Ejecutivo municipal y la Presidencia del Concejo Deliberante de la ciudad de Resistencia, por comunicar y demostrar las contradicciones, omisiones discrecionalidades y desaciertos que advertíamos en la propuesta de ordenanza, que inexorablemente afectarán el futuro de nuestra ciudad. 

A pesar de los vicios de procedimiento señalados por las Defensorías del Pueblo, participamos en todas las reuniones y en la Audiencia Pública en las que distintas personas y organizaciones sociales realizamos innumerables aportes técnico-científicos para ser tenidos en cuenta. Sin embargo, y a pesar de los serios cuestionamientos de fondo que predominaron en dichas instancias los concejales oficialistas y de la oposición ignoraron las observaciones y hoy aprobaron el texto sin modificaciones esenciales. 

En las redes, por las vías formales e informales fundamentamos a cada uno de los Concejales de nuestra ciudad las razones por las que nos oponíamos a esta norma y presentamos una guía alternativa con una propuesta de pasos a seguir para una legislación de este tipo que respetase las normas de orden superior vigentes y que fueron trasgredidas. 

Como lo expresamos reiteradamente no nos oponíamos a la revisión del Código de Planeamiento Urbano, que requiere de un debate profundo y propuestas a la altura de las circunstancias socioambientales actuales pero SÍ nos oponíamos a una nueva modificación parcial que hipoteque los espacios que constituyen los territorios más importantes para el futuro de la ciudad por ser espacios de reservorio y de biodiversidad, esenciales para amortiguar los riesgos hídricos y la calidad ambiental.

Hoy a 4 días de Navidad, se aprobó la zonificación que promueve el avance de la urbanización sobre lo que consideramos un patrimonio colectivo: el valle del río Negro y su sistema lacustre, al igual que el tramo final del Riacho Arazá. 

Ante tanto desacierto, lejos de claudicar, renovamos nuestro compromiso de encontrar las vías legales y de diálogo necesarias para seguir defendiendo los derechos de todos y trabajar por los objetivos que nos propusimos como colectivo. 

Nos encontraremos en 2022 en las calles, en los espacios de participación, en las redes y en toda propuesta que nos permita luchar por territorios más justos para habitar de manera digna, en armonía con todas las formas de vida. Estamos convencidos que el futuro de nuestra ciudad se dirime en la manera en que decidamos cuidar el humedal que habitamos.