Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/212293

El desconocido Nissan R380

El Nissan R380 II de 1967 es uno de esos autos que explica porqué los japoneses pese a la calidad de sus productos no entraron a la globalización ya bien entrados los años 70.

Con su particular filosofía Japón producía por aquellos años excelentes coches de calle e incursionaba con cierto éxito en la F1 aunque sin mucho entusiasmo a través de Honda.

El R380 de Nissan de la década del 60 un hermoso y pequeño coche de la categoría GT que nació para ganarle el Gran Premio de su país a Porsche.

Lo mismo sucedía con los autos de la categoría GT. Hasta entonces todo lo que Japón producía y desarrollaba tenia una fuerte impronta nacional al punto de enfocarse únicamente en ganar los grandes premios disputados en su país dejando de lado el resto del calendario del mundial de Sport Prototipos o la F1.

El motor Prince de 6 cilindros en línea (luego sería Nissan) de 1996cc y más de 200 caballos que batió a Porsche en la categoría GT, pero sólo en Japón.

Por entonces Japón desarrollaba autos chicos pensados ergonómicamente para el oriental promedio (un clásico ejemplo fue el Toyota 2000GT de 1965) , pero con motores cada vez más sofisticados y confiables.

En GT (los prototipos de la época) los japoneses querian ganar "su" carrera y apareció el Prince R380 de 1965 con su modelo Skyline pero un Porsche 904 privado los relegó a ocupar desde el segundo lugar hasta el sexto golpeando fuerte el orgullo japonés.

En esa epoca Japón tenía un fuerte campeonato de Sport GT que convocaba a la mayoria de fabricantes europeos que participaban con algún piloto privado ya que era mucho "riesgo" para las terminales europeas hacer tal desplazamiento para ser humillados por los locales cuyo país en esa época cargaba el estigma de "copiar todo" (parecido a lo que hoy sucede con China).

Paralelamente Prince -nacida en 1952- se fusionó con Nissan pero siguió funcionando en la órbita de esta como Nissan Prince Store hasta que Nissan consolidó la red de concesionarios Prince en "Nissan Blue Stage" en 1999.

Las luces traseras del R380 son idénticas a las que por esos años equiparían a los Ford Falcon fabricados en Argentina. El trabajo en el flujo de aire de la carrocería es admirable.

Al darse cuenta de la superioridad del diseño del motor central utilizado en el Porsche 904, Prince decidió que se necesitaría un automóvil de similares caracteristicas para ganar el Gran Premio de Japón y se resolvió decidió usar el mismo motor 6 cilindros en línea de 1996cc acoplado a una caja Hewland británica de 5 marchas en un chasis totalmente nuevo.

MISION CUMPLIDA

Cuando Nissan se hizo cargo del proyecto, la carrocería del R380 fue completamente rediseñada y el motor potenciado hasta los 220 HP. Debido a la cancelación del Gran Premio de Japón en 1965, Prince/Nissan utilizaría el R380 para probar la aerodinámica de alta velocidad lo que hizo que el coche rompiera cinco récords de velocidad en tierra de la clase E a fines de 1965.

El Nissan 380 seguía los mandatos de diseño de la época para los coches de carrera GT. El motor central apareció como consecuencia de los imbatibles Porsche de la época.

Para el Gran Premio de Japón de 1966 de GT en el Fuji Speedway, Nissan participaría en cuatro R380, enfrentando a un trío de Porsche 906 más nuevos .

Al final, los R380 se llevarían la victoria general, con el R380 de Yoshikazu Sunako por delante del segundo puesto, el R380 de Hideo Oishi, el honor estaba a salvo.

En dos años los R380 se vendieron a privados que continuaron corriendo sin mucho éxito. Al mismo tiempo nacía en nuestro país el Berta LR inspirado en los Lola franceses que dominaban la copa del mundo de sport.