Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/212849
En el 25 aniversario de la escuela Cacique Pelayo

Estudiantes y docentes construyeron un espacio que es símbolo de toda una comunidad

Con la obra la escuela, nacida para responder a necesidades de familias qom de Fontana, refuerza su sentido de pertenencia.  

El espacio antes de que se levanten las paredes y se complete la colocación de aberturas e instalación eléctrica. Crédito: escuela Cacique Pelayo

"Atravesamos situaciones difíciles, con pérdida de familiares, y en ese marco quisimos dar gracias por los 25 años", describe a NORTE José Luis Ceriotti, director general de la escuela Cacique Pelayo de Fontana.

La institución acaba de inaugurar una obra que es símbolo de la necesidad de superar las adversidades para unirse.

Así docentes, alumnos y allegados construyeron un salón comunitario.

Hace una semana despidieron el año escolar con la visita de Emilio Andrada, máxima autoridad de la Provincia Franciscana de Nuestra Señora de la Asunción. Vino para acompañar la inauguración y su presencia es trascendente porque conduce la orden religiosa en Argentina y Paraguay.

Espacio de encuentro 

Con el método de bioconstrucción, el trabajo les demandó meses de trabajo colectivo y fue pensado para que ahí funcione un centro cultural.

La búsqueda de contacto con el entorno natural se ve en todas las direcciones: el techo está preparado para que en él crezcan plantas, las paredes son de barro y aunque hay instalación eléctrica, las ventanas permiten aprovechar tanto como sea posible la iluminación solar.

En pandemia

A la escuela asisten alumnos qom desde el nivel inicial hasta secundaria.

‘En el año del aniversario número 25 primero tuvimos el problema de la conectividad; después, las burbujas‘, ejemplifica Ceriotti sobre el desafío de sostener la continuidad de las clases remotas y el regreso a la presencialidad.

Él es el responsable legal del Centro Educativo con el que mantiene un vínculo de 16 años y se refiere a los meses más difíciles de la pandemia.

El proceso 

Durante el proceso de construcción -que comenzó en agosto y finalizó en diciembre- se invitó a quien quisiera poner sus pies o manos (literal) en el barro.

La técnica fue conducida por Rodrigo Bordón durante tres días a la semana, de 15 a 19.

Acto académico e inauguración con Emilio Andrada, ministro de la Provincia Franciscana de Nuestra Señora de la Asunción. Crédito: Escuela Cacique Pelayo

‘Cada vez que una escuela cumple años se suele colocar una placa recordatoria. Nosotros elegimos esta forma de festejo’, define Fabián Roja, director del Centro de Formación Profesional..

‘Es la forma simbólica que encontramos para repensar el vínculo de la escuela con su comunidad‘, remarca a NORTE.

El origen

El centro Franciscano Intercultural Bilingüe (Unidad Educativa Privada N°72) se creó en diciembre de 1995 con el objeto de responder a la necesidad de contar con un escuela de modalidad bilingüe intercultural que "dignifique y promueva a la comunidad qom del barrio Cacique Pelayo".

En su presentación se enuncia como un proyecto educativo inclusivo, intercultural e interreligioso que se asume desde la espiritualidad franciscana en diálogo con la cosmovisión religiosa del pueblo qom.

Concepción biocéntrica

José Luis Ceriotti señala que la particularidad más concreta de la comunidad de Fontana se observa en la bioconstrucción.

‘Es algo que vivimos con orgullo. En ella se conjugan dos miradas que se complementan: la del pueblo qom y la espiritualidad franciscana‘, señala.

Un techo vivo posibilitará que crezcan plantas y atenuar el efecto de temperaturas extremas del exterior. Crédito: Jorge Punky Flores

‘Las dos son un llamado para volver la mirada hacia una concepción más biocéntrica que antropocéntrica‘ agregó el director general.

Valor extra 

A las paredes hechas de barro las pintaron con una mezcla de arcilla y almidón de mandioca. Mientras que en el techo vivo ya se pueden observar las primeras plantitas en pleno crecimiento.

‘En el proceso vimos la participación y pertenencia de la comunidad, además de una apropiación del proyecto que creemos es la antesala de lo que será el espacio en el futuro‘, comparte la docente Analía Bustamante.

Al financiamiento que recibieron de Alemania en 2019 / 2020 se sumaron también recursos de la escuela de formación profesional que forma parte del complejo (puntualmente los talleres de construcción, electricidad y soldadura).

Creer y confiar 

‘Todas las aberturas fueron hechas por estudiantes y el profesor de nuestro taller de soldadura‘, menciona el director de la escuela de formación profesional Fabián Roja.

El taller de soldadura se encargó de realizar las aberturas. Crédito: Escuela Cacique Pelayo

El mismo compromiso involucró a los estudiantes del taller de construcción en la etapa inicial de cálculos y proyecto de los cimientos.

Mientras que el diseño y la colocación de la instalación eléctrica también involucró a los del taller de la especialidad.

Agradecimientos

Además de valorar fundamentalmente a los fondos económicos para realizar la obra, Roja destaca a quienes participaron del proceso.

Las técnicas de bioconstrucción fueron conducidas por Rodrigo Bordón. Crédito: escuela Cacique Pelayo

"Agradecemos a Rodrigo (El Negro) Bordón quien compartió su conocimiento de manera horizontal, genuina y amorosa con todos; a los estudiantes, a sus familias y a toda la comunidad que cree y confía en todo lo que propone la escuela", subrayó el docente.

Polo audiovisual 

En producciones audiovisuales, literarias y sobre derechos y la temática ambiental,  los alumnos de la escuela se destacaron en varias oportunidades.

Desde premios en certámenes nacionales de poesía hasta la participación en un encuentro audiovisual en Francia, son algunos de los logros que celebran como parte de un trabajo constante.  

Este año pintaron un mural dedicado al cacique Moreno que soñó con un lugar que forme a futuras generaciones. Crédito: Jorge Punky Flores

"Notamos que había una mirada muy negativa sobre el barrio, la comunidad, y hoy hay producciones que de alguna manera fueron cambiando esa visión", señala Ceriotti.

Al margen de los premios nacionales regionales el director destaca que hay algo del arte que es propio de la cultura indígena.

Además señala que un proyecto a fortalecer es el audiovisual. Con la idea de seguir creciendo, con producciones que edición tras edición tienen mayor calidad analiza si no es tiempo de tener un festival de cine de Fontana.