Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/212543

Los autos eléctricos y el fuego

Uno de los nuevos problemas que traen asociados los coches elétricos es el fuego. Las baterias son suceptibles se sobrecargarse por fallas en el sistema (software) y arder "espontáneamente" aunque los coches tienen más de una alarma para alertar sobre lo que está pasando.

El otro riesgo grave de incendio tiene que ver con los cortocircuitos en caso de accidente y la ubicación de los voluminosos packs de baterias.

El inicio del incendio en un Tesla terminó en un siniestro mayor con 4 horas de trabajo y más de 100.000 litros de agua porque las baterías se reencendían una y otra vez.

En un choque el cableado puede ocasionar que las baterias se descarguen en un cortocircuito gigante y teniendo en cuenta la capacidad que estas manejan es un problema realmente serio porque la desconexión no es una alternativa por el alto voltaje fuera de control.

Los autos eléctricos tienen las baterías en la zona más baja del chasis. Eso dificulta su enfriamiento en caso de cortocircuitos.

Pero, además, como las baterias están ubicadas en la parte inferior de los coches para bajar el centro de gravedad para los bomberos es muy dificil llegar a ellas y -somo si fuera poco- el agua no es el mejor elemento para apagar incendios electricos.

En abril, el conductor de un Tesla Model S se estrelló en EE.UU a gran velocidad contra un árbol después de perder el control en una curva y golpear una alcantarilla. El vehículo estalló en llamas y los bomberos tardaron cuatro horas en apagar el fuego porque las baterías volvían a arder una y otra vez. En total, gastaron 33.000 galones de agua más de 110.000 y el auto ardió hasta que solo quedaron cenizas.

Los picos para apagar baterías eléctricas se comandan a distancia y pueden ser más de uno dependiendo del modelo de auto eléctrico.

El tema fue encarado seriamente por algunas empresas como Rosenbauer, una austriaca que fabrica camiones de bomberos y otros equipos que dice que está probando con éxito un dispositivo apto para una variedad de diseños de baterías, incluidas celdas de bolsa, prismáticas y cilíndricas. Directo al blanco.

El nuevo dispositivo permite a los bomberos que combaten un incendio de baterías utilizar el agua de manera más eficiente y, con suerte, extinguir el fuego más rápido. Primero, los bomberos se aseguran de que no haya nada más quemándose en el automóvil (asientos, neumáticos, etc.).

El sistema de la austríaca Rosenbauer se coloca debajo del automóvil y perfora las baterías para introducir agua. Puede usarse en cualquier posición.

Luego deslizan el dispositivo debajo de la batería antes de retirarse unos 8 metros a una caja de control y activan una "boquilla perforadora" que permite que el agua ingrese hasta lo profundo del pack.

Según Rosenbauer, la nueva manguera solo necesita de 1000 a 4000 litros de agua para apagar un vehículo eléctrico en llamas, cien veces menos de lo que necesitaron los bomberos de Texas en el incidente del Tesla Model S.

La manguera funciona a una presión de agua normal. El truco es que dispara directamente en el paquete de baterías, que suele estar en la parte baja del chasis, enfriando las celdas a mayor velocidad. Cuando los bomberos mojan el coche desde arriba, tienen toda la carrocería y el interior entre la manguera y el foco del fuego.

Aunque por ahora, no hay tantos coches eléctricos ardiendo como para que este dispositivo se vuelva un estándar en todos los camiones de bomberos, se espera que ya sea un equipo estandar de los camiones y los bomberos estén capacitados en su uso.

Si el vehículo está volcado o no hay suficiente espacio entre el suelo y la batería, los bomberos pueden colocar el artilugio dentro del coche o en la parte expuesta del tren motriz para obtener acceso a la batería. Ahora que ya existe, parece un invento obvio.